REBOBINE POR FAVOR

Photobucket

Ya tenía clasificado al rarito de Michel Gondry en la lista de directores interesantes después de haber visto esa obra maestra llamada “Olvídate de mí”, unos cuantos e innovadores videoclips y la inclasificable “La ciencia del sueño”. Mi impresión sobre él era la de un tipo inquieto y muy creativo, con capacidad de sorprender en cada nuevo proyecto, seguramente un tipo que acabaría siendo irregular por lo arriesgado de sus propuestas. En fin, un cineasta al que merecía la pena seguir la pista. Pero lo que no me esperaba de él, es que me ofreciese una de las mejores comedias que he visto en los últimos tiempos, capaz de hacerme llorar de risa como no lo habían hecho en una sala de cine desde tiempos remotos.

El argumento, probablemente hubiera provocado que mis ganas de ver la película fueran nulas si no hubiese conocido a su creador. Un par de colegas bastante limitados, se hacen cargo de un videoclub de barrio que se resiste a dar el paso al DVD mientras su dueño está fuera. Tras el absurdo intento de uno de ellos de sabotear una estación eléctrica y quedar magnetizado, borra todas las cintas del videoclub por accidente, con lo que tendrán que volver a rodarlas ellos mismos para que el negocio no acabe de hundirse.

Con esta idea de base, dos cómicos en estado de gracia como el acelerado Jack Black – cansino en muchas de sus películas pero desternillante en ésta – y el rapero y actor Mos Def, se enfrentan a situaciones exageradamente hilarantes llenas de guiños cinéfilos al cine de los 80 y 90. Si habéis visto películas como “Los cazafantasmas” o “Robocop” os partiréis de risa con las ocurrencias de los dos tarados, pero si encima sois de los que presumís de recordar las películas escena a escena entonces probablemente necesitéis reanimación cardiopulmonar al no poder frenar la carcajada en algunos momentos.

Gondry sigue fiel a su estilo y mezcla su pasión por la tecnología y los efectos digitales con un gusto muy personal hacia las escenas “bricomaníacas”. El creador del “bullet time” – el conocido efecto en el que la cámara gira ralentizando el tiempo que hizo famosa a la película “Matrix” – tiene una capacidad infinita para rodearse de un atrezzo de lo más raro y construir escenarios a mitad de camino entre lo onírico y lo artesanal y el argumento le viene al pelo para dar rienda suelta a su creatividad visual y su personal sentido del humor.

Quizás el empacho de carcajadas en el tramo medio de la película provoca un bajón hacia la parte final, donde la gamberrada toma un leve giro hacia la crítica a una sociedad acelerada, adicta a todo lo que suponga una novedad o una evolución y demasiado cruel hacia los pequeños creadores en detrimento de las grandes empresas, que juegan con ventaja. El discurso se vuelve más blandito y enfila hacia un desenlace que intenta jugar con la emoción de lo que hemos visto. Pero en ese momento, lo que el cuerpo me seguía pidiendo era continuar con el desmadre, cosa que no pasa.

De todas formas, en ese punto ya no hay quien me quite la sensación de haber pasado uno de los mejores ratos delante de una pantalla en mucho tiempo. Ese es el momento en el que la peli acaba, obvio el final y me dispongo a recordar los incontables gags con mi compañero/a de butaca, llegar a casa y escenificarlos a quien tenga delante, sacar el tema en los botellones…

Que social vuelve esto de la risa.

Leer critica de Rebobine por favor en Muchocine.net

5 thoughts on “REBOBINE POR FAVOR

  1. Ganas tego de verla la verdad.. promete mucho… a ver si puedo ir al cine a verla.

    Por cierto pasate pr el blog de las versiones que hay algo para ti.. ya sabes que soy un poco hereje y no digo mas!!!

    Reparito 2.08

  2. buffff… creo q, con lo q has dicho, si veo la peli, = ni me hace gracia, jeje. En fin, recuérdame q no vaya nunca a un festival de cine (panda de frikis :p)
    Bicos, pimo!!!
    Masé

  3. Reparito: No sé cuando la estrenan, pero seguro que te merecerá la pena.

    Masé: Creeme, sí que te hará gracia. Muchas de las escenas de las pelis que parodian son tan icónicas, que todo el mundo sabe de qué se está hablando aunque no se haya visto la película en cuestión.

    Saludos.

  4. El cartel desde luego es feo feo, pero feo, pero por suerte la historia no está mal como bien dices. Y si encima está metido Michel Gondry es difícil que salga un producto típico. Supongo que los más cinéfilos tienen que ser los que más disfruten…

    La apuntaré a mi lista de películas que hay que ver.

    Saludos

  5. Neovallense: es cierto lo del cartel. Estuve buscando algun otro, pero parece que no hay demasiada promoción todavía. Lo que es seguro, es que el fan de Gondry y el cinéfilo de pro disfrutará esta comedia de lo lindo.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.