UN PLAN BRILLANTE

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Michael Caine es un maestro de la interpretación. Un actor con una carrera envidiable y del que es casi imposible poner alguna pega en los últimos tiempos. Si repasamos sus últimos trabajos, “El prestigio”, “Hijos de los hombres”, “Embrujada”, “Batman begins” o “El secreto de los McCann”, siempre ha destacado, al margen de la calidad de la película en la que trabajaba, por dejarnos otro personaje inolvidable, otra gota de genialidad, otra lección de cine.

En la película que hemos ido a ver este fin de semana, “Un plan brillante”, no iba a ser menos. Él es, con diferencia, lo mejor de la cinta. Cada plano suyo parece una clase magistral dirigida a los que están a su alrededor. Así que si ponemos a su lado a una actriz como Demi Moore, lo único en lo que podemos fijarnos es en que juegan en divisiones muy diferentes.

Sin embargo, a pesar de que Caine sea muy bueno, él solo es incapaz de levantar por si solo la calidad de esta película, de la misma forma que, a pesar de que Demi Moore tenga la expresividad de una lata de atún, sea ella la única causante del desastre. Lo que viene envuelto con el aroma de película antigua de robos con argumento ingenioso se convierte al abrir el paquete en una sucesión de diálogos que chirrían, planes de actuación muy cogidos por los pelos y moralina demasiado inocente.

Desde la primera escena, una especie de calco del inicio de Titanic, con diamante incluido, y un maquillaje horroroso que lastra aún más la dificultad de Demi Moore por hacer creíble su personaje, ya me costó meterme en el argumento propuesto. En él, el personaje principal, interpretado por Moore, le cuenta a una joven periodista como llegó a convertirse en una de las mujeres más importantes en el mundo de los negocios en Inglaterra. Así empieza la historia de una inteligente mujer que trabaja, rodeada por una sociedad mayoritariamente masculina, en uno de los mayores suministradores de diamantes del mundo que, enterándose de que va a ser despedida injustamente, acepta el plan que le propone uno de los encargados de la limpieza y mantenimiento (Michael Caine) para entrar en la cámara blindada del edificio y hacerse con un número de brillantes suficientes como para asegurarse una vida holgada.

Así van desfilando por la pantalla un buen número de personajes arquetípicos como el severo y anciano presidente de la compañía, el hijo desinteresado por los negocios del padre, el avalista avaro y tramposo o el policía astuto y bondadoso. Además, en el lugar donde suele estar el plato fuerte de este tipo de películas, es decir, en la ingeniosa elaboración del plan y el misterio de cómo es llevado a cabo, tenemos esta vez un final un tanto absurdo y una ejecución demasiado facilona en la que solo destaca, como he comenzado diciendo, la soberbia actuación de Michael Caine.

Desde luego es una película que se queda en clara desventaja si la comparamos con otras cintas del género como “El golpe”, “Plan oculto”, “Nueve reinas”, “El caso Thomas Crown” o incluso “The italian job”. Mucho mejor buscar alguna de estas en la videoteca de turno que gastarse la pasta en una entrada de cine para el último plan de robo que ha caído en nuestra cartelera.

8 thoughts on “UN PLAN BRILLANTE

  1. ¡¡Pues si es peor que “The italian job” sí que estamos buenos!!… Soy Caine naaaada que objetar porque para mí es de lo mejorcito del cine en muuuucho tiempo… Espero que siga con su racha y no se “apague” en el remake de “La trama”… En cuanto a la película que comentas, no tenía pensado ir a verla pero ahora muuucho menos…

    Por cierto Heitor, no sé si me pasará sólo a mí pero cada vez que me meto en tu blog tarda muchíiiiiisimo en cargarse y creo que es por poner directamente los videos de Youtube en lugar del enlace…

    Un abrazo y hasta pronto.

  2. ¡No te pierdes una!, yo es que no soy capaz de seguirte el ritmo, ¡arf, arf!. Bueno, esta no me atrae mucho, a pesar de que sale el gran Maicol Quein, el Alfred con más personalidad de la historia de Batman.

  3. Tony: jeje, pues yo soy de los defensores de “The italian job” que me entretuvo lo suficiente como para considerarla una buena peli.
    Con lo de los vídeos, tendrás que tener paciencia. Ahora mismo se ha dado la casualidad de que se han juntado en la página principal un buen número. Intentaré que no pase muy a menudo.

    Otro de Sanci: ya ves, mi cinefagia es grande. De todos modos solo voy una vez a la semana al cine por norma general… aunque en casa tengo bastantes cosas por ver. Así que seguiré dando la paliza.

    Saludos.

  4. En mi opinión, Michael Caine, pese a su enorme trayectoria, y a ser un buen actor, nunca ha relizado un papel de peso dramático, que uno pueda decir ” diablos, este tipo es un monstruo de la actuación”.
    Creo que lo estereotipa su flemático origen inglés, y le encajan siempre el mismo tipo de rol.
    Saludos,

  5. Muy buenas Nelson, gracias por comentar por aquí.
    En este caso no estoy demasiado de acuerdo contigo. Es cierto que su flema inglesa y su elegancia le permiten representar un tipo de personaje con facilidad y sin esfuerzo, pero no es lo único que ha hecho. Solo hay que ver su personaje de perdedor el “Little voice” (tremenda y pequeña película), por ejemplo, para darse cuenta de lo que puede dar este actor.
    Un saludo.

  6. No opino sobre la peli porque aún no la he visto.Algunas de robos que me gustan(ademas de las que habéis comentado ya):

    -The Score (altamente recomendable,aunque yo con De Niro no puedo ser imparcial)
    -Ocean´s Eleven:sobre todo la primera parte(que es un remake) y la original.
    -La caja 507 :por poner alguna española,a mi me gusto bastante
    -“La banda de los Dobermans”,una licencia de mi infancia,seguro que alguno la ha visto por televisión.De buena no tiene nada,pero me divertía muchísimo de pequeño.

    Por cierto Caine me encanto en “Las normas de la casa de la sidra”,suele hacer unos secundarios impresionantes.

    Saludos

  7. Hola Tomy. Pues de las que comentas, he visto las dos primeras y me gustaron mucho (no he visto la original de Oceans), sobre todo el duelo DeNiro-Norton, con un Marlon Brando sin demasiadas ganas ya pero que seguía teniendo esa potente actuación innata. La española no llegué a verla, pero la tengo en pendientes y la otra ni me suena, pero si es de tu lista de “películas de la infancia” seguro que tiene algo especial.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.