SITGES 2 – LEGEND OF THE FIST: THE RETURN OF CHEN ZHEN

Photobucket

A este paso tortuguino que llevo, puede que acabe las reseñas de Sitges algo antes de la jubilación. Aunque como excusa, puedo alegar que no tengo acceso a internet en casa y tengo que andar colgando estas críticas en ordenadores y conexiones prestadas, algo que espero que se solucione en el mes entrante. Por fin hemos conseguido darnos de baja de esa fuente de problemas e ineptitud que es Vodafone. Igual me lanzo algún día y narro la batalla que tuvimos con el servicio de atención al cliente y técnico más vergonzoso al que me he enfrentado, pero hoy estoy aquí para otra clase de peleas; por una parte, las que vimos en pantalla en la película que hoy comento y por otra, la interna de mis dos compañeros de aventuras decidiendo si zoscarme o no después de haber sido yo quien había elegido esta castaña de película.

Pero es que el asunto prometía, lo que demuestra que uno no se debe fiar ni de los textos de promoción de las películas, ni de los trailers ni de la pinta en general. ¿De qué nos podemos fiar entonces si queremos encontrar productos de calidad en las carteleras? Hombre, está bien claro: de esta objetiva, clarividente y didáctica bitácora. La pregunta ofende.

Cuando estaba buscando información sobre las películas que se proyectaban en los días de festival en los que nosotros íbamos a corretear por Sitges, me encontré con esta sinopsis promocional:

Sin duda alguna, el cine de Hong Kong está viviendo una nueva época de esplendor con un excitante revival de producciones de época y artes marciales del que Legend of the Fist se convierte en el mejor ejemplo posible. Un tridente de honor formado por Andrew Lau, Gordon Chan y Donnie Yen, se encarga de reactualizar la leyenda de Chen Zhen, icono popular encarnado en el pasado por Bruce Lee, Jet Li y el mismo Yen, y transformarlo en héroe enmascarado de un convulso Shanghai de los años 20 que tiene como epicentro de su intriga el cabaret Casablanca”.

Este resumen se fusionó con un trailer de la película espectacular, un director poco conocido del que había visto su única película con actores y localizaciones usamericanas (“El caso Wells”, con Richard Gere y Claire Daines) que me había gustado, sin emocionarme, y con mis ganas de volver a ver una buena película de artes marciales (no como las que hacen ahora, en la que la cámara se mueve más que los karatekas y uno no es capaz de ver absolutamente nada de la coreografía), así que utilicé mis dotes de persuasión para convencer a Iban y Carlos de que iba a ser la leche. Al final, resultó que la leche casi me la cascan a mí por hacerles perder el tiempo de esta manera.

La película, sin embargo, empieza muy bien. Un prólogo ambientado en la Segunda Guerra Mundial nos muestra a los soldados de un batallón chino, intentando aportar su granito de plomo entre los aliados y en contra de la barbarie. Los orientales, son tratados con desprecio y menosprecio por parte del resto de naciones y se enfrentan a misiones suicidas. Entonces, en un momento de máxima tensión, se cabrea nuestro protagonista y se lanza a correr, pegar saltos y repartir mamporros a los soldados nazis en una secuencia de entrada espectacular, muy a lo James Bond. Quince minutos que presagiaban una cinta emocionante y muy bien hecha. Tal vez por esto, la caida hacia el sopor fue después mayor.

Pasado el prólogo, la acción se traslada al Shangai de después de la guerra, en un ambiente que se mueve entre lujosos cabarets, intrigas políticas, tradicionales escuelas de artes marciales y la sempiterna guerra entre chinos y japoneses. La siguiente pelea la veremos como media hora más tarde y las tramas cruzadas interminables no van a ayudar nada de nada a la espera.

Mujeres fatales, héroes de moral intachable, una factura muy cuidada y un acercamiento al cine negro americano tratan de ser las bazas de un discurso que no vuelve a levantarse en ningún momento, ni en los giros de guión de esos que tratan de provocar un “oooooh” entre el público, ni en una batalla final que esperaba con ansia, pensando que podía ser de lo poco que podría salvar un film profundamente aburrido. Pero ni eso. Parecía que la secuencia de entrada había sido filmada por alguien ajeno al resto de la película. Una vez le escuché contar a Julián Hernández, lider de “Siniestro total”, que a menudo escuchaba tocar la guitarra a los probadores de sonido y eran bastante mejores que muchos guitarristas de bandas importantes. Quizá fue éste un caso parecido y dejaron filmar la entradilla a un probador de luces y salió algo así de bueno.

El balance peliculero hasta ese momento, se instalaba en un 50% de acierto. Quizá hubiésemos firmado por algo así si nos hubiesen dicho lo que nos quedaba por delante, pero en ese momento, aún éramos almas inocentes dispuestas a encontrar esa joya del terror que nunca llegaría.

4 thoughts on “SITGES 2 – LEGEND OF THE FIST: THE RETURN OF CHEN ZHEN

  1. Yo aún no te he perdonado. Afortunadamente en mi memoria sólo quedan escenas del principio y de una china cantando, he borrado todo lo demás.

    Quién me iba a decir que iba a ver 3 ó 4 películas aún peores que esa.

  2. Parece que la de Sitges, y esta peli en particular, fue una dura prueba… jejejje…

    Es curioso, sobre esta película he ojeado una crítica en Muchocine y no la ponen mal precisamente… De hecho acaba con esta frase: “Una película que realmente sorprende por su ágil y trepidante ritmo y que ofrece además una interesante historia y unas escenas de acción impecables.” Da la impresión que habéis visto una cosa diferente cada uno… desde luego.

    Saludos ^^

    PD: Que conste que me fío más de tu criterio. Si algún día veo esta peli y me acuerdo, ya te diré.

  3. H-O-R-R-O-R-O-S-A. Eso sí, a los ojos de un humilde occidental… Esta peli en China a lo mejor arrasa, pero lo que es por estos lares, un muermo total.

    Venga, que la siguiente es… “Redheads”. Lo mejor del festival!!!

  4. Carlos: pues sí, aún no había llegado lo peor. Menos mal que lo arreglé un poco al convencerte de coger la película manga. A veces, hasta tengo buenas ideas.

    Neovallense: jeje, está claro que para gustos hay colores. Tú y yo tampoco es que seamos almas gemelas en esto del cine, así que lo mejor es que la degustes por ti mismo y luego me cuentes. Después ya nos podremos lanzar los cuchillos a los ojos.

    Iban: jeje, al leer HORROROSA te he visto tal cual diciéndolo. Muy tuyo.
    Si en china esto arrasa, es que necesitan un poquito de Spielberg y un poquito de Fincher para salir del atolondramiento. Que ya está bien.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.