RIO BRAVO

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

 

Continuando con mi aprendizaje sobre clásicos de todos los géneros, esta semana santa he podido ver uno de los más famosos westerns realizados en Hollywood y una de las películas favoritas de mi padre, Río Bravo, dirigida por Howard Hawks y protagonizada por John Wayne y Dean Martin.

No he visto demasiadas películas de vaqueros en mi vida, pero las pocas que recuerdo me han gustado. De pequeño, por alguna extraña razón, me encantaba la trilogía de Sergio Leone con Clint Eastwood compuesta por “Por un puñado de dólares”, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”. Esas historias simples, de tipos salvajes, con un código de honor tan particular, cabalgando por las llanuras de Almería enmarcados por la genial música de Ennio Morricone me parecían muy emocionantes.

Aparte de estas tres películas y alguna que otra de Bud Spencer y Terence Hill, tan solo recuerdo haber visto la obra maestra que realizó Clint Eastwood sobre un par de cazarecompensas retirados titulada “Sin perdón”. Así que no fue ningún trabajo acercarme a “Río Bravo”, sabiendo que mis experiencias anteriores en el género no me habían decepcionado.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Todo un acierto. Sus dos horas y cuarto de película se me hicieron cortas asistiendo a una historia que supone como pocas un canto a la amistad incondicional en una situación de gran tensión, rodeada de frases brillantes y situado en un pequeño escenario que tan solo comprende el saloon del pueblo, la comisaría y una de las calles.


Todo comienza con una larga escena sin diálogos en la que se ve a un tipo con pinta dePhoto Sharing and Video Hosting at Photobucket estar sufriendo un mono por falta de alcohol y sin un duro en el bolsillo entrar en un bar. Otro hombre, con cara de malas pulgas lo observa y le tira una moneda en una de las escupideras para quedarse a observar si el primero es capaz de rebajarse a cogerla. Cuando está a punto de hacerlo, el sheriff del pueblo entra en escena dándole una patada a la escupidera y desencadenando una breve pelea en la cual el cabrón de la moneda asesina a uno de los clientes a sangre fría.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Este es el punto de partida que da pie a ir descubriendo la antigua amistad entre el borrachín, apodado Dude (Den Martin) y el sheriff Chance, que junto a un viejo carcelero al que llaman Stumpy (un genial Walter Brennan) tendrán que custodiar al asesino sabiendo que su acaudalado hermano hará todo lo posible por sacarlo de allí. Poco a poco irán apareciendo otros personajes que ayudarán al sheriff en su cometido, como el joven Colorado (Ricky Nelson), un rápido pistolero que se pondrá de su parte, la hermosa jugadora de cartas Feathers (Angie Dickinson) o Carlos (Pedro González), el camarero mexicano y fiel aliado de Chance.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Cuando iba por la mitad del metraje, de repente acudió a mi memoria una película más moderna con un argumento semejante. Unos cuantos tipos, resistiendo en una comisaría, con un malo maloso a su cargo e intentando resistir mientras los compinches de éste intentan liberarlo. Todo esto sonaba como la conocida obra de John Carpenter “Asalto a la comisaría del distrito 13” (la cual he de decir que no he visto, pero sí el remake que llevo a cabo el realizador Jean-François Richet). Efectivamente, leyendo por ahí comprobé que Carpenter sacó de aquí la base de su historia, incluyendo como montador del film a un tal John T. Chance (el mismo que el personaje de John Wayne) cuando en realidad lo había hecho él mismo.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Es curioso que la idea de hacer “Río Bravo”, surgiera a raíz de las feroces críticas que tanto Howard Hawks como John Wayne habían hecho de otra famos película del Oeste dirigida por Fred Zinnerman y protagonizada por Gary Cooper: “Solo ante el peligro”. Hawks opinaba que un sheriff auténtico jamás pediría ayuda a nadie por grande que fuese el lío en el que estuviera metido, así que decidió hacer una película en donde sucediese todo lo contrario. Un sheriff que rechaza la ayuda de todo el que se la brinda y aún así nunca llega a estar solo.

