SAW IV

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Hace poco más de un año ya de mi primera crítica, en la que empezaba poniendo a caldo la tercera parte de una saga que había arrancado de manera excepcional. Saw III, decía por aquel entonces, suponía la muerte cerebral de las andanzas de un asesino en serie que se distinguía por sus guiones inteligentes, sorprendentes y adictivos. Las dos primeras películas supusieron todo un “boom” en cuanto a estética y planteamiento y pasaron a ser dos de mis películas de terror favoritas. En la tercera, como acabo de decir, observé que se había acabado el ingenio pero, como dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, volví a caer en la trampa cuando se estrenó la cuarta parte de los malévolos planes de Jigsaw. Volví a pagar una entrada de cine. Mal hecho, pues esta es aún peor, si cabe, que su predecesora.

Esta vez, el director original, James Wan, se desvincula por completo de la película (puede que oliendo cual iba a ser el resultado) y el guión y la historia hacen aguas por los cuatro costados. Sintiendo curiosidad por quien sería el lumbreras que le ha dado forma esta vez a los nuevos crímenes sangrientos, me molesté en buscar al guionista. Cual sería mi sorpresa cuando la historia la firman ¡cinco personas! ¿Cinco fulanos para engendrar semejante despropósito? Si hubieran pagado a un mono golpeando teclas de un ordenador al azar, les hubiera salido más o menos igual y mucho más barato.

En la anterior, habíamos visto como, por fin, moría Jigsaw, el vengador asesino dispuesto a enseñar a los perdidos mortales el valor de la vida. Creíamos que ahí había acabado todo, pero estábamos muy equivocados. La película comienza con una sangrienta y explícita autopsia de Jigsaw, que revela una nueva cinta dentro de su estómago. Ahí nos dice que no por haber muerto se ha acabado todo, sino que el juego, nuevamente, acaba de empezar. Esto es una excusa para mostrar los inicios de los juegos asesinos de Jigsaw, en una serie de innecesarios flasbacks sin demasiado sentido, mientras, en una historia paralela, dos agentes del FBI persiguen a un policía que sigue una serie de pistas dejadas por el muerto para lograr salvar a un compañero del cuerpo.

Esta vez, hasta la baza de los originales crímenes, que aún se mantenía en la tercera parte (de hecho era casi lo único que se mantenía), pierde totalmente el norte. Las víctimas nos importan un comino, las formas en las que mueren son del todo absurdas y, lo peor de todo, los diálogos parecen sacados del peor telefilm que podamos haber visto en la hora de la siesta.

Los actores son todos increíblemente inexpresivos y el horrendo doblaje en castellano no ayuda mucho a que nos creamos la sarta de tonterías que sueltan a lo largo de la película. Quizá el único que se salva de la quema es Tobin Bell, el actor que desde la primera película encarna al asesino protagonista, que sigue clavando el rol de asesino sádico, manipulador, frío y calculador de una manera muy acertada.

El resto, un total y absoluto desaguisado, con especial mención a un final tan cogido por los pelos que puede llegar a cabrear. Incluso la genial banda sonora que redondeaba las dos primeras entregas, brilla por su ausencia.

Esta vez sí, no volveré a caer. Desde aquí atestiguo, que si los productores usamericanos cometen el desatino de hacer una quinta entrega, va a ir a verla al cine Rita la Cantaora. Otra cosa es que no acabe viéndola en casa… si algún día me aburro.

Ah, me olvidaba, lo que no ha fallado en ninguna de los capítulos es el cartel. Un 10 para los publicistas.

4 thoughts on “SAW IV

  1. Bueno, pues la tercera y la cuarta borradas de la lista. Aunque cierto es que la primera y la segunda nunca han estado en ella. Heitor, tu que conoces mis gustos y mi falta de cariño por la truculencia, ¿tu crees que me gustará? Es que cada vez que veo sus carteles, me entra un miedito y una angustia (coinicido contigo, su cartelería siempre ha sido magnífica) que hacen que se me quiten las ganas.

  2. Pues que se yo!! Yo probaría con la primera, que es la menos truculenta y la más imaginativa. Yo creo que si has visto Cube sin que se te cayeran los ojos, también deberías poder con esta.
    Que te gusta… pues te coges la segunda. Que no… pues adiós muy buenas.

  3. Yo la primera la tengo por ahi entre las tropecientas pelis qe tengo para ver, pero ya la segunda m e parecio flojilla y sin embargo la primera me pareción inconmensurable..

    Asi que ya me pensaré si dedico un par de horas de mi tiempoa ver la tercera ..

    ya te contare.

    Eso si los carteles coincido en que son la monda…

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.