LOS COPPERFIELD DE LAS FINANZAS

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Estaba dando yo vueltas al lobanillo para escribir una de mis sesiones de apertura de espita, para dejar salir mi frustración por causa de la actualidad, cuando he encontrado un post de El Gran Wyoming, procedente de su gran blog “Asuntos & cuestiones” que lo expresa mucho mejor de lo que yo lo podría hacer. Así que, sin más dilación, aquí os lo dejo:

¿FUENTES DE RIQUEZA O DEPOSITOS DE RIQUEZA?

El anuncio del PP de que rebajará los impuestos ha inaugurado una etapa de crítica serena de las propuestas de los partidos. A los medios de comunicación esta medida, concretamente, no les parece electoralista; a fin de cuentas, y nunca mejor dicho, la propiedad de los medios es de unas empresas a las que les encantan estas iniciativas.

De repente, nos subimos a un guindo del que no queremos caer. La rebaja de los impuestos viene acompañada de un sinfín de promesas que incrementarán el gasto. David Copperfield, el mago de Las Vegas que hace aparecer y desaparecer cosas a su antojo, prima sobre la razón y se convierte en el único garante de la viabilidad del programa electoral. Se acepta que mejorando la gestión se harían más cosas con menos coste. Claro, mejorando la gestión. Y si yo tuviera un pene bífido estaría en la feria internacional del ganado.

¿Cómo se mejora la gestión? Privatizándola. Para los liberales en economía, está claro que todos los cerebros de la sociedad se encuentran fuera de la Administración. El fin de la privatización de los servicios supone la presencia de un nuevo agente intermediario, inteligente, cuya única intención es hacer negocio. ¿Cómo? Rebajando la calidad de la prestación, o el salario del currante. Normalmente, las empresas bien gestionadas y con criterios de productividad coherentes hacen las dos cosas. La empresas adjudicatarias, las únicas beneficiadas del proceso, se convierten en fuentes de riqueza, que es de lo que se trata, de crear riqueza donde antes no la había. Es la apoteosis de la era liberal, ver brotar un manantial de riqueza de la nada, bueno, o de nuestros bolsillos, qué más da, la belleza está en el manantial, no en el acuífero, subterráneo, ignoto y profundo.

El Gran Wyoming

7 thoughts on “LOS COPPERFIELD DE LAS FINANZAS

  1. En este tema es complicado generalizar.Es cierto que ciertos sectores como la Sanidad o la Educacion no tendrian mucho sentido privatizados,en el contexto del Estado del Bienestar en el que vivimos.Económicamente no es muy rentable operar a un anciano de 90 años,hacer miles de mamografias preventivas,las campañas de vacunación o construir universidades en casi todas las provincias españolas(aunque luego esten casi vacias).La cuestion es que la eficiencia economica rara vez conincide con la eficiencia social.

    Sin embargo,si que hay ventajas en la privatizacion de empresas que fueron monopolios del Estado.Iberia o Campsa por ejemplo fueron claros casos de una gestion publica deficiente,un funcionariado acomodado y una inneficiencia flagrante.¿Que pasaría si se privatiza Renfe?Seguramente funcionaria mejor,pero ciertos tramos dejarian de tener comunicacion(por no ser rentable).La entrada de nuevas empresas ferroviarias en un mercado libre haría que se alcanzara el equilibrio entre oferta y demanda(que no necesariamente es el mejor para la sociedad).

    Una solucion intermedia,que ya adoptan en muchos paises de Europa es la empresa publica pero sin el enorme cuerpo de funcionarios que tenemos en España.Generalmente el empleado publico tiene un puesto “para toda la vida”,se acomoda y es ineficiente.Se puede ser empresa publica y despedir al que no funciona,pagar sueldos equivalente al sector privado y competir de tu a tu en materia laboral.

    saludos

  2. Coño! El Gran W., no me extraña que la juventud en este pais sea anatemizada.
    Es que leeis y escuchais cada personaje !
    Asi os va a ir.
    ¿Para que scuchais a alguien, que a lo mejor os hace pensar, por vosotros mismos?.
    Hay por ahi salvadores de almas, dineros y demás, que simplemente, dandole todo lo que teneis, incluido el voto, os daran todo. Lo unico que teneis que hacer, es obedecer, no contrairar.
    ¿No os habias dado cuenta?.

  3. bueno , estoy más o menos de acuerdo con las opiniones , pero , eso de “el truco de 1º de manipulación del PP ….hay algo más tópico ?
    Hay que valorar también las propuestas del gobierno actual que también promete dinero (por ejemplo para los alquileres 210euros ) y tampoco explica de donde va a salir o en que se va a reducir el gasto , digo yo , no? Pero bueno …cada uno tiene su opinión . Yo económicamete hablando creo modestamente que propuestas de los dos bandos son electoralistas y muchas de ellas inviables , o , viables a costa de cosas de las que los ciudadanos no nos enteramos como recortes en otro tipo de inversiones sociales.
    También he de decir que …a todos se nos ve el plumero ..todos tenemos tendéncias y en el artículo se reflejan , igual que en mi comentario, cada uno con sus argumentos.

  4. Bueno, yo lo decía porque es lo típico que lo de “vamos a bajar los impuestos” es algo que ya huele. Es cierto que lo del PSOE viene a ser lo mismo, pero su estrategia de engaño es diferente a lo visto anteriormente, ¡no bajan los impuestos si no que nos regalan el dinero directamente!. Lo del PP es tópico y lo del PSOE patético.

  5. Creo que ya deberíamos estar curados de espanto y saber que todo esto no son mas que palabras. Porque si algo tienen nuestros politicos (y me temo que, en general, todos) es mala memoria y muy poca vergüenza. Cuando se les pregunta por antiguas propuestas siempre salen por otro sitio o le echan la culpa al empedrado (es decir, al gobierno anterior). Supongo que lo mejor será verlos como mercaderes tratando de verder su producto y no hacerles demasiado caso.
    Y en cuanto al tema de la privatizaciones-monopolios, no lo veo claro. Quizás con ello se solucionen algunas cosas, pero todos sabemos que hay ciertos sectores (aerolineas, operadoras telefónicas…) en los que se pactan los precios, con lo que el tema de la eliminación del monopolio queda bastante en entredicho. Con lo cual, sea de una manera o de otra, los prejudicados somos siempre los mismos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.