MÍA SARAH

 

 

Las veladas que no se planean son las que mejor salen.

Parecía que iba a ser una noche tranquila, delante de la tele, de la play o de un libro. El 50% de los habitantes de la casa tenía una de esas típicas cenas de navidad en las que se come mucho, se bebe más y las conversaciones se debaten entre los cotilleos de oficina/clase y poner de vuelta y media al jefe/profesor de turno.

Al final, la determinación venció a la pereza. Eli y yo nos deshicimos de las zaparrastras de andar por casa, nos pusimos monos y, cual adolescentes malotes, nos fuimos hasta el centro comercial.

Comilona rica y cine, el plan perfecto. Rapidamente elegimos una película española que tenía buena pinta en los trailers que habíamos visto y de la que apenas teníamos referencias, Mía Sarah.

Lo que nos encontramos al llegar nos sorprendió mucho, y de manera muy positiva. Para empezar un puñado de actores en estado de gracia. Fernando Fernán Gómez con un papel entrañable. Manuel Lozano, al que no había vuelto a ver desde “La lengua de las mariposas”, con la voz cambiada pero la misma mirada expresiva y atenta a todo lo que le rodea. Daniel Guzmán, el novio de la pija de “Aquí no hay quien viva”, explotando sus facetas cómica y sensible de manera impecable. Verónica Sánchez, la hermana mayor de “Los Serrano”, más acertada de lo habitual y con una sonrisa y una mirada que logran traspasar la pantalla. Y Diana Palazón, de la serie “Hospital Central”, con un secundario genial, de esos por los que se pelean los actores.

La historia, posada en un ambiente mágico, entre estanterías que huelen a historias a la luz de una vela y las empedradas calles de alguna ciudad gallega, discurre entre un niño que sufre agorafobia mientras transcribe la historia que su abuelo le narra cada noche, una hermana mayor cargada de paciencia y de problemas y un tímido psicólogo con métodos muy particulares y una curiosa relación con su ex-novia. Las relaciones entre ellos dan forma a una historia entrañable, en la que por momentos se mezclan el mundo real con otro más onírico y absurdo.

Pero más importante aún que la historia, es cómo está contada. En alguna entrevista le he oído comentar a Daniel Guzmán que la película tiene un aire a Tim Burton, y quizá sea esta una definición que no le sienta del todo mal. Con una genial banda sonora que en determinados momentos suena a Danny Elfman, envolviendo siempre a la escena, y un humor por momentos surrealista que se engarza perfectamente con la parte dramática de la historia, sí se da un aire a películas como “Big Fish” de Burton, o “Amelie” por ese buen rollo que te dejan al salir del cine.

Quizá hacia el final de la película, la historia se vuelve algo confusa buscando el final adecuado, pero no importa en absoluto. El director y co-guionista Gustavo Ron, ya nos ha metido de lleno en su mundo y estamos dispuestos a perdonarle todo.

Como únicas notas negativas, dos apuntes.

Primero: el cartel de la película. Absolutamente horroroso, no tiene nada que ver con lo que vas a ver. No se quien se dedica a la promoción de las pelis españolas, pero que no haga nada más por nuestro cine, que ya tiene suficientes problemas. He decidido hacer un mini-collage para poner en la página antes de poner la horterada de cartel (lo se, que tampoco es ninguna maravilla).

Segundo: ¿por qué el proyector de un cine nuevecito, con los últimos avances, hace tanto ruido? La verdad es que muy a menudo se tiene muy poco en cuenta la comodidad del público en la sala. Menos mál que entre la música, siempre presente en la película, y la risa de Eli, que no podía parar, no quedaba mucho protagonismo para el chirrido del proyector.

 

One thought on “MÍA SARAH

  1. Un post genial! Bueno , antes de mi critica , gracias por una velada tan divertida!
    Para empezar decir que lo del cartel es cierto ….es super feo y además ahora que ya he visto la peli …nada más lejos de la realidad!. Lo del proyector es cierto eh! , aunque estaba tan concentrada en la peli y en intentar hacer el menor ruido posible al reirme ( no es que la peli sea cómica y ya esta eh!) que , lo del proyector pasó bastante desapercibido . La peli es genial , divertida , sorprendente , amena …(bueno ahora orange) , y la banda sonora de lo mejorcito . También me gustó mucho el escenario, la interpretación de todos los actores ,y la grata sensación con la que sales del cine , RECOMENDADÍSIMA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.