TRON LEGACY

Photobucket

Hay veces que no se me ocurre cómo empezar un post sobre una película. Tan sólo (sí, sigo escribiendo sólo con tilde, hasta que venga la policía secreta de la gramática y me arreste, que yo estoy muy loco) tengo en la cabeza una sensación muy clara, tan grande y tan visible, que no sé por donde empezar a abordarla. Entonces, de vez en cuando, utilizo un pequeño truco (unos le llaman truco, otros copiar descaradamente ideas… cuestión de matices): me voy a la página de la RAE y escribo esa idea en la ventanita del diccionario, leo la definición y, entonces, si tengo suerte, aparece ante mí el camino de entrada al post, por la enorme puerta de la sensación.

“TRON Legacy” ha sido este tipo de película. La sensación que me dejó al salir era tan clara que se ajusta perfectamente a este modelo de acercamiento. Así que he buscado:

DECEPCIÓN:

  1. f. Pesar causado por un desengaño.
  2. f. engaño. Falta de verdad.

Y a continuación he pensado: qué listos son el Pérez Reverte y sus colegas de la academia, que han dado en el clavo en tan sólo dos pasitos.

Efectivamente, lo primero que sentí fue

1. pesar causado por un desengaño

tal cual.

Un desengaño mayúsculo porque, desde que se tomó la decisión de hacer una segunda parte de la película de culto (justo antes del cine me preguntaban unos amigos a qué películas se las considera de culto y por qué y no supe responderles nada bien, pero yo sigo utilizando la expresión sin ningún tipo de vergüenza… con dos bolas navideñas y un palito de azucar, pero esta es otra cuestión), la Disney se flipó y comenzó un goteo de información continuo, con el propósito de lanzar flechas a los corazones frikis y asegurarse un arsenal de potenciales espectadores. Ya se sabe que los frikis somos fáciles de conquistar y conseguimos arrastrar a los cines a nuestras parejas y amigos, con ese gran don de la palabra que el spaghetti volador nos ha dado. La campaña de marketing ha sido tenaz y potente y, todo el que tuviera la película original de los ochenta en su ranking de tesoros cinéfilos empezó a salivar masivamente hace ya mucho tiempo.

No sólo eso, sino que las primeras imágenes parecían espectaculares (de hecho, hay secuencias que lo son) y las primeras críticas que aparecían en la red hablaban de maravilla de la técnica y de personalidad totalmente continuista. Así que, uno se quita la coraza contra las decepciones (mal hecho, pequeño padawan) y se acerca al cine esperando una bomba… y se encuentra con esto, lo que nos lleva al punto

2. engaño. Falta de verdad

Porque no hay ni una pizca de verdad en este espectáculo con más luces que esos anillos que venden los chinos por la noche. Una película que coge el esquema de la original, subraya en color fosforito las escenas más importantes (entrada en el mundo virtual, pelea de discos, carrera de motos, huida, triunfo), las infla con paletadas de billetes verdes hasta que alcanzan el tamaño de un gorrino justo antes de la matanza y las suelta en la pantalla con un poquito de filosofía barata alrededor, una pizca de nostalgia y una cantidad industrial de la nada más absoluta.

Vale que mis condiciones no eran las óptimas para disfrutar de un largometraje, en una sesión golfa tras haber encadenado un concierto, una cena de trabajo y un partido en menos de 24 horas y que tengo la impresión de haberme dormido en algún momento con los ojos abiertos (quizá eso explica por qué algunas conversaciones parecían no cuadrar con nada y no tener el más mínimo sentido), pero hombre, en las escenas de acción, incluso con toda la arena de Sandman sobre mis párpados, me tenían que haber atrapado. El problema aparece cuando, prácticamente todas las escenas de ese tipo, son las ya mencionadas, resultado del proceso de copia paso a paso del Tron de 1982.

Porque, parece que esa es la filosofía. Si te gustó la película original, lo que tenemos que hacer es repetir y aumentar y ya te tenemos. Para qué esforzarse en construir algo original si lo que ya hay es lo que gusta. Deben haber pensado: una película para frikis de la programación, vamos a ofrecerles algo que siga su gran lema: si funciona no lo toques. Noooo, amigo, esto no vale para segundas partes. ¡Que has tenido 27 años para construir un guión, no me fastidies!

