MIS MEJORES PELÍCULAS DEL 2013

 photo Celuloide_pic1_zpsaff8005f.jpg

Estamos casi al final de este 2013 y llega el momento de pasar revista a lo visto durante el año. Así que aquí tenéis una lista que no encontraréis en ningún sitio, porque se trata de gustos personales y no canónicos. La mirada de un friki cinéfago que no tiene más criterio que lo que le remueve por dentro en 15 películas que le han parecido indispensables. Incluso dignas de pagar por ellas.

Allá vamos. De abajo a arriba.

Ya podéis empezar a tiraros de los pelos.

15 – Expediente Warren: The conjuring

Entrando en la lista por los pelos, la mejor película de terror del año. James Wan, antes de pasarse a otros géneros más veloces, como la enésima entrega de “Too fast too furious” (aunque también ha empezado de forma bastante terrorífica) mezcla en su casa encantada un montón de ingredientes típicos del género y le sale un guiso muy muy rico. Una peli que va de menos a más, poniendo los pelos como Scorpions a cada paso.

14 – Searching for Sugar Man

¿Me estaré haciendo mayor? Incluir un documental en lo mejor del año no suele ser propio de mí. Sin embargo, la búsqueda de un cantante desaparecido por parte de un fan sudafricano está tan bien contada, tan bien construida, con tanta sensibilidad y tanto sentido del suspense, que no puede dejar de atrapar. Vale que es algo tramposilla pero Hitchcock también lo era y a nadie le preocupaba. Además, la banda sonora es un pasote.

13 – Vivir es fácil con los ojos cerrados

Trueba Jr. nos cuenta una historia bonica, con personajes repletos de bondades rodeados por un mundo bastante arisco, que intentan encontrar su sitio como pueden. Las actuaciones y la historia te arrastran por la película suavemente, como llevados en una balsa. Y uno no puede evitar salir del cine con una sonrisilla estúpida, en la mejor tradición de cine navideño. Y Javier Cámara está en su salsa como profesor buenazo fan de los Beatles.

12 – Magic, magic

Al contrario que en la anterior, de ésta se sale con un nudo en el estómago, removido por dentro, mareado y apaleado. Y eso que no hay ninguna imagen demasiado fuerte. Es el guión y, sobre todo, las interpretaciones de Michael Cera y Juno Temple, que se salen. El viaje hacia la locura de una moza que debe pasar unas vacaciones en un pueblo de Perú, rodeada de gente muy rara te va encogiendo las entrañas hasta dejarte sin respiración. Uno de los descubrimientos que nos brindó el festival de Sitges.

11 – La caza

Ensayo sobre la hipocresía, el miedo y el chismorreo. El calvario de un profesor de infantil que es acusado injustamente de propasarse con una alumna, en un pueblo en el que el cotilleo supera la velocidad del sonido te deja hecho polvo. Entre la dirección de Thomas Vinterberg y la interpretación de ese superdotado llamado Mads Mikkelsen te encierran en una espiral de mal rollo y de indignación que no se suelta hasta el final de la película.

10 – Mud

El espíritu de Mark Twain se apodera de Jeff Nichols, se casca otra tremenda película (van 3 de 3, según dicen, aunque yo solo he visto 2) y se alía con un Matthew McConaughey que va rondando el Oscar cada vez con mayor insistencia. Calor pegajoso y el tan filmado paso de la infancia a la adolescencia en las orillas del bajo Mississippi. Parece que en cualquier momento va a aparecer Huckleberry Finn por el relato.

9 – Blind detective

Una apuesta muy personal. Una buddy movie hongkonesa con dos protagonistas en estado de gracia y una historia bastante delirante, que mezcla unos cuantos géneros, como suele hacer la falta de prejuicios del cine asiático. Un superdetective ciego y una hiperactiva policía que pone la acción se meten a resolver dos o tres casos entrelazados con algunos de los momentos más cómicos del año. Johnnie Too, empezamos a adorarte.

8 – Una cuestión de tiempo

Richard Curtis empieza a ser un clásico de las navidades. El mundo intuyó su sello, sin saber quién era, con “Cuatro bodas y un funeral”. Se hizo famoso con “Love actually” y ahora, enarbola con firmeza su pendón de comedia romántica entrañable, sin complejos y escogiendo con tino los mejores secundarios de la comedia británica. Si encima le mete a la historia viajes en el tiempo, entonces tiene ganado a medio mundo.

