LAYLA

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Después de unos días muy atareado con el proyecto, el cual ha dado un salto cualitativo importante (espero que haya tomado carrerilla) volvemos a la acción con un nuevo suplemento del mundo de la guitarra. Como hay gente que se yo que lee el primer párrafo para ver de que va la cosa y pasa del resto (muy comprensiblemente, que suelo ser un pesado) voy a decir rápido que esta vez el clip va dedicado a Marti ya que esta canción siempre me recordará a ella y a momentos geniales que vivimos el año pasado en Madrid. Al final “Layla” se convirtió en una especie de grito de guerra e inevitablemente continuará siendo así desde entonces en adelante. Así que, Marti, la próxima vez que veas al profesor de Derecho Tributario, le espetas a la cara: “Layyyylaaaaaaaaaaaaaaaaa”, y punto.

El genio creador de esta increíble canción es quizá uno de los guitarristas más famosos del mundo. Un superviviente del mundo del rock and roll y del blues, con discos antológicos, con momentos apoteósicos y descensos a los infiernos jalonando su carrera que han incrementado su leyenda. Es el creador de “Tears in heaven” o “Wonderful tonight” o de increíbles versiones de “Cocaine” o “I shot the sheriff”. Estamos hablando del inimitable “Slowhand”, Eric Clapton.

Clapton nació en Londres en 1945 y empezó a abrirse camino en el mundo de la música londinense en el momento en que dejó los estudios de Bellas Artes para incorporarse a la banda de Rythm & Blues “The roosters” en 1963. Siete años más tarde, cuando comienza su carrera en solitario con un disco homónimo ya era reconocido como uno de los mejores guitarristas del mundo tras su paso por grupos míticos como “The Yardbirs” (cuyo representante acuñó el apodo “Slowhand” en irónica referencia a su velocidad con la guitarra), “John Mayall’s bluesbreakers”, “Cream”, “Blind faith” y “Derek and the Dominoes”.

Sin embargo después de este punto aparece uno de esos puntos negros de lo que hablaba antes, ya que su adicción a la heroína le mantiene apartado de la música durante dos años llegando incluso a vender parte de sus guitarras para conseguir sus dosis. Cuando se encontraba al borde de la muerte surgieron varios músicos en apoyo de Clapton, en especial Pete Towsend, lider de “The who”, que organizó para él el mítico concierto “Eric Clapton at the rainbow”. Al fin, vence su lucha contra la droga y reaparece con un cambio de sonido y un disco mítico que demostraría que aún tenía mucho que contar en el mundo de la guitarra: “461 Ocean Boulevard” (el cual estoy escuchando mientras escribo este artículo).

En 1991 una nueva desgracia, su hijo de cuatro años fallece a raíz de una caída. Sacando fuerzas de flaqueza compone una de las canciones más emotivas y bellas que han salido de las cuerdas de una guitarra, “Tears in heaven”. Evidentemente fue un éxito desmesurado. Un año más tarde graba su disco “Unplugged”, una verdadera obra de arte y su álbum más vendido, donde destacaban tanto la canción que acabo de mencionar como una preciosa versión acústica de la que da nombre al post.

Desde entonces hasta ahora nuevos discos, nuevas colaboraciones y nuevas giras siguen engrandeciendo la fama y el talento de este Dios de la guitarra, como proclamaba un famoso graffiti aparecido en las calles de Londres en los años 60: “Eric Clapton is God”.

P.D. Si nos fijamos en el vídeo vemos a un tipo en segundo plano tocando también la guitarra. ¿Lo reconocemos? ¡Pero si es otra vez nuestro amigo Mark Knopffler! Este tío está en todos lados.

alt : http://www.youtube.com/v/ZFvCaKpKcsM

13 thoughts on “LAYLA

  1. Yo soy de esas que se lo lee todo , aunque como bién dices a veces…buf! . También soy de esas “incultas musicales ” que está aprendiendo un poquitito con las lecciones que nos dais tu y “Nothing’s gonna change my world” .
    La canción la he escuchado infinidad de veces pero no sabía ni de quién era siquiera …
    Me ha encantado !

  2. Y Elton John también anda por ahí.
    Sí señor, una vez más enhorabuena por tu exquisito gusto. Lo de Slowhand se nota cuando lo ves tocar y dices: “no parece que le cueste mucho tocar eso, ¡si parece que está pensando en otras cosas!, voy a probar yo”. Pero cuando te pones te das cuenta de que no hay manera de acercarse a lo que toca él sin sudar la gota gorda y acabar haciéndote un nudo en los dedos.

  3. Eli: me alegro de contribuir a tu culturilla musical, aunque esta era de las imprescindibles!!

    Otro de Sanci: Las tuyas son más fáciles de leer y sobre todo, y lo mas importante, bastante más divertidas. Así que ni punto de comparación…

    Saludos.

  4. Heitor, gracias de nuevo por darme tannnntos datos sobre este GRAN artísta de la música… No pensaba que lo había pasado tan mal este hombre y es que la fama es lo malo que tiene: hay que saber llevarla para no acabar mal… Muy bonita la elección de la canción…

    Saludos.

  5. Tony: me alegro de que te haya gustado el tema. Es cierto que hay que tener cuidado con la fama, a cualquiera se nos puede inflar tanto el ego que llegue a explotar llevando consigo la cordura.

    Angus: gracias por visitar mi blog!! Dos increibles guitarristas que junto con señores como Mark Knopffler o Mike Oldfield demuestra que las islas están plagaditas de grandes músicos.

    Saludos

  6. q mal m parece! yo siempre leo todo lo q escribes, pero a partir d ahora, por estas difamaciones, dejare d ser una fiel lectora d tu blog.

    la verdad es q hoy m pillas en un dia un poco raro, solo tengo ganas d llorar, y leer esa mini dedicatoria ha conseguido q finalm no aguantase. laaaaaaaaaylaaaaa!

  7. Jeje, lo de la gente que no lee todo no iba por ti, pero era pa que todo el mundo se enterase de que esta canción es nuestra!!

    Tú, nada de llorar y a disfrutar lo que puedas, que ya te falta poquito. En breve te veo en Madrid.
    Un beso enorme.

  8. Con lo “ocupado” que he estado ayudando al profesor Cornucopia a desarrollar su blog entre otros compromisos he llegado tarde a comentar el hasta ahora último capítulo de tu saga guitarrera, mas vale tarde que nunca.
    Estaba seguro de que el señor Clapton tendría un hueco en tu blog, es uno de mis músicos favoritos y uno de los que mas ha cambiado de look (ver sus pntas en Cream). Layla me parece una cancionaza, incluso la parte final del piano que cambia completamente la canción.
    Espero que sigas deleitándonos con mas capítulos sobre grandes de las seis cuerdas.
    Un saludo!!.

  9. Bueno, la espera ha valido la pena porque el blog os ha quedado genial al profe y a tí.
    Clapton no podía faltar (y no sería raro que repitiera), sobre todo con esta genial canción de la que todo el mundo conoce el riff.
    En breve aparecerá un nuevo capítulo de la saga, a ver que tal!!
    Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.