QUANTUM OF SOLACE

Photobucket

Lo confieso, me daba bastante pereza escribir mis impresiones sobre esta película. Y es q salí de ella de la misma forma que entré, sin que me hubiese aportado nada más que algunos pedazos de diversión aislados. No es que me aburriera, de hecho salí de la sala sin la impresión de que se me hubiera hecho demasiado larga, pero han pasado los días, rebusco hacia atrás y no encuentro nada. Ninguna secuencia memorable, ninguna frase digna de recordar. De hecho, voy a tener serios problemas en contaros de qué iba.

A ver, pues la cosa va de Bond, James Bond… que ni siquiera, que ahora sólo es James Bond, sin la redundancia, sin los gadgets, sin su ironía británica. Desde que han plantado a Daniel “Morritos” Craig el smoking de 007, el personaje ha cambiado hacia un ser más humano, más despiadado, más vengativo y mucho menos gracioso y elegante. Todo eso sigue sin cuadrarme, me da la impresión de haberme equivocado de sala y la sensación no me gusta.

Además, todo aquel que no haya visto la anterior entrega del superespía, que se olvide de pillar todo el argumento. Porque todo arranca donde finalizó el primer episodio de la era Craig, con un Bond enrabietado por la traición del amor de su vida, con ganas de arremeter contra todos los que le han inflingido dolor, desobedeciendo los mandatos de M.

Esta búsqueda le lleva de cabeza a un magnate francés, Dominic Greene, un tipo sin escrúpulos capaz de jugar al Risk haciendo y deshaciendo gobiernos a su conveniencia, capaz de utilizar a los que están a su alrededor en su beneficio. Vamos, el típico malo, bien interpretado por Mathieu Amalric.

No puede faltar tampoco el personaje femenino, con su propio camino de vendetta, dura y combativa como mandan los cánones de las últimas películas de acción pero con un personaje tan plano como el resto de los de la película, incluido el de nuestro Fernando Guillén Cuervo, un militar con acento latino, diente de oro y menos de cinco minutos en pantalla.

Así, entre carreras y explosiones, entre chicas Bond y algún pequeño guiño a las películas antiguas del personaje, la película se va destilando como un buen producto de acción, pero incapaz de emocionarme. No me identifico con el nuevo 007 porque sus historias, sus odios y sus poses no me acaban de ganar. Porque el agente con licencia para matar con el que crecí es otro y éste no me resulta simpático.

La pregunta es, ¿mi mitomanía me permitirá no ir a la siguiente aventura de James Bond? No apostaría mi Aston Martin alegremente.

Leer critica Quantum of solace en Muchocine.net

9 thoughts on “QUANTUM OF SOLACE

  1. Te doy mi enhorabuena, por fin una crítica de esta película sin el chiste de “Cuánto Sol Hace”,
    Yo odio a James Bond, odio que sea tan chulito, que no se despeine con las explosiones, que siempre lleve el nudo de la corbata perfecto, o qué demonios, que lleve corbata, que ya se sabe que odio esa prenda.
    Quizá precisamente por eso las únicas que me llaman la atención son las de Daniel Craig, pero aún así no las he visto.
    Y ahora pregunta transcendental: ¿por qué la gente se caga en George Lucas cada vez que saca más productos de Star Wars o anuncia continuaciones de Indiana Jones pero nadie se queja de que salgan películas de Bond cada año?. ¡Incluso siempre se está especulando con quién será el siguiente!, la gente no concibe la posibilidad de que simplemente no haya más. Lo de James Bond no es una saga, es una monarquía…
    Ala, ahí tienes, llevo siglos sin escribir en el blog, pero te dejo aquí comentarios que bien podrían ser una entrada.
    Un saludo.

  2. Casino Royale me gustó. Me atrajo el cambio de Bond: tan vulnerable y rudo. Pero en Quantum of Solace no me creo esa historia de venganza. Todo se reduce a unas cuantas escenas de acción que no emocionan especialmente. Sumémosle a todo esto a la pesade Olga Kurylenko, que todo hay que decirlo, tiene nula química con Craig,

  3. O que deixa fuxir a lebre: ayyy, canta nostalxia. Confésao, tampouco antes é que levaras un seguimento exhaustivo.

    Otro de Sanci: ya te digo, pocos comentarios pero muy densos, esos son los buenos. Eso sí, lo de las entradas en tu blog ya empieza a ser pecado.
    Si no te gustaba antes Bond, dudo que te guste ahora tampoco. Vale que le han hecho un lavado de cara, pero no tanto como para no ver al superespía de siempre, que sale indemne de cualquier fregado (excepto cuando hacen una tortilla con sus pelotas en la anterior).
    Lo de la tirria que la gente le tiene a Lucas… tampoco lo entiendo mucho. Supongo que hay cierta envidia de que el tío se forre los bolsillos en cada nuevo producto.

    Deyre: De acuerdo contigo en lo respecto a Quantum, aunque para mí es una continuación de estilo de la anterior. No me gustó el lavado de cara y a partir de ahí fui incapaz de comulgar con el personaje. Para mí, se sobra de morritos todo el rato.

    Saludos a todos.

  4. Pues yo nunca he sido un gran fan de la saga Bond y, sin embargo, Casino Royale me gustó moderadamente. Mucho me temo, eso si, que esta me va a decepcionar o al menos ese es el sentir general.

  5. Zyphius: sólo que le falta la medalla de oro macizo de la virgen de Wembley al cuello, sí…

    jferreiroc: bueno, si eres capaz de continuar con la historia de la anterior y que te enganche… aunque no tiene mucha chicha. Ya contarás.

    Saludos.

  6. En fin, qué decir a estas alturas? A mi la peli en sí me gustó pero no… NO ES JAMES BOND… y eso me duele. Supongo que tengo morriña de Sean Connery, incluso de Pierce Brosnan, pero Daniel Craig, a pesar de que considero que el hombre está de buen ver, no es ni podrá ser nunca JAMES BOND!

  7. No lo es, pero no creo que sea culpa del pobre Craig, sino de ese afán por hacer lavados de cara a todo lo que suene a antiguo. Para esto ya teníamos a Jason Bourne (mira que me propuse no nombrarlo en el post, pero es que es verdad!!)

    Besitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.