SPLICE

Photobucket

Llegaba el horario típico de las películas de sábado (¿sabadeñas, sabandeñas…?) y nos esperaba allí una de las primicias del festival. La nueva película de Vincenzo Natali, el director que había asombrado al mundo con esa extraña, claustrofóbica y fabulosa película llamada “Cube”. El mismo que poco después haría la entretenida “Cypher” para a continuación desaparecer de la faz de la tierra hasta esta esperada “Splice”.

Con un presupuesto bastante holgado y un par de actores tan solventes y apañados como Adrien Brody (érase un hombre a una nariz pegado) y Sarah Polley (la musa independiente por antonomasia), Natali intenta construir un film de ciencia ficción que es casi una excusa para adentrarse en los traumas de una joven pareja de científicos. Unos mimbres que, a priori, prometían un cesto intrigante y diferente, que empieza de forma extraña, se desarrolla entre imágenes inquietantes a muy buen ritmo, gracias al buen hacer de los protagonistas y se desinfla en su parte final, al cambiar hacia un registro demasiado fantástico y dejando por completo de lado el drama que tan bien había dispuesto.

Clive y Elsa son ingenieros genéticos que se dedican a combinar ADN de diferentes especies para conseguir organismos nuevos, en busca de una solución contra las enfermedades incurables. Sus avances son grandiosos, pero su talento y su ambición les hacen traspasar algunas líneas, adentrándose en la borrosa frontera que se mueve entre el avance científico y la ética.

Elsa, llevada por su pasión, decide mezclar sus experimentos con ADN humano y el resultado escapa a todo lo que podrían haber imaginado. Con lo que se encuentran es con una criatura de inteligencia humana, que se desarrolla a toda velocidad, ágil, fuerte y letal, que mantienen en secreto criándola casi como si fuera una hija. Pero tanto las características del nuevo ser como sus propios traumas personales los conducirán hacia sentimientos que no sabrán muy bien cómo afrontar.

Tanto el inicio de la cinta, en el que se nos expone los caracteres de los protagonistas, como el desarrollo, en el que se encuentran con la tarea de esconder, mantener y criar a una criatura de instintos salvajes, nos enseña a ese Vincenzo Natali capaz de crear mundos asfixiantes y personajes atractivos. Nos mete de lleno en la historia y nos creemos el continuo debate moral que se da en la pareja, sus discusiones y sus claroscuros, alejándose de los personajes planos y los razonamientos sin aristas. Es en esta parte donde la película me convence y me atrapa, sin saber cómo van a solucionar todo el tinglado.

Pero cuanto más se va acercando al final, más se va enredando la madeja y el dire, que también colabora en el guión, se va quedando sin ideas. Así que tira por el camino de en medio y se pasa de repente a la peli de terror. En un abrir y cerrar de ojos, deja de lado la mesura y todo se torna gore y rápido. Demasiado rápido y abrupto como para dejar un buen sabor de boca, como queriendo acabar rápido un camino que se había metido en un callejón sin salida. O puede que haya tratado de contentar a todo el mundo, acelerando la acción en su última parte, por si los adictos a la sangre se aburrían. O quizás fue el estudio el que no le dejó continuar todo el relato en la misma línea, que tampoco me extrañaría.

Sea por lo que fuere, el final no encaja e incluso me deja en algún momento con un pelín de vergüenza ajena en el cuerpo. De todas formas, no me desagrada la manera que tiene de abordar sus películas Natali (aunque en este caso se le vaya la mano y no funcione del todo), así que sigo manteniendo la fe en que su próximo proyecto, “Neuromante”, una adaptación de una novela “cyberpunk” (sea lo que sea eso), con un cartel extraño y atrayente. Esperemos que esta vez de en el clavo.

One thought on “SPLICE

  1. No sabía que fuese a dirigir “Neuromante”. Si lo hace bien podría salir una obra muuuy interesante. Si no has leído la novela te la recomiendo, aunque hay partes que para mi gusto son demasiado deciencia ficción dura (y yo suelo ser más blandito).

    Respecto a “Splice”, toy de acuerdo contigo.

    Saludos ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.