ULTIMÁTUM A LA TIERRA

Photobucket

Keanu Reeves nunca ha destacado por su variada gama de expresiones. Vamos, que si ponemos al seriote de Keanu a protagonizar “Ace Ventura”, la película no sería la misma. Por eso, le viene que ni al pelo el papel de alienígena que se viste por primera vez el traje de humano y no sabe muy bien cómo reaccionar. Eso debieron pensar los de la 20th Century Fox cuando decidieron rejuvenecer a Klaatu, el protagonista de la peli de ciencia ficción de serie B de principios de los 50 “Ultimátum a la tierra”. Así que contrataron los servicios del director Scott Derrickson (“El exorcismo de Emily Rose”), cogieron a Keanu “Carapalo” Reeves, pusieron al lado a la bellísima Jennifer Connelly y al resultón hijo de Will Smith y ala, a plantear el mismo mensaje ecológico, esta vez plagado de efectos digitales remolones. Pero ya no es lo mismo.

No es lo mismo porque nos intentan colar un mensaje serio en un envoltorio de acción y regado con dinero a espuertas y la cosa ya no tiene tanta gracia. En los 50, con poco dinero y la tecnología que había de aquella, se suplían dichas carencias con imaginación y desparpajo y el resultado era algo tierno, como un hijo feote pero simpático al que no puedes dejar de achuchar.

Ahora, viene el nuevo Klaatu, más joven y más guapete, nos dice que tenemos los días contados porque ni reciclamos, ni cerramos los grifos y encima empeoramos la contaminación acústica inventando el “Singstar” y nos da un poco la risa. Vemos al robot gigante, mezcla del hombre de hojalata y el Cíclope de “X-men” y ya no nos causa el asombro que causaba a los espectadores de los 50, porque ya hemos visto de todo y porque ya no estamos en plena guerra fría, acojonados porque pueda estallar una guerra nuclear.

De todas maneras, ya puestos a hacer la copia, qué menos que frotar alguna neurona a ver si sale algo y no dejarse llevar, simplemente, por una persecución sin mucho sentido, un montón de actores vestidos de militares y unos efectos especiales espectaculares, por no hablar de un prólogo con menos sentido que una enciclopedia en manos de Dinio. Ya que tienes entre manos un tema que, a priori, puede ser interesante, como es el que una raza alienígena nos diga que nos van a quitar de en medio para que puedan seguir existiendo el resto de las especies, no la cagues prescindiendo del hilo argumental y dejando unos protagonistas con los que es muy difícil sentir la más mínima empatía.

Así que, ¿tiene sentido un remake de ese estilo? Yo creo que no mucho y no es tanto un déficit de ideas como un acomodamiento espectacular en los mandamases de las productoras. El aborregamiento general a la hora de apostar por nuevas ideas, nuevos realizadores, nuevas formas de entender el séptimo arte, trae este tipo de cine. Se quejan de la crisis del sector, pero siguen apostando por el cine palomitero y sin demasiado criterio. ¡Se puede hacer ciencia ficción y terror sin recurrir al remake, señores del puro!

De momento, tenemos a la vista “Avatar” de James Cameron o “Moon” de Duncan Jones (hijo del heterocrómico más famoso del mundo de la música) que pueden insuflar un poco de aire puro al género. Habrá que seguir aguardando.

3 thoughts on “ULTIMÁTUM A LA TIERRA

  1. No creo que vea esta “peli”, pués tal como me la pones me dan
    “arrepíos”.
    He visto en su día ultimátum a la tierra, y de aquella, salí del
    cine pensando en hacerme alienigena.
    Aquella nave no volaba pero el director hacía que volase la imaginación
    y creo que eso es lo bonito.
    Oye, el otro día he estado hablando con una abeja, y no le he entendido nada
    espero que no sean extraterrestres de verdad.
    Un abrazo.

    1. Pues la antigua la tengo pendiente. A ver si entre las centenas que aguardan tranquilamente en la sala de espera, me reviso esa algún día, que seguro que tiene su gracia.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.