TEXAS FLOOD

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Esta semana casi no tengo vida entre el trabajo (que raro suena esto dicho por mí) y el proyecto, pero aún así hago un sacrificio por los lectores (no es verdad, es por mi enorme ego) y traigo una nueva entrega de la serie de guitarristas donde, esta vez, dejamos de lado el virtuosismo de las últimas entregas, por ese “algo” que muchos buscan y pocos encuentran. Esa quimera incorpórea que se ha denominado alma, blues, feeling o ángel. El músico del que hablo es uno de los grandes exponentes del blues americano. Un artista convertido en leyenda por causa (como muchas otras veces) de una genialidad fuera de lo común, de una vida repleta de altibajos y una muerte temprana.

Stevie Ray Vaughan nació el 3 de Octubre de 1954 en Dallas, Texas cogiendo una guitarra de juguete por primera vez a los 10 años de edad y formando su primera banda en el instituto con 17 años. Su gran salto se produce cuando el gran David Bowie le escucha tocar y le invita a colaborar en su disco “Let’s dance” y a continuación James Brown le cede su estudio de grabación para grabar su álbum “Texas flood”, una maravilla nominada a tres premios Grammy: mejor artista revelación, mejor guitarrista y mejor disco.

Dos años más tarde, en 1984, Stevie Ray gana su primer Grammy como mejor disco de blues por su álbum “Couldn’t stand the weather” pero por esta época, tras la muerte de su padre, se deja arrastrar en una caída sin sentido de la mano del alcohol y las drogas. Graves dolores lo llevan al médico que le diagnostica una grave úlcera de estómago producida por la mezcla de cocaína y whisky con lo que tiene que cancelar la mayor parte de su gira por Europa para entrar en una clínica de desintoxicación.

En los años siguientes, Vaughan consigue rehabilitarse y volver con gran éxito al mundo de la música y el blues. Sin embargo en 1990, mientras estaba inmerso en una gira con Robert Cray, Buddy Guy y Eric Clapton, un helicóptero que había cogido junto con algunos músicos de la banda de Clapton se estrella en una medianoche inundada por una densa niebla. Nadie sobrevive a aquel accidente.

Como suele pasar en estos casos, un buen puñado de discos repletos de auténtico blues y grandísimos solos de guitarra, permanecerán para siempre consagrando a este genio como uno de los grandes del instrumento. “Texas flood”, canción que da nombre a su primer álbum, es un gran ejemplo de lo que Vaughan era capaz de hacer. Grandes y poderosos solos unidos a una voz desgarradora propia de un verdadero bluesman.

alt : http://www.youtube.com/v/yAxLgGVRV64

5 thoughts on “TEXAS FLOOD

  1. Uhhh… SRV!!! … q placer….

    en un comentario lejano te dije q escribieras de el…. despues de Hendrix para mi el mejor…. esa combinacion q dices de sentimiento, pasion y maestria con el instrumento lo hizo grande grande…

    uno de tus mejores post por lo disfrutable…. salu2!!!!

  2. Ehhh… vale. El tio es un fiera y eso de tocar por detras de la espalda queda muy bien. Pero no puedo decir mucho más. Los solos y esa forma de tocar la guitarra no me transmiten nada y me acaban cansando.

    Perdón por mi poco gusto e incultura, pero me he acostumbrado a canciones con 2 o 3 acordes y gracias.

  3. JLO: jeje, me acuerdo que venías deseando este post desde hace tiempo. Todo lo bueno llega, y que sepas que comparto totalmente tu admiración por Vaughan. Un auténtico y genuino bluesman!

    Jferreiroc: bueno, cada uno en sus gustos y su estilo. De la misma forma que a mi no me dicen nada algunos grupos tristones entiendo que una guitarra no te diga nada. Quizá es acumular escuchas. Menos mal que de vez en cuando compartimos áreas musicales.

    Budokan: pues es curioso que un músico “minoritario” sea el que haya despertado en tí el gusto por la música. Buen oído, compañero.

    Saludos.

  4. JLO: jeje, me acuerdo que venías deseando este post desde hace tiempo. Todo lo bueno llega, y que sepas que comparto totalmente tu admiración por Vaughan. Un auténtico y genuino bluesman!

    Jferreiroc: bueno, cada uno en sus gustos y su estilo. De la misma forma que a mi no me dicen nada algunos grupos tristones entiendo que una guitarra no te diga nada. Quizá es acumular escuchas. Menos mal que de vez en cuando compartimos áreas musicales.

    Budokan: pues es curioso que un músico “minoritario” sea el que haya despertado en tí el gusto por la música. Buen oído, compañero.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.