SUNSHINE

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

 

 

Volvemos con la sección de preestrenos Fnac, esta vez patrocinada por Jorge, que amablemente nos ha cedido su asiento mientras él veía como la lluvia chafaba sus planes (pa que luego digan que en Madrid no cae ni gota). Estoy convencido de que Murphy y él comparten genes.

Con una semanita de adelanto nos hemos metido entre pecho y espalda “Sunshine”, de Danny Boyle, una peli que esperaba con gran expectación. La historia ambientada en el espacio, por una parte y el director, por otra, me hacían pensar en que era muy difícil que me desagradara y así ha sido. Una película que he disfrutado de principio a fin, llena de tensión, efectos especiales y un pequeño poso para reflexionar acerca de que coño pintamos en este planeta.

La historia es simple. El sol se muere y con él el planeta en el que vivimos. Para poder reactivar la estrella se envía una nave (llamada Icarus II, que ya hay que tener ganas de arriesgar con el nombre. Como deberes para casa, repasar la historia de Icaro de la mitología griega todo el que esté interesado) que porta en su interior una bomba capaz de desencadenar una reacción suficientemente potente para que el astro siga aportando luz y calor.

Las sensaciones de agobio que iban creciendo dentro de mí a medida que se desarrollaba la historia me recordaban un poco a las que sentí la primera vez que vi “Alien, el 8º pasajero” o las de “2001, una odisea en el espacio”, por diferentes razones. La fría nave, los pasillos vacíos, el silencio del espacio o la escasa tripulación en su largo viaje tienen ciertos parecidos con la peli de Ridley Scott. Todo esto contribuye a crearte un mal rollo, una sensación de que pueden empezar a ir mal las cosas en cualquier momento que hacía que se adueñase de mí una intranquilidad continua. Por otra parte, la voz de la nave que atiende las peticiones de los tripulantes, me hacía pensar en el inquietante Hal9000 de la peli de Kubrick, aunque sin su mala leche.

Los efectos visuales están especialmente bien conseguidos y según he leído por ahí, la historia tiene su base científica. ¿Cómo podríamos irnos acercando al sol sin que se nos achicharrase la nave? Sin estar explicado rigurosamente, podemos ver cual es la solución a esta pregunta.

Otra gran razón para ver esta película en pantalla grande, además de la fotografía y los efectos especiales, es el sonido. El sonido del espacio, del sol, de la nave. Un sonido sordo, envolvente, que más que entrar por los oídos, penetra a través de la piel, metiéndote de lleno en medio de la nave. Vamos, que todos los elementos de la cinta están cuidadosamente estudiados para intranquilizar.

Los actores, no demasiado conocidos. Chris Evans (la antorcha humana de “Los 4 fantásticos”), Cillian Murphy (el espantapájaros en “Batman begins”), Cliff Curtis (uno de los protas de “Whale rider”) o Rose Byrne (la típica cara de secundaria que suena pero no sabes muy bien donde ubicar), todos muy bien en unos papeles, poco desarrollados y algo estereotipados, que quizás son el punto flojo de la película.

En cualquier caso, un film muy digno para pasar uno de esos buenos malos ratos en una butaca de cine.

2 thoughts on “SUNSHINE

  1. Pues sí. Tan solo tienes que tener la tarjetita que te acredita como socio, que, si no recuerdo mal, cuesta unos 15 euros al año o cada dos años. Después te llegarán al e-mail las promociones para estrenos, entradas de teatro y cosas así. Tan solo resta presentarse con tiempo en la tienda, aguantar la cola y esperar que las entradas no se acaben justo en la persona que está delante de ti, como ya me sucedió alguna vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.