La elección de John Wayne para el papel principal fue evidente e inmediata, pues el actor ya había trabajado varias veces con Hawks y ambos eran muy amigos. Para el del compañero borrachón el agente de Dean Martin, al que le encantaban los westerns, le propuso al director si lo podía tener en cuenta, a lo que Hawks contestó que hablaría con él a las nueve y media de la mañana del día siguiente. El agente expresó su preocupación, diciendo que no sabía si Dino podría estar a esa hora a lo que el realizador le contestó que si quería estar allí en algún momento, que fuese a esa hora. Al día siguiente, a las nueve y media en punto, Dean Martin apareció en la reunión acordada. Hawks se sorprendió cuando el actor le dijo: “Bueno, estoy un poco reventado. Ayer hice un espectáculo hasta pasada medianoche en Las Vegas; me levanté temprano, alquilé un avión para llegar hasta aquí y me ha costado mucho cruzar la ciudad”. Inmediatamente el director le dio el que según los críticos, y el propio Dean Martin, constituyó el mejor papel de su carrera.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Para el papel del joven Colorado Hawks, que también era productor de la película, recurrió a un cantante llamado Ricky Nelson que por aquel entonces tenía bastante tirón entre el público juvenil. Así, con dos cantantes en el reparto, no podía faltar un pequeño número musical en el que Colorado y Dude, ayudados de la harmónica del viejo Stumpy, cantan un par de canciones para aliviar la tensión antes de la tormenta mientras el sheriff contempla la escena con una sonrisa en los labios. Un buen ejemplo del canto a la amistad del que hablaba al principio.

Completan los personajes principales, el secundario cómico y la chica. El primero es el eficaz secundario Walter Brennan, probablemente el secundario más premiado de la historia de Hollywood (tres oscars en su haber). Un tipo que sacaba mucho partido a sus dientes de quita y pon (había perdido los suyos en un accidente) que construye el personaje de un viejo lisiado y simpático que media entre la amistad de Dude y Chance. En el papel de la chica tenemos a una jovencísima Angie Dickinson en su primer papel medianamente largo, a los que seguirían una extensa carrera en cine y televisión sin demasiados reconocimientos.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Después de “Río Bravo”, Howard Hawks haría una especie de remake más oscuro llamado “El dorado”. Cuando la gente le comentaba cuanto se parecían las dos películas Hawks contestaba sin dudar: “No me importa lo más mínimo si alguien piensa que es una copia, porque la copia hizo más dinero que el original, y yo quedé muy satisfecho de ella […]. Cuando llegamos a un momento determinado de Río Bravo, teníamos que elegir entre tirar por esta dirección o por esa otra. Pero tomábamos notas para acordarnos. Al final teníamos notas suficientes para hacer otra película, así que la rodamos”.

En fin, esta película es una gran oportunidad de ver a Dean Martin en su mejor papel, alejado de los clásicos roles de vividor que le asignaron durante toda su carrera, y de ver a John Wayne en la plenitud de su carrera y admirar esa singular forma de caminar que tan bien quedaba en pantalla y que le convirtió en el cowboy más famoso de todos los tiempos.

14 thoughts on “RIO BRAVO

  1. gran pelicula, Jhon Wayne es de los duros clasicos del cine, ya existe un mito en torno a su imagen, sin duda este es uno de sus filmes mas representativos.
    no tenia enlazado tu blog, desde ahora estas entre mis contactos, para asi mantener una comunicacion mas constante.
    saludos desde chile!!!

  2. A mí siempre me han gustado las películas del oeste, y ciertamente Río Bravo es una de esas que hay que ver, lo mismo que Eldorado, película a la que rinde homenaje Adolfo Aristarain en “Un lugar en el mundo”. Para seguir por la senda del western y de John Wayne, un tipo que no era un actor para quitarse el sombrero pero que dejó una impronta indeleble en este género que fue el que le dio fama especialmente por su relación con John Ford, recomendaría “Centauros del desierto”, con un Wayne inconmensurable. “Sólo ante el peligro” es otro western insustituible.
    Espero que sigamos en contacto.
    Un saludo desde España!

  3. ¡Carballo!, Parece que a a jente de ahora también le gusta el buen (mi criterio) cine de antes. Me alegro. A mi tambien me gustan cosas de ahora, sobre todo si son buenas je,je,.
    El otro dia te recomendé Solo Ante el Peligro, y hoy te hablaré de otra, que creo no fué galardonada por la Academia, pero no siempre lo hicieron con las mejores. Estoy hablando de El Rostro Impenetrable, con dirección de Marlon Brando e interpretada por el mismo y Karl Malden en los papeles principales.
    Es bastante dura.
    La proxima recomendación no será del Oeste.

  4. Mi experiencia con las películas del Oeste no es muy buena. A mi padre le encantan las pelis de vaqueros y recuerdo que los fines de semana nos tragábamos todas las películas que echaban de John Wayne y similares tipos duros. Reconozco, ahora con el tiempo que tenían su encanto, pero en aquellas tardes de sábado encerrada en casa, postrada ante el televisor sin nada más que ver, eran lo peor que me podían pasar. Habrá que ver alguna que otra de nuevo, ya desde otra perspectiva. Entonces ¿recomiendas Río Bravo?