Pero hay más cabreos, porque, ¿en qué se ha transformado Kevin Flynn, el personaje que interpreta Jeff Bridges? Era un tipo alegre, despreocupado, juvenil y aventurero y nos lo encontramos convertido en un monje zen, viviendo en un espacio minimalista y comiendo cochinillos virtuales, mientras vive con un pivón de ceros y unos sin zumbársela. Amos, no me jodas. Por no hablar del propio Tron, que se ha pasado al lado oscuro y sólo en el último segundo recapacita, sin venir a cuento, suelta una frase de manifa pro usuarios (si pilla a la Sinde en ese momento, la fulmina) y se hace el héroe.

Pero, lo que menos entiendo de todo, es que la nota media en Imdb es un 7.7 y en filmaffinity (que parece que tiene usuarios con un poco más de criterio) un 6.3, dos notas mucho más altas de lo que merece. ¿A qué se debe esto? ¿Nostalgia? ¿Piedad? ¿Ceguera? ¿O soy yo el que entró en el cine con el pie torcido? ¿Tan permeables somos a las campañas de publicidad? Porque los anuncios de la peli los hemos tenido hasta en la sopa.

La respuesta, la tenéis detrás de unas gafas 3D y una entrada bastante cara. Si os atrevéis.

P.D. Para dar una nota de positividad a todo esto, os dejo el póster que resume la parte más aprovechable de la película.

7 thoughts on “TRON LEGACY

  1. La palabra que yo usuaria para definir esta película (según el argot del pueblo):

    ” TRUÑO”

    Si necesitáis definición, aquí la tenéis:

    Truño es un peazo de caca de los buenos, ya sea en su aspecto físico (lo que viene siendo una mierda), como el figurado refiriéndonos a que una cosa aparenta ser una mierda.

    También aceptado Truñaco.

    a) Ayer caminando por la calle, pisé un truño

    b) La película que me llevo a ver Héctor este fin de semana era un truño.

  2. Yo entraba más que nada a solidarizarme con lo de la tilde en “sólo”. ¡¡Y Griega o muerte!!.
    Las películas estas no las he visto, no me llaman nada la atención, en el trailer vi ese muñeco que se parece a Bridges y dije: ufff, no gracias. ¿Cuándo aprenderán que los humanos en CGI sólo quedan bien haciendo de especialistas en planos lejanos y muy breves?.
    Ah, y con la nota de Imdb no te comas la cabeza, estas películas son carne de fanboys, lo raro es que no haya entrado al Top 250. En unos meses bajará.

  3. En tu defensa diré que si tu estabas tonto… habíamos cuatro tontos en el cine (al menos). Por que anda y anda.. aunque lo mismo no me gustó porque con un argumento tan tan difícil me perdí y no supe por donde seguir.. que eso también es posible, muy posible 🙂

  4. Tercer intento de escribir un comentario (aunque esta vez he sido precavido y he copiado el anterior)

    Ups, comentario borrado. Vamos con el segundo intento

    Decía que que tengo un temor previo y es el de ver la primera parte y se me pinche el globo antes de tiempo. Pero bueno, por si hay que intentarlo la peli esta baj… (que viene Sinde!!) “COMPRADA” en internet desde hace días (el repetir los chistes pierde la gracia)

    Muy revelador el apunte de Elisa. Después de las buenas palabras y el refinamiento lingüistico, puñetazo al estómago

    PD: 13 siempre es aprovechable…

  5. Elisa: la verdad es que no es mala idea, que en vez de llamarla TRON, la hubieran llamado TRUÑO, el abuelo playmobil de TRON.

    Otro de Sanci: tienes razón, no sé cómo harían con el Brad Pitt en Benjamin Button, pero Bridges ha quedado mucho más acartonado. A lo mejor es que Pitt no envejece y lo que hacen es caracterizarle de viejo para disimular, que es más fácil.

    María: cualquiera seguía los razonamientos de estos tíos, con esa filosofía de todo a 100 que se sacaron de la manga. Si la peli hubiera durado 45 minutos menos y hubieran dejado de hablar, hasta hubiera subido puntos.

    jferreiro: vaya, mi blog te tiene enfilado. Me están empezando a cansar los de Blog.com.
    Yo volví a ver la primera y me sigue enamorando, con esos efectos de Spectrum y esos trajes de chándal con luces, pero está claro que algo envejece.
    Aupa 13.

    Saludos.

  6. A lo mejor solo es problema de los que usamos navegadores diferentes a IE… Mandales un correo como aquel que le enviaste al de Cinemania. Eso si, tampoco es necesario que lo acompañes de la cabeza de caballo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.