PROMESAS DEL ESTE

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El canadiense David Cronenberg es un director que ejerce sobre mí una oscura atracción. Sin haber visto ni la cuarta parte de sus películas, ya es un nombre que espero con avidez a que pase por las carteleras. Su elección de los guiones, su tratamiento de la parte viscosa y atormentada del ser humano y sus poderosas imágenes me llevan hacia sus películas de igual forma que la engañosa luz de una trampa anti-insectos atrae a los bichos alados sin remisión (bicho 1: ¡No vayas hacia la luz!; bicho 2: no puedo evitarlo, es tan bonita…). Tan poderoso es el influjo, que en mi fiebre de los últimos tiempos por abrir categorías nuevas, voy a establecer una nueva que repasará su filmografía. Así que en un lapso indeterminado, con una frecuencia imprecisa, veréis aparecer por estos lares entradas a todas (o muchas, o algunas, ya veremos) de sus películas.

En cualquier caso, empezaremos por la última que ha realizado este retorcido director, Promesas del Este, una historia contenida y de violencia soterrada situada en el mundo de las mafias rusas protagonizada por Viggo Mortensen, Naomi Watts, Vincent Cassel y Armin Mueller-Stahl.

La historia comienza cuando una chica de la Europa del este de 14 años llega al hospital londinense donde trabaja Anna (Naomi Watts), medio desangrada y a punto de dar a luz. La adolescente muere en el parto, dejando un bebé desamparado y un diario escrito en ruso. En su afán por encontrar a los parientes más cercanos del bebé, Anna, conoce al dueño de un restaurante, que le sirve de tapadera de uno de los clanes de la mafia rusa, de la que es el máximo jefazo. Poco a poco iremos descubriendo que el diario plasma la relación existente entre la mafia y la chica muerta y se irán estableciendo los complicados vínculos entre el jefe, su desubicado e inestable hijo (Vincent Cassel) y el chofer de éste último (Viggo Mortensen).

La película va avanzando siempre en un clima anterior a la tormenta. Se respira todo el rato ese ambiente cargado que precede a la violencia desatada. Los personajes de la mafia se identifican por su paradójico comportamiento; mientras que el de Vincent Cassel es el más nervioso y activo, se acaba intuyendo que es el que posee más temores y el más pacífico, mientras que por otra parte, tanto el jefe como Nikolai, el chofer, son personas calmadas y discretas, pero que ocultan bajo esa máscara una violencia cruda, latente y peligrosa.

Cronenberg da rienda suelta a todo el nervio acumulado en una sola escena, corta, cruda realista y muy dura, en la que Nikolai se debe enfrentar a dos sicarios que pretenden segar su vida mientras él trata de defenderse totalmente desnudo. Nuevamente, los usaméricanos dieron la nota cuando criticaron esta parte desde su estúpida moralina, entrando en un debate de si a Viggo se le veía o no durante algún microsegundo la minga, sin poner ni una pega al sadismo explícito de la escena. Así les va, con esa escasez de miras.

La actuación de Mortensen es, una de las mayores bazas de la película. Parece que el actor se siente cómodo con Cronenberg y el director consigue, nuevamente, tras “Una historia de violencia”, sacar lo mejor del actor neoyorquino. Su composición de Nikolai está milimétricamente calculada, imprime admiración y temor a partes iguales, no deja escapar un gesto de más ni un movimiento que no venga a cuento. Mortensen va construyendo una interesante carrera a cada paso que da y encima deja una ristra de elogios a su paso entre la gente con la que trabaja.

Sin embargo, a pesar de que Cronenberg ha realizado otro peliculón, parece que se aleja un poco de sus proyectos más personales y marcianos. ¿Es el director el que está cambiando o es una forma de alternar el cine más comercial con su vena rarita? Habrá que comprobarlo en su próximo proyecto.

5 thoughts on “PROMESAS DEL ESTE

  1. Yo no creo que Cronenberg es´té cambiando, ya que sus obsesiones siguen estando allí, con igual o mas fuerza que antes, sólo que aparentemente ocultas tras un tratamiento mas comercial. Me ha encantado Promesas del Este y ese soberbio trio compuesto por Mortensen, Cassel y Müeller-Sthal. De lo mejorcito que llevo visto este año

  2. Pues a mi Cronenberg, ni fu ni fa. No he visto muchas peliculas suyas pero ninguna me ha vuelto loco (no comparto el alboroto general de “Una historia de violencia”) y otras me parecen espantosas (“Crash”). Lo de “El almuerzo desnudo” es un caso aparte. Intentar adaptar semejante novela es más una osadia que un experimento.

  3. Alicia: Yo espero seguir viendo productos de él que no solo me encanten, sino que también me sorprendan, y no dudo que Cronenberg será incapaz de encasillarse. Coincido contigo en que es una de las que más satisfecho me ha dejado.

    jferreiroc: no podíamos ser menos, tu y yo con visiones distintas sobre cine, jeje. A mi me fascina casi todo lo que he visto de él, excepto, ahí sí que te apoyo, con “Crash”, que me pareció un tostón bastante tremendo. Sin embargo títulos como “La mosca”, “existenZ” o la misma “Una historia de violencia” me parecieron tremendos.

    Quesito rosa: pues si “Una historia…” no te acabó de gustar, yo no apostaría mis fichas a esta baza. Es una historia contenida y en la que “no pasa demasiado”. Eso va por gustos, lo mejor es probar a ver que pasa, y si uno no está seguro, esperar al vídeo.

    Budokan: Ultimamente está encadenando buenas críticas, a ver cuanto le dura.

    Saludos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.