SIGTES 2011 – WOMB

Photobucket

No nos hagamos más los remolones. Comienzo aquí la andadura del batiburrillo de cine que pudimos ver en el festival de Sitges. Con un poco de suerte, acabo antes de la edición del año que viene.

Nada más llegar, tras dejar las cosas en el hotel y comprobar que nos cambiaban de apartamento y nos dejaban gratis unas bicis para movernos por el pueblo, nos fuimos a la primera cita del fin de semana. Una película que se presentaba lenta, sin demasiado terror, con una ligerísima carga de ciencia ficción y con un ritmo que sabíamos que no iba a ser endiablado. No nos equivocamos.

Aún así, tuvimos una de las discusiones más apasionantes de la jornada. ¿Qué significaba womb en el idioma de Shakespeare? Discusión que, si no recuerdo mal, nadie logró ganar, salvo el traductor de Google. Resulta que el palabro significa útero. Para que veáis que Nunca Jamás educa a la vez que divierte.

El útero del título alude al de una mujer que pierde al amor de su vida en un accidente de tráfico y decide criar en su interior una copia genética del susodicho, con la consiguiente comedura de tarro en cuanto el crío crece y le empieza a recordar al mozo.

Sabíamos, en efecto, que la película iba a ser contenida, lenta, introspectiva, pero cuando comenzaron los títulos de crédito, eternos y pensamos durante un tiempo que no funcionaba el sonido en la sala, supimos que lentitud era un adjetivo que se le quedaba corto a la historia.

El argumento de la peli es el que he explicado un par de párrafos más arriba. Única y exclusivamente. No la sinopsis, sino la historia completa de un film, que da vueltas alrededor de la idea y que se queda sin pólvora demasiado pronto. El director se olvida de que una bombillita cerebral no es suficiente para llenar 110 minutos de película y se olvida de seguir desarrollando allá por la mitad de la cinta, dedicándose a filmar primeros planos de caracoles, supongo que en un acertado símil del ritmo del film.

Los actores, Eva Green (una chica Bond de tomo y lomo) y Matt Smith, están bien, sobre todo teniendo en cuenta que tienen que lidiar con silencios profundos, una historia detenida y diálogos escasos y distanciados, algo que recuerda a lo que ya hablé en su momento al respecto del “El árbol de la vida”. El caracol, por su parte, también está muy bien.

Irónicamente, con toda la lentitud que se toma el tal Benedek Fliegauf, que dirige y escribe el guión, el final se precipita con la aparición de un secundario en un corolario de ciencia ficción filosófica de niño pequeño que acaba por rematar una película que, podría haber tenido grandes posibilidades, si no se llega a haber quedado en la superficie intentando parecer profunda.

Aún así, la película superaba con creces la media de nivel que habíamos conseguido el año anterior y, aunque vendrían películas mucho peores en los dos días siguientes, también vendrían mucho mejores.

4 thoughts on “SIGTES 2011 – WOMB

  1. Recuerdo verte escribir la frase de “El caracol también está muy bien” en mi libreta. xD

    La verdad, creo que has sido demasiado severo con la peli, no le has sacado ni una virtud. Aunque fallida, tenía cosas aprovechables y escenas graciosas o curiosas.

  2. Tienes razón, hay alguna cosa aprovechable. La idea de partida está bien y en los momentos en los que desarrolla, que son pocos pero los hay, la película interesa un poco. Pero hacia el final, se detiene tanto la trama que me deja con una sensación de lentitud que es lo que perdura al salir.
    Pero quizá he sido algo duro. La película es, cuanto menos, curiosa.

  3. Lamento comunicarle que el caracol da una interpretación muy veraz de su fallecimiento en la película. Tan naturalista que dudo que le volvamos a ver por las pantallas.
    Una carrera tan rutilante como breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.