THE CRAZIES

Photobucket

Para el comienzo del festival, creo que se eligió una de las cintas más representativas del cine de género terrorífico usamericano de hoy en día. Un remake de una película de George A. Romero, de temática pseudo-zombie y de nivel más bien mediocre. Los grandes estudios subsisten entre una enorme carencia de ideas o sin ganas de arriesgarse con nuevos puntos de vista. Las revisitaciones de películas clásicas, directores clásicos, o temáticas más gastadas que la nariz de la Esteban, son lo más común y así empezó el viaje de la nave SyFy.

Un pequeño pueblo yankie, que podría estar perdido cerca de una de esas interminables y polvorientas carreteras de la ruta 66. Uno de esos tranquilos parajes en donde nunca pasa nada y donde la vida transcurre despacio, sin prisas, cargada de monotonía. Hasta que sus habitantes, empiezan a comportarse de forma extraña, pierden la memoria, se quedan mirando un punto fijo sin saber por qué y unos repentinos instintos asesinos empiezan a apoderarse de ellos, mientras los protagonistas, el matrimonio compuesto por el sheriff y la doctora del pueblo, intentan lidiar con el asunto.

La falta de razones de la propuesta es, quizá, lo mejor de la cinta, hasta que el inevitable instinto usamericano de explicarlo todo, lo chafa. Desconozco si la versión original de Romero explica los hechos de la misma forma (de hecho, me cuenta el señor IMDB que no difiere mucho), pero en el momento en el que le ponemos cara al mal, todo se vuelve típico y cansino.

A partir de ahí, colección de sustos, violencia y carreras sin demasiado sentido, aderezado con algún punto cómico que la grada se apresuró a aplaudir y reír a mandíbula batiente, como pasa cada año en el festival, donde se esparcen por toda la sala grupos que deben de contar con falta de atención en sus vidas cotidianas y necesitan compartir cada pensamiento que les sugiere la proyección en voz alta. De vez en cuando, reconozco que agradezco el ambiente festivo de la sala, pero llega un momento en el que me rebasa, como cuando el niño pequeño ha visto que los mayores le han reído una gracia y la repite hasta la saciedad.

Pero volviendo a la película, centrémonos en el director. Breck Eisner, recordad bien este nombre e intentad evitarlo a partir de ahora, al menos evitad pagar por ver sus películas, porque el tipo se está saliendo en cuanto a proyectos. Ya tenía en su currículo la excelsa “Sahara”, con nuestra Pe dando saltos por el desierto al lado del musculitos Matthew McConaughey, pero es que ahora tiene pensado profanar dos películas tan míticas como “Flash Gordon” (una película de lo más Pulp con Dolph Lundgren, Timoty Dalton y música de Queen) y “Cromosoma 3” del enorme David Cronemberg. Parafraseando a nuestra querida Leti en el festival: “hay que joderse”.

De los actores, tampoco podemos decir mucho a favor. Timothy Olyphant (el malo de “La jungla 4.0”) y Radha Mitchell (que empieza a ser una habitual del SyFy, ya que la tuvimos hace dos años en la insufrible “Rogue, el territorio de la bestia”) son más bien sosetes y se limitan a correr y arrancar miembros. Tampoco es que se pueda sacar mucho más del guión.

En fin, fue un inicio divertido, en donde empezamos a empaparnos del ambiente entusiasta del certamen y volvimos a casa esperando ver algún buen título en un largo fin de semana friki que acababa de dar comienzo.

2 thoughts on “THE CRAZIES

  1. Pues sí, estoy de acuerdo, sirve para entretener y moderadamente. Hay algún momento rescatable y alguna risa y poco más. Para olvidar rapidamente.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.