    Por cierto, también me acuerdo de lo que me divertía con las de Bud Spencer y Terence Hill (las llamaban spaghetti western?), con los puñetazos sonando sin duda como un chuletón de Ávila

  5. Alfredo (cine-xpresion): Pues na, muchas gracias por enlazarme. Así podremos criticarnos mutuamente, jeje.
    Alfredo (la vida no imita al arte): Ante todo, gracias por visitar mi blog, y claro que seguiremos en contacto. Tienes razón en lo de que Wayne no era un prodigio interpretativo, pero la verdad es que al final le fue cogiendo el tranquillo a esto de actuar. Parece que Howard Hawks le exprimía bastante jugo. Tendré que ver las tres pelis que comentas, porque la verdad es que faltan en mi escaso repertorio.
    Xabrés da Teixeira: Pues sí, el rostro impenetrable también andaba entre las pendientes, pero tendré que esperar a ir a Vigo de nuevo para cogerla.
    Irene: Te recomiendo encarecidamente que veas Rio Bravo… de hecho la puedes coger de mi casa cuando quieras. En cuanto a los spaghetti western, eran los westerns hechos en Italia o por italianos, como Sergio Leone. Las de Spencer y Hill deberían tener un nombre aparte, porque practicamente crearon un género nuevo.

  6. Qué hermosa película posteaste, uno de mis western preferidos, si bien Hawks realizó uno por década deben ser de los mejores del género. En este caso utiliza la transparencia en su estado más puro, es casi imposible encontrar un primer plano en todo el relato. Me alegra que la hayas disfrutado y coincido con tu apreciación de que Carpenter basa mucho de su estilo en la inspiración que le generó esta obra maestra.

  7. La verdad es que es el único de Hawks que he visto hasta la fecha, pero hay tiempo de ver los demás. Ya me veo jubilado, dentro de 40 años, y diciendo aún que tengo que ver las películas pendientes…

  8. Pues hablando de westerns, hay una serie de la HBO llamada “Deadwood” que tiene un 9.4 en imdb. Aquí la ponen en la fox. Gracias a cierto equino virtual mi hermano ya ha visto el piloto y parece que tiene buena pinta.

  9. Me encanta esta película, es cierto lo de que quiere ser una réplica a Solo ante el peligro, a la que John Wayne encontraba totalmente antiamericana, y John Carpenter la homenajeó en Asalto a la comisaria del distrito 13. La mejor interpretación de Dean Martin, junto con la de Como un torrente, maravillosa la escena en la que entra en el bar para pedir bebida y una gota de sangre le cae en el vaso desde el piso superior. Qué decir de Walter Brennan, uno de los mejores secundarios de la historia. El dorado también me gusta, con Robert Mitchum haciendo de Dean Martin

  10. veo q las del oeste triunfan!! yo me uno a irene en lo de q eran lo peor del fin de semana, pero a mi papi siempre le han gustado. no te imaginas lo q se puede llegar a reír con ellas…
    por cierto, el otro de sanci al final es ese tal victor (q x cierto no sé quién es)??
    bikiños!!

  11. voy a poner mas atencion ahora a las peliculas de vaqueros

    no las veo porque tengo el prejuicio de que pueden resultarme aburridas, pero un cinefilo tiene que probar de todo jejejejeee

    Saludos!

  12. A Otro de Sanci: Pues habrá que estar atento a Deadwood, aunque ya no doy pa ver más series. Con House y Preason Break ya ocupo todo el tiempo de series, y tengo pendientes Perdidos, Hospital Kingdom y Héroes, así que va a tener que esperar. Pero la apunto para un futuro.
    Alicia: tienes razón con lo de la escena de la gota, aunque me quedo con el momento en que están todos recogidos dentro de la comisaría, cantando tranquilamente aunque a sabiendas que la tormenta está a punto de caer. Me parece genial.
    A masé: pues el de Sanci sí que lo conoces. Es Manolete, y por cierto, ya tiene blog. Te puedes dar una vuelta por allá y saludarlo.
    Jorge: Pues como se suele decir, hay de todo en la viña del señor. Pasa como con las pelis de terror, que hay muchísimas, y por lo tanto, muchísimas malas. Pero siempre hay obras maestras que merece la pena ver.
    Un saludo a todos.

  13. Por cierto, en Carrefour la tenían el otro día a 8 €. Estuve a punto de comprarla, pero al final, rebuscando encontré “Drácula” y me decidí por reponerla de una vez. Ya me dejarás “Río Bravo”, además así puedo verla con mi papi, jeje (Aunque igual la tengo en el armario por ahí guardada con el resto de pelis del oeste..)

  14. La verdad es que la ocasión de Dracula también la merecía. Yo te dejo Río Bravo cuando quieras y estoy seguro de que aunque no seas aficionada a las pelis del oeste… te gustará.
    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.