LOS 39 ESCALONES

Photobucket

Esta vez cambio de registro para hablar, no de una película, aunque también fue una película, pero en este caso pasada a obra de teatro, pero con cambio de registro, o sea, que si antes era un thriller ahora se convierte en comedia, con aires de thriller aún así y con menos actores, pero muchos personajes… me estoy liando. Vayamos al principio.

Ha llegado a  nuestro país la adaptación teatral de “Los 39 escalones”, una novela de aventuras y espionaje de John Buchan que es más conocida por haber sido trasladada a la pantalla grande por Alfred Hitchcock, en su etapa británica, cuando se hallaba a punto de dar el salto a las colinas de Hollywood.

La obra original es una historia repleta de todos los atributos que le gustaban al gran “Hitch”: un protagonista de la calle envuelto en una trama que le viene grande, un montón de espías y organizaciones persiguiendo al pobre individuo y el clásico “Macguffin”, palabro que se inventó el director para hacer referencia al objeto u objetivo que desencadena la trama sin llegar jamás a concretarse de una forma clara. La típica excusa alrededor de la que gira la historia, tipo “he descubierto la fusión fría y tengo los planos en ese maletín negro misterioso”.

Un tal Patrick Barlow se ha encargado de trasladar el argumento de la peli de Hitchcock al género teatral, convirtiendo las aventuras del protagonista en una sucesión de gags y situaciones hilarantes, con una gran variedad de personajes interpretados tan sólo por cuatro actores. La cosa parece que no le ha ido mal, pues en Inglaterra ha conseguido el premio Lawrence Olivier y en los Usamérica un par de premios Tony.

A Madrid ha llegado con el reclamo de dos caras muy conocidas del mundo del cine y la televisión. Patricia Conde y Gabino Diego son el 50% del equipo que da vida a la colección de personalidades que desfilan por el escenario y Jorge de Juan y, el gran descubrimiento de la noche, el desternillante Juan Manuel Cifuentes, les acompañan en una de las obras más divertidas a las que he asistido.

Richard Hannay conoce a una atractiva agente británica que le habla acerca de un peligroso complot que pondrá en jaque la seguridad de Gran Bretaña. Cuando al día siguiente la encuentra muerta en su apartamento y descubre que es el principal sospechoso del asesinato, emprenderá una huida en la que tratará de desentrañar el misterio de los 39 escalones para limpiar su nombre.

A partir de este punto se desata la locura. Hannay se encuentra de repente esposado a una bella mujer con la que tendrá que compartir su aventura y se topará con cientos de personajes, interpretados casi todos por Gabino Diego y Juan Manuel Cifuentes en un prodigio camaleónico inagotable. Viajeros con una extraña verborrea, granjeros desconfiados, matones con poco cerebro, ancianos propietarios de un hostal, malos malísimos… incluso accidentes geográficos cambiantes se despliegan delante de nuestros ojos provocando que sea muy complicado no soltar la carcajada a cada momento.

El gusto por el surrealismo propio de Tricicle, mezclado con descacharrantes guiños hacia el cine del maestro y un libreto absolutamente redondo convierte a “Los 39 escalones” en un continuo disfrute y me mantuvo anclado en la butaca esperando con los ojos como platos y una perenne sonrisa en la cara al siguiente gag en un “crescendo” que parece no acabar nunca.

Si esta obra llega a vuestra ciudad, no dudéis ni un momento. La risa es una de las drogas más relajantes y beneficiosas que existen y pocas veces asistiréis a una dosis tan alta como en esta brillante parodia.

9 thoughts on “LOS 39 ESCALONES

  1. ¡¡Buenas Heitor!!

    Ya es hora de que el musical deje un huequecito al resto de géneros… Aunque sé que no se debe prejuzgar, eso de que salga Patricia Conde no me seduce mucho, pero quizás debería darle una oportunidad…

    Me ha encantado que en tu blog incorpores también artículos sobre teatro que, en mi opinión, gana “por goleada” al cine…

    Un abrazo…

  2. No puedo opinar sobre la crítica porque no la he leído. Es una de la obras que tenemos pendiente (no pinta mal la cartelera de teatro estos días) y prefiero saber poquito o nada. Eso sí, el último parrafo anima a ir cuanto antes!!!

  3. Balel: ya te avisaré, que seguro que me entero yo antes que tú.

    Tony: bueno, para mí no gana por goleada. Hay obras maestras en ambos géneros y truños también en ambos géneros, así que sólo hay que saber elegir.

    jferreiroc: desde luego, no os la podéis perder, es increíble.

    Saludos.

  4. Budokan: pues creo que ya anda por algún sitio de américa latina, pero tampoco me preguntes cual…

    Zyphius: ayyy, cuanto prejucio. No es Audrey Hepburn pero está muy graciosa la chica.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.