SOY LEYENDA

Photobucket

Las buenas ideas abundan en el cine. De hecho solo hay que echar un vistazo a los largometrajes que circulan por el mundo, un buen ejemplo de buenas ideas, muchas de ellas muy bien llevadas a cabo. Si encima, la idea se saca de una conocida novela, leída por millones de personas y llevada al cine en dos ocasiones anteriores, uno se asegura casi por completo que la parte fundamental de la historia no va a ser mala. El problema suele presentarse al rodear ese núcleo de una historia atractiva.
En este caso se parte de la novela superventas de Richard Matheson “Soy leyenda”, que con cambios sustanciales introducidos, relata como un científico del ejército se convierte en el último hombre sobre la tierra, siendo el único ser humano inmune a un virus que convierte a los hombres en una especie de vampiros rabiosos sin otro cometido en su existencia que el de comerse a sus congéneres sanos.
Además se puede conferir a la historia de un interesante halo catastrofista y de advertencia al atribuir la propagación del virus al propio ser humano, contando que éste es en principio una mutación de un virus mortal que en principio va a ganar la batalla contra el cáncer. No está mal la premisa para abrir un debate de la lucha del hombre contra la naturaleza o de la eterna búsqueda de la inmortalidad.
El problema viene cuando todo se queda a mitad de camino entre géneros y es en este momento cuando uno sale del cine convencido de que no ha visto absolutamente nada. Se inicia la trama observando la vida de Robert Neville a solas con su perra de una forma que nos recuerda a Náufrago, la lucha de un tipo intentando no volverse loco con su soledad. De vez en cuando nos asaltan flash-backs del intento de Neville de salvar a su familia en un drama vertiginoso. También asistimos a los esfuerzos del protagonista por encontrar la cura del virus y arreglar todo el desagisado que se ha causado. El género va cambiando hacia la mitad, convirtiéndose al terror cuando debe escapar de los zombies, para asentarse hacia el final en la acción pura y dura y nuevamente el drama en los últimos compases.
El resultado es el temido, al final has visto un batiburrillo de ideas de las que es muy difícil quedarse con nada, salvo con la actuación de un Will Smith que ya había demostrado que es capaz de cargar una película a sus espaldas, pero que no tiene un ojo demasiado clínico a la hora de elegir guiones que no sean de comedia.
Por su parte, Francis Lawrence, el director que ya nos había traído la entretenida “Constantine”, demuestra por momentos que es capaz de filmar con buen pulso, pero es muy difícil hacer algo que valga la pena con un guión que no sabe lo que quiere, que tiene más momentos de relleno que de historia.
Por último, un apunte para los directores que pretendan acongojar al personal (como si lo fueran a leer). La abogada se decidió a venir conmigo a pesar de que los vampiros eran personajes de la película y estuvo bastante más asustada en las partes en las que Will Smith recorre casas vacías y habitaciones oscuras que en las que al fin el vampiro de turno asoma su careto generado por ordenador (sin contar el clásico susto a base de subida de volumen y aparición rápida de bicho en pantalla, que funciona incluso si el bicho de turno es Bambi). ¿Aún no han aprendido que el terror de calidad funciona de esta manera?
Aunque, como al final no llegué a ninguna conclusión del género en el que estaba instalado la peli, quizás no era esto lo que se pretendía.

Leer critica de Soy leyenda en Muchocine.net

6 thoughts on “SOY LEYENDA

  1. De acuerdo en todo también, además me pareció algo previsible en algunos momentos. La animación por ordenador bastante floja, además hasta los ciervos y leones estaban hechos por ordenador…
    Yo también me quedo con la actuación de Fresh Prince

  2. A mi me pareció entretenida, sobre todo para ser un guión de Akiva Goldsman. El que no lo conozca que sepa que es el guionista de la funesta Batman y Robin.
    La gran duda que rodea a soy Leyenda es por qué hicieron por ordenador a los vampiros si tampoco eran físicamente complejos. Otro director con el sindrome de Lucas…

  3. Balel: Pues esta vez… sí, muy de acuerdo.

    Kwijibo: Poco que añadir. La verdad es que mucho gráfico pa poca chicha.

    Otro de Sanci: Después de Batman y Robin tenían que haberle quitado puntos del carnet de guionista, eso está claro. Después de esta… demuestra que de vez en cuando se queda sin ideas. Lo de los vampiros, será por hacer la plaga todos juntitos, porque si no no se explica demasiado, no.

    Saludos.

  4. Pues nada, se tacha de la lista y a otra cosa mariposa… Será por películas pendientes.
    ¿Quitarle puntos después de Batman Y Robin? A ese guionista deberían haberlo metido en la cárcel!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.