REQUIEM POR UN SUEÑO

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Se me quedó grabado el difícil nombre del director, Darren Aronofsky, cuando alguna persona humana (el que siempre me lleva a ver cosas raras, ¿verdad señor Ferreiro?) me propuso ir a ver, allá por el 98, una extraña película en blanco y negro que cosechaba buenas críticas por donde pasaba. La rareza se llamaba “Pi” y era una inquietante película que adentraba al espectador en la atormentada mente de un matemático obsesionado con dicho número. Salí de la sala impresionado por lo que acababa de ver, con una sensación que solo me provocan aquellas películas genuinamente diferentes, al estilo de “Cube”, “Saw” o “Seven”. Sabes que acabas de ver algo nuevo y que por lo tanto provoca sensaciones que nadie ha escarbado antes de esa forma, que si tiene éxito, será imitado hasta la saciedad.

He estado buscando durante bastante tiempo un estado de ánimo adecuado, que me permitiera ver el segundo largometraje del director antes de ver la que está ahora en las salas, “La fuente de la vida”. Tras ir posponiéndola interminablemente, al fin me he decidido. Para los que estén como yo, buscando el estado de ánimo, el consejo es que la cojan en medio de un subidón, de un estado de felicidad plena… porque la peli deja bastante tocado.

“Réquiem por un sueño” es una película de ilusiones frustradas, de las consecuencias de engancharse a una droga, ya sea la típica droga dura de la calle o bien unas simples pastillas adelgazantes. Trata de personas intentando evadirse de la cruda realidad en la que viven por medio de un placer efímero pero poderoso. De cómo las obsesiones o los sueños incumplidos pueden llevar inexorablemente al pozo más negro.

Aronofsky utiliza otra vez todo tipo de argucias visuales para transmitirnos la angustia de estar con el mono o en plena euforia. Pantallas divididas, imágenes a cámara rápida, imágenes a cámara lenta, secuencias oníricas, montajes de videoclip… todo esto la convierten en una película agobiante, que me ponía nervioso constantemente, con algunos planos en los que cuesta no apartar la vista de la pantalla. Un tratamiento duro, descarnado y visualmente impactante de un mundo lleno de desilusiones que golpea al espectador constantemente.

Nada es aquí amable, no hay un pequeño resquicio para la esperanza sino que retrata cruelmente un mundo jodido y paranoico, donde personas con buenos sentimientos y aspiraciones más o menos nobles, acaba viendo como todo su alrededor finaliza cubierto de desperdicios.

También contribuye al ambiente claustrofóbico la excelente banda sonora de Clint Mansell, con una potente melodía de violines, interpretada por “Kronos Quartet”, que se repite de diferentes formas y que se ha convertido en una pieza de culto. De hecho, dicho tema llamado “Lux Aeterna” se ha usado en diferentes trailers a partir de entonces, como los de “Sunshine”, “El código DaVinci” o “Perdidos” e incluso se llegó a grabar una modificación del mismo exclusivamente para el trailer de “El señor de los anillos: las dos torres” que fue titulado “Réquiem for a Tower”.

Los actores protagonistas están perfectos, perdidos en este complicado mundo. Jared Leto (“La habitación del pánico”), Jennifer Connelly (“Diamante de sangre”), Marlon Wayans (“Scary movie”) y muy especialmente Ellen Burstyn (“El exorcista”) en un soberbio papel que rompe el corazón por ser el más inocente.

En definitiva se trata de una película difícil de ver y a la vez imprescindible.

Os dejo con los dos temas que comenté. En primer lugar la versión original de “Lux Aeterna” que se puede escuchar en la película de Darren Aronofsky. A continuación, la versión que se grabó en exclusiva para el trailer del segundo episodio de “El señor de los anillos”, mucho más ampulosa y con unos grandilocuentes coros detrás. Seguro que cada uno escoge su preferida.


9 thoughts on “REQUIEM POR UN SUEÑO

  1. Si, yo soy el culpable de la cosas raras (hala, las broncas siempre a mi!!!). A ver cuando te estiras tu y en compensacion mi contagias algo de tu eterno optimismo y buen rollo (miento, ya lo haces. el que no se aplica soy yo)

    Pi agobiaba. Es cierto. Pero supongo que más por su estética. Si no recuerdo mal tuvo (o sigue teniendo) el record guinness a la pelicula con mas planos. Pero en esta agobia todo. Tramas, personajes, escenas, musica. Y sin embargo, no puedes dejar de verla. Y te atrapa cada vez más. Te implicas y sufres. Y cuando acabas no sabes que pensar. Te sacude de tal manera que realmente te planteas hacia donde vamos. Porque como bien hector, no solo reflexiona acerca de la drogas, sino que te ataca por tus miedos e inseguridades. Y eso es algo que todos tenemos.

    Tratare de recuperarla en algún momento, aunque creo que no será en el próximo mes…

  2. para mi es una tremenda cinta, super intensa con grandes actuaciones y una estetica muy atractiva, es una pelicula agobiante, saturada, pero que da muy buuenos resultados y por sobre todo es capaz de abrir debates.

    saludos!!

  3. Tengo pendiente una cita con esta película, todo el mundo me la ha recomendado, pero no se porque no hayamos el momento ni “ella” ni yo, en fin leyendo tu comentario, aun me animo más a verla…

    🙂

  4. Alfredo: la verdad es que sí que puede generar un montón de debates, porque la cinta plantea un montón de temas controvertidos.
    Troncha: No dudes en acabar eligiendo el momento, porque te atrapará.
    Saludos.

  5. agobiante es poco. yo lo pasé fatal viéndola. pero aún así me encantó, no lo pude evitar.
    PD. ¿sólo me ha quedado a mí un extraño miedo al ruido q hacen los frigoríficos??

  6. Pues para ser sincero, voy a pecar de “inculto cinéfilo”: no he podido ver “PI”… Lo he intentado un par de veces pero creo que sólo he llegado a ver 10 minutillos… Sé que con tan sólo este tiempo no debería de opinar sobre películas, pero es que me resultaba un auténtico tostón…

    Esta misma sensación me estaba dando al leer tu artículo, Heitor, sobre la película que ahora tratas en tu artículo, y, sin embargo, al acabar de leer el artículo, los comentarios y escuchar la melodía que has puesto sobre la película (¡¡que me parece genial!!, la melodía digo), me han entrado ganas de verla aunque sólo sea por curiosidad…

    Así es que creo que buscaré un estado de “optimismo y felicidad plenos” para ver esta película… Eso sí no me vais a convencer de que intente ver “Pi” de nuevo, jejeje…

    Por cierto, cuando pincho sobre la melodía de “Las dos torres” sale “File error”…

    Un abrazo.

  7. Je je, de inculto cinéfilo nada. Está claro que es una película que amas u odias, no hay término medio. Es muy complicada, ya que el argumento nunca llega a estar del todo claro, es paranóica y el elevado número de cambio de planos marea bastante. No eres el único, te lo aseguro.
    En cuanto a “Requiem por un sueño”, yo probaría a verla. El argumento está más definido, y aunque sigue teniendo ese halo paranóico está tratado de forma diferente. Los personajes son más reales y consigues identificarte con ellos. Todo es un poco más lineal o real. De todas formas, no es nada convencional, para mucha gente puede seguir siendo intratable.
    La música del trailer de “Las dos torres” acabo de probarla y a mí me funciona. A lo mejor era temporal la cosa.
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.