THE FLORIDA PROJECT

Le tenía muchas ganas a esta película después de ver el tráiler, en el que unos chavales, de 5 o 6 años eran los protagonistas de una manera muy natural. No había visto el anterior proyecto de su realizador, Sean Baker, “Tangerine”, del que todo el mundo hablaba maravillas pero estaba claro que el guionista y realizador era el abanderado de un tipo de cine independiente muy pegado a la realidad que quería ver por mí mismo.

Baker, creo yo, entiende el cine como una mirada al mundo lo más pegada al asfalto posible. Sus actrices protagonistas no son profesionales del medio con amplio currículo, sino personas reales que llaman la atención del director y con las que contacta para ese papel en concreto.

A Bria Vinaite, la conoció a través de Instagram, donde le llamó la atención el desparpajo de esta lituana llegada a los Estates muy joven, repleta de tatuajes, con una marca de ropa propia y con vídeos donde hablaba sin parar, fumaba marihuana o bailaba en algún parque sin música. No se puede decir que Baker tenga mal ojo, porque Vinaite es perfecta para el papel de Halley, esta madre irresponsable y luchadora que trata de sobrevivir con su hija Moone en un motel barato a orillas de Disneylandia.

Sin embargo, la relación no hubiera podido funcionar sin una Moone a la altura y el director de New Jersey la encontró en Brooklyn Kimberly Prince, una dicharachera niña que contaba con seis años cuando rodó la película y que parece que está enamorando a todo Hollywood con su desparpajo. Sólo hay que ver el discurso de agradecimientos de los Critic’s choice awards, donde consiguió el galardón a mejor actriz joven y luego se hizo amiguísima de Angelina Jolie tras preguntarle por la comodidad de su vestido y colgar una serie de fotos juntas en Instagram. Tanto es así que ambas pondrán voces a la nueva cinta de dibujos Disney, “One and only Ivan” (la Casa de Sueños para lo bueno y para lo malo, menuda paradoja).

Ellas dos marcan el transcurso de la película en la que se retrata la vida precaria de una familia monoparental en un entorno tan extraño como el hortera motel cercano al parque de atracciones más conocido del mundo. Las mini aventuras de la niña con sus amigos y el modo de vida de la madre retratan una América disfuncional, en la que los sueños rotos de muchas familias contrastan con el oropel y la breve sensación de felicidad que ofrece el brilli brilli del imperio del ratón.

Y está claro que Sean Baker consigue captar la esencia del mundo que intenta retratar, situando la cámara encima de esos inquilinos del motel humanos y repletos de contradicciones y un manager que trata de poner orden de la mejor forma posible, encarnado por Willem Dafoe con una actuación que también le está reportando enormes críticas.

Sin embargo, ese gusto por retratar la vida tal cual hace Sean Baker que renuncie a herramientas cinematográficas clásicas y tan básicas como la construcción de un guión con presentación, nudo y desenlace. La vida no tiene una estructura de guión y por tanto una película que trata de plasmar una instantánea de una serie de vidas interrelacionadas es lógico que tampoco la tenga. Lo que provoca que a mi mente cuadriculada y adoctrinada por cientos de películas armadas bajo este canon le cueste sobrellevar un metraje de casi dos horas en las que no paran de pasar cosas que, en realidad, como en la vida, no llevan a ningún sitio en concreto.

Así que, por una parte me gustó mucho la visión que da Sean Baker sobre esos “indigentes ocultos”, como él mismo les llama. Sobre las familias que fueron desahuciadas después de la crisis hipotecaria del 2007 que no son incluídas en las cifras oficiales porque no viven en la calle, pero que se ven obligadas a malvivir en moteles baratos como el “The magic castle”. Pero por otro, la propia estructura de la película me llegó a cansar en más de un momento provocando que me revolviese en la butaca, a pesar de disfrutar de lo lindo con las travesuras de los chavales.

Como veis, vivo en la indeterminación absoluta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.