ORIGEN

Photobucket

Este verano, la cartelera ha estado marcada por una triste realidad que abate la cinematografía yanki. Ya sea por la falta de agallas de los productores, o por la falta de ideas de los guionistas (me inclino de lleno a pensar que mucho más de lo primero que de lo segundo), hemos visto como los cines se inundaban de remakes, reboots, recordatorios, renovaciones y retornos de películas, series y personajes míticos de antaño. “El equipo A”, “Karate kid”, “Predators”, “Pesadilla en Elm Street”, “Toy story 3” han sido algunas de las propuestas que han aterrizado, con mayor o menor fortuna.

Afortunadamente, siempre hay directores iluminados que tratan de ofrecer al espectador el gusto de probar nuevos sabores, que intentan sorprender y no sólo hacer caja, que persiguen el fin último de la magia del cine: entretener y dejarnos con los ojos abiertos. Uno de ellos, de los pocos que aún no tienen marcado en mi memoria ningún patinazo, es Christopher Nolan. El mismo que, ayudado por la pluma (de escribir, me refiero) de su hermano Jonathan nos avisó de que sería un nombre a tener en cuenta con “Memento”, que resucitó al caballero oscuro con “Batman begins”, que nos puso muy nerviosos con el ambiente malsano de “Insomnio”, que nos introdujo en el mundo de la prestidigitación con “El truco final” y que nos enseñó que el comic, el cine negro y las obras maestras pueden ir de la mano con “El caballero oscuro”. Este tipo, nos trae bajo el brazo una historia que lleva desarrollando un porrón de años, dándole vueltas, puliéndola y retorciéndola, un juego de espejos, una matruzca rusa con decenas de niveles, un juego de pistas y despistes. Su título es “Origen” y la papeleta que me supone hablar de ella sin destripar absolutamente nada del argumento es descomunal.

Porque la forma ideal de acercarse a ver esta película es sin saber nada de ella, con la ingenuidad de un viajero que se adentra en terreno desconocido, a ser posible, sin expectativas de ningún tipo, ni buenas ni malas (algo que sí que no voy a conseguir, dado el tono épico que seguro que irá alcanzando este post), con la mente transformada en un tapiz en blanco que espera ser inundada de dibujos, de ideas, de trampas y de teoremas.

Nolan construye una historia compleja, en un mundo imaginario donde las reglas cambian, aunque dota a sus personajes de discursos y diálogos suficientes como para explicar el camino al espectador sin dejar que se pierda completamente. Podría haber hecho el sendero mucho más difícil si hubiera querido, pero lo que intenta es sentar las bases del misterio y minar el terreno de huellas y pistas mientras va moviendo las piezas de ajedrez que él mismo se ha tallado, sin olvidar asombrarnos con unas imágenes cautivadoras y emocionantes.

Es evidente que lo más importante en esta película es la historia, esa laberíntica escalera de Escher en la que Nolan nos adentra para que intentemos buscar por nosotros mismos la salida y, en realidad, los sherpas que desfilan por la pantalla guiándonos durante la travesía, son un bien necesario pero secundario. Eso no quita para que su buen trabajo consiga sumar algunas décimas a una nota que ya se había instalado en el sobresaliente. Tanto Leonardo DiCaprio, como Ellen Page, Joseph Gordon-Levitt, Ken Watanabe, Tom Berenger, Marion Cotillard, Cillian Murphy, Michael Caine o Tom Hardy están inmensos y el enorme número de nombres conocidos que pueblan el cartel demuestra que la fama de Nolan como director infalible sube como la espuma.

Christopher sienta las leyes físicas de un nuevo mundo e introduce al espectador en él, dándole la misma información que a los protagonistas y permitiéndole jugar con las mismas reglas. Si uno está atento, quizás al recibir la información de lo que es un totem, pueda encontrar el suyo propio para no perderse. Si en el momento adecuado, se nos explica la idea del origen, debemos estar atentos por si alguien nos la quiere jugar del mismo modo. Así, la fantástica idea de la película, se convierte en una experiencia casi interactiva en donde, si queremos jugar, tendremos que estar atentos a todos los movimientos.

Es este un film para dejarse arrastrar, para debatir encarnizadamente a la salida de la sala, para volver a ver si uno quiere descubrir todas las pistas, para darle vueltas y soñar con él o, simplemente, para disfrutar sin más preocupación que la de dejarse llevar por una historia imaginativa y vistosa. Escoge la opción que más vaya contigo sin ningún tipo de presión.

Ah, por cierto. Cuenta la leyenda que si uno se queda hasta el final de los títulos de crédito, puede llegar a conseguir una de las pistas más rotundas para desentrañar el misterio. Yo no llegué a comprobarlo, así que ahí queda como duda.

7 thoughts on “ORIGEN

  1. No me jodas que hay algo despues de los creditos! Nosotros pretendimos quedarnos hasta el final de los creditos y los capullos del cine cortaron antes de terminar. A la mierda!!

    Por lo demas, a mi me dejo impresionado. A nivel visual es tremenda y a nivel de historia… me he ido enterando luego en los foros (soy asi de torpe, cuando me tienen embobado no me fijo en los pequeños detalles)

    Compra y revision en cuanto salga en dvd!!

  2. Pues ha leído Elisa que sí hay algo al final… un pequeño detalle para Nolan, un gran oooooh para la humanidad, pero nosotros no pudimos llegar a comprobarlo, así que hasta que alguien me lo confirme, seguirá ahí la duda.

    Yo también flipé muchísimo con la película, a todos los niveles (guiño guiño) y, por supuesto, también me enteré de muchísimas cosas en los foros, pues yo no había pillado ni una sola de las pistas. Debe ser que los pequeños detalles tampoco son lo mío. Ya sabemos que no podemos montar juntos una compañía de detectives privados.

    Urge un visionado en grupo en cuanto salga a la venta!!

    Saludos.

  3. Me parece bien. Me pido imitar a Jose Maria Garcia diciendo “Para la cinta” (dios mio, que recuerdos!! Ese Garcia en sus momentos estelares de denuncia poniendo declaraciones y cortandolas para apostillar el. Que mayor me hago 🙁 !! ) cuando haya algo que observar

  4. Yo me apunto a esa revisión, sobretodo para echar por tierra la conclusión con la que salió Héctor del fin de la película 😛

    (Jorge ya te la explicaré porque si no voy a echar un espoiler en el blog y me pueden matar)

  5. Jelouuuu

    Yo me he quedado hasta el final de los créditos las dos veces que la he visto, y no sale ná de ná, lo que no puedo asegurar ahora (se me entremezclan los recuerdos) es si se escucha algo en particular, como pasaba por ejemplo en “The Road”… Pero vamos, al menos yo veo que el final está muy claro, aunque no he mirado las teorías que hay por ahí en los foros y etc…

    Por lo demás, gran peli, que gran pelea la del hotel, menuda escena, esa en particular me encantó, me quedé con la boca abierta de lo bien rodada que estaba y lo imaginativo de la cuestión.

    Un saludo ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.