ROBERT ALTMAN

 

Pues si, nos ha abandonado uno de los clásicos directores americanos. Despues de que en el oscar honorífico que le otorgaron en la pasada ceremonia admitiera que había ocultado a todo el mundillo del cine una operación coronaria que le habían realizado, por temor a que no le volvieran a contratar (parece que dar un oscar honorífico es como verte movido en una foto de the ring) su corazón parece que se ha hartado de este mundo.

No puedo hablar demasiado de la filmografía de este crack, porque solo he visto dos de sus películas (lo que debe suponer un 1% de lo que ha hecho), así que me limitaré a comentarlas brevemente.

La más reciente fue Gosford Park de la que no tengo muy buen recuerdo. Un crimen en una mansión inglesa en el año 1932 sirve como excusa para ver las relaciones entre sirvientes y sus amos de la alta sociedad. Ver las miserias de esta sociedad donde no es oro todo lo que reluce en una película que se hace demasiado larga y donde no ocurre nada interesante.

La otra, que ya vi hace un montón de tiempo, es M.A.S.H. Esta si que es una obra maestra. Un grupo de cirujanos del ejercito de los EEUU en la guerra de Corea intenta escapar de todo lo asqueroso de una contienda bélica con gamberradas, bromas pesadas y una gran dosis de cortes de manga hacia la burocracia militar. Una comedia perfecta, con dos personajes de los acabas prendado, dos peazo de actores gamberros, Donald Sutherland (genial cuando hace de caradura) y Elliott Gould (el padre de Ross y Monica en Friends). Imprescindible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.