7 – La gran familia española

Los personales guiones de Daniel Sánchez Arévalo le están llevando, poco a poco, a la fama mundial. Sabe armar historias corales llenas de personajes deliciosos, los adorna con una banda sonora espectacular y rellena todo con diálogos antológicos. En esta ocasión se sirve de la excusa de la mítica final del mundial para ahondar en una familia disfuncional en busca de la redención.

6 – Thor: El mundo oscuro

Tú y yo lo sabíamos. No podía faltar la opción superheróica y megafriki. Después de la decepción que supuso volver a ver volar a Superman, llegó el renacimiento del dios nórdico, que tampoco había nacido con muy buen pie. Se le dio importancia a los secundarios, se inundó todo con grandes dosis de acción y se intensificó la relación de amor odio entre el dios del trueno y el del engaño. Y por fin el personaje de Natalie Portman no parecía metido con calzador. Marvel agranda su leyenda.

5 – La bicicleta verde

La opción reivindicativa, contada desde la limpia mirada de una niña muy rebelde y sin perder el sentido del humor. La estúpida tenaza que ahoga a las mujeres en los países con tiranía religiosa, muchas veces propiciada por las propias mujeres, suelen golpear contra el cerebro libre y carente de prejuicios de la infancia. Parece mentira que en pleno siglo XXI sigan existiendo comportamientos tan absurdos pero incluso parece que conseguimos retroceder en vez de avanzar.

4 – Bienvenidos al fin del mundo

La última de las películas de la trilogía del Cornetto cierra con su parodia más loca. El mejor personaje para un Simon Pegg que se sale y que aparece perfectamente arropado por unos secundarios de lujo, encabezados por el indispensable Nick Frost. Edgar Wright, como siempre, coge la batuta y le lanza un guiño a Marvel dejando claro por qué puede hacerse cargo de un personaje de la casa. Pubs británicos repletos de peleas, ciencia ficción y muchísimo humor nos dejan con la tristeza de que el trío pueda no volver a repetir.

3 – 3 bodas de más

Que la mejor comedia del año sea española, es una grandísima noticia. Y debería ser una patada en el cielo del paladar a los dementores de la cultura, esos que se empeñan en destruirla para volvernos más borricos y fáciles de manejar. Tras lograr que una spoof movie española no sea sinónimo de caspa y meterse en terrenos fantásticos dentro de un instituto, Javier Ruiz Caldera se corona como un director de comedia genial. No pasan más de cinco minutos sin una nueva carcajada y pervierte el género de la comedia romántica con gags rompedores. Ah, e Inma Cuesta sorprende con una vis cómica increíble.

2 – Gravity

Para los fans de la ciencia ficción, Alfonso Cuarón lo ha petado. En una hora y media nos planta delante de los ojos una película claustrofóbica, con tan sólo dos personajes, interpretaciones impresionantes y un uso del 3D como no se había visto hasta ahora. A pesar de alguna licencia que atenta contra la lógica, la película nos sumerge en el espacio como no habíamos visto desde la obra maestra de Kubrick. Nunca antes el silencio y la inmensidad del cosmos nos había encogido hasta tal punto.

1 – La vida de Adéle

Sin ninguna duda la gran sorpresa del año. Una película de tres horas sobre una muchacha que se enamora de otra y comienza a crecer. Una actriz protagonista que es capaz de tocar todas y cada una de nuestras fibras sensibles. Una dirección atrevida y escenas de sexo tan cercanas y repletas de verdad que nos llegan a incomodar. Una historia, proveniente de un cómic, universal y en la que todos nos podemos identificar en algún momento. Una película perfecta que ha llevado los nombres de sus tres principales artífices por todo el mundo.

Algunas se quedan en el tintero, como “Amor” de Haneke, “The East” con la guapa Brit Marling o “Frozen: el reino de hielo”, la apuesta de Disney de este año pero creo que estas han sido la que mayor poso me han dejado este año.

Así que, ya sabéis, empaparos de cultura de vez en cuando. No dejéis que esos hombres de gris que tratan de manipularos para engordar sus carteras lo tengan fácil. Pensad que Internet es una herramienta maravillosa pero nada puede subsistir siendo siempre gratis. Sed ecuánimes y justos. Leed, id al cine, id al teatro, aprended, comparad, experimentad y hablad. Hablad mucho. Con todo el mundo. Con los que piensan como vosotros y con los que no lo hacen. No hay otra forma de tener un pensamiento propio y de saber cuándo nos la están intentando meter doblada.

Felices fiestas y feliz año a todo el mundo.

 photo adele_zps4cff241f.jpg

3 thoughts on “MIS MEJORES PELÍCULAS DEL 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.