LADRONES

Photobucket

Como si fuera una de las víctimas de la historia de carteristas que nos muestra “Ladrones”, siento como si sus creadores me hubieran robado algo. O por lo menos como si no me hubiesen dado todo lo que se me prometía.

A priori, todo hacía presagiar un gran film. Dos de los mejores actores jóvenes del panorama español, Juan José Ballesta y María Valverde, de esa clase de intérpretes que no se hacen, sino que nacen con las cualidades del que sabe transmitir historias sin necesidad de métodos ni clases de dramatización y de los pocos que no han salido del mundo de la televisión (dicho esto sin el ánimo de que suene de forma peyorativa) y un tema, el de los timadores, carteristas o gamberros empáticos, que conectan con el público de forma natural.

De golpe y porrazo, a todos se nos vienen a la cabeza títulos como “El golpe” o “Nueve reinas”, de los que se sale del cine deseando aprender a birlarle la billetera a un rico con un elegante y calculado encontronazo o estafar al mafioso más cruel de la ciudad con un brillante cambio de naipes en el momento oportuno.

Sin embargo, los derroteros que toma la película de Jaime Marqués son bien diferentes. No es el arte del timador lo que preocupa al director, sino la relación de un chaval con mala suerte y buen pulso de carterista con una aburrida adolescente de familia acomodada y mucho tiempo libre, y sin embargo, aunque también hubiera sido loable el camino, tampoco éste se explota demasiado.

En realidad, cuando acaba la película, uno se queda la sensación de que no le han contado gran cosa, tan sólo ideas sueltas, deshilachadas, algunas buenas y otras peores pero sin una trama central a la que apegarse.

La búsqueda del protagonista de una madre perdida, tratada a trozos, sin dar la ocasión al espectador de identificarse con el supuesto dolor de Ballesta y resuelta de una forma rápida y vacua; la relación del chaval con su nuevo jefe y las dificultades de sobrellevar su primer trabajo tras su salida del centro de acogida, que también se solventa de forma apresurada; las escenas de práctica en el oficio de carterista, abordadas sin fuerza, sin que nos apetezca probar a desvalijar al maniquí sin que lleguen a sonar los cascabeles y, por último, la relación imposible de dos seres que viven en dos mundos diferentes, que se sienten atraídos aún a sabiendas que todo acabará mal, que no pueden evitar buscarse, una para sentir la adrenalina de lo prohibido y el otro, para acariciar con la punta de los dedos la vida que nunca tendrá.

Demasiados puntos a tratar sin conseguir ahondar en ninguno de ellos y cerrándolos sin ningún tipo de emoción, encaminando la película hacia un final forzado, que trata de convertir al personaje de Ballesta en un anti-heroe sin fortuna y que no hace más que esbozar una desdibujada caricatura mil veces vista.

Al menos, sirva esta película para ensalzar las virtudes de la pareja protagonista, a la espera de papeles que consigan exprimir sus enormes cualidades, si es que no se cansan de esperar por el camino.

 

Leer critica Ladrones en Muchocine.net

2 thoughts on “LADRONES

  1. Esto, compa Heitor, es lo que, en la jerga, se llamaría un film fallido, vaya… Y bien que lo siento, porque, como ya te consta, yo soy de los (pocos, me temo) fervientes seguidores del cine español (aunque ésta, en concreto, aún no la ví…), y por la pareja protagonista, en particular, a la que sigo desde sus respectivos debuts, siento una especial admiración (y, en el caso de María Valverde, probablemente, hasta alguna cosilla más…). Una pena, vaya…

    Un fuerte abrazo (y qué alegría verte retornado a las lides bogueras).

  2. Gracias, amigo Manuel, a ver si sigo disponiendo de tiempo para sacar algún post que otro de vez en cuando.
    Yo no me considero especial fan del cine español, ni de ningún otro país. Quizá soy más de géneros que de países, así que nunca le hago ascos a una producción nacional si el tema me atrae. En lo que sí coincidimos es en el gusto por estos dos actores, que desde “El bola” y “La flaqueza del Bolchevique” respectivamente, han hecho que busque sus nombres entre la cartelera.
    Lástima que al final la película no dé lo que promete… aunque para gustos hay colores!!

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.