THE MESSENGERS

 

Hacía ya bastante que no me arriesgaba a ir a ver una película de terror al cine. El problema es que de cada diez películas que salen de este género, puede haber una o dos que me gusten. Supongo que es una temática complicada, muchas veces con la única pretensión de atraer a un público adolescente a las salas, con actores en ciernes que se ven obligados a aceptar cualquier trabajo que suponga su salto a la pantalla grande y sin demasiadas pretensiones. Además, normalmente hago una distinción fundamental de este tipo de películas entre las de terror propiamente dichas, en las que se intenta crear una atmósfera que lleve al espectador a un estado de intranquilidad, y las películas de sustos, en las que se pretende hacer saltar de la silla al público a base de apariciones repentinas y subidones de música.

“The messengers” se encuadra en esta última subdivisión. Una película de sustos, con actores intentando dar el salto al cine, sin demasiadas pretensiones y encima con pinta de ser un refrito de ideas sacadas de otras películas de terror. Parece que el guionista se ha visto unas cuantas películas de terror japonesas, ha cogido algún que otro clásico y con esos mimbres ha construido una historia que no llega a convencer, ni cautivar, ni tan siquiera a meter un poquito de miedo en el cuerpo, pues todo es tan predecible que nunca nos llega a coger con la guardia baja. El número de sustos por minuto es tan elevado que llega un momento en que sabemos de forma milimétrica cuando se va a producir el siguiente, quitándole toda la gracia al asunto.

Así que, sin ser demasiado puntillosos, podemos encontrar escenas casi calcadas de películas como “La maldición”, “Dark water” o “El último escalón” junto con otras más clásicas como “Los pájaros” o “El resplandor”. Esto no sería demasiado malo si se trataran de homenajes en medio de una historia, pero el problema es que no hay otra historia. Nada novedoso que llevarse a los ojos, tan solo el típico tópico en donde las únicas que debieron disfrutar del cine son el grupo de chavalas en pleno desarrollo hormonal que vinieron a soltar adrenalina cada vez que había un golpe de sonido. Para el resto de público, quizá mejor ahorrarse los cinco o seis euros del cine y verla en casa tranquilamente cuando se tenga la oportunidad.

De momento seguiremos apostando de vez en cuando al terror que va surgiendo periódicamente en las carteleras a ver si en el momento menos pensado encontramos de nuevo un número ganador. ¡No va más, señores!, 666, rojo y par.

 

3 thoughts on “THE MESSENGERS

  1. Pues a mi me gustó! jajajajajajajajajajjajaa
    Que mala es!!! La próxima peli le elijo yo, guapetón! 😛

    No, ahora en serio. Se te olvidó decir que es tan sumamente predecible que a raíz de los primeros 15 minutos sabes perfectamente lo que va a pasar y como va a acabar. Lamentable

  2. A mi me pasa exactamente lo mismo con las peliculas de terror. Hace tiempo que no encuentro una que me logre cautivar… es complicado…siempre son las tipicas donde mueren todos…

    me cuesta postearte…ya que desde mi notebook se me queda pegada tu pagina…solo te puedo postear los fines de semana en mi otro computador…

    espero q nos sigamos leyendo

    saludos

    http://kinettic.blogspot.com

  3. Vaya Jorge, que pena el mal rollo entre tu notebook y mi blog. De todas formas, sabiendo que me lees de vez en cuando, con eso es suficiente. Espero que lleguen a hacer las paces y puedas dejar cosas por aquí con normalidad.
    Yo por mi parte te sigo la pista adecuadamente.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.