LA REINA SIGUE EN PLENA FORMA…

Photobucket

Aunque con matices, debería decir.

El sábado estuvimos en el conciertazo que Queen dio en Madrid con su nueva formación, es decir, Brian May y Roger Taylor, guitarra y batería de la formación original y Paul Rodgers, vocalista de Free y Bad Company y un gran compositor e instrumentista. Todos sabemos que no es lo mismo sin Freddie, alma del grupo, voz inconmensurable y showman a ambos lados del telón, pero aún sin él el espectáculo estuvo a la altura.

El grupo tiró de clásicos gran parte del espectáculo y fue lo que más se agradeció. Queen tiene un sonido tan reconocible, tan propio, que aún con la falta de las cuerdas vocales de Mr. Mercury las canciones siguen poniendo los pelos como escarpias. Pocos grupos en el mundo pueden presumir de admirar desde el escenario como, al inicio de una de sus canciones, todo el público asistente reacciona automáticamente, como si fueran actores de un musical, convirtiendo el aforo en una enorme coreografía. Observar a la gente a tu alrededor desgañitándose con el estribillo de “We will rock you” o “Radio Ga-ga” mientras mueven sus manos en el aire de forma exacta es toda una experiencia.

Brian y Roger tuvieron sus momentos para el lucimiento. El primero, en su clásica batalla consigo mismo en las improvisaciones que hace sobre el tema “Brighton rock”, utilizando ecos para ofrecer construcciones melódicas complejas en las que se desenvuelve de forma fluida. Roger Taylor, por su parte, demostró que sigue aporreando la batería como si tuviera veinte años menos. Memorable el momento en el que, ayudado por el bajista, empieza a golpear las cuerdas del bajo con las baquetas para conseguir sacar la melodía base de “Another one bites the dust” y “Under pressure”.

Los momentos para Paul Rodgers fueron algo más ignorados por el público, con más ganas de un revival de la reina que de escuchar temas nuevos o clásicos de los anteriores grupos del cantante. Es un buen músico y lo demostró cantando un tema mientras tocaba la guitarra acústica, sin más ayuda en el escenario, o ayudándose del piano, pero la masa aguardaba pacientemente al siguiente arranque monárquico.

El momento emotivo de la noche lo firmó Brian May, en un mano a mano con el aforo asistente, tirando bastante de melancolía. En un castellano bastante aceptable, preguntó a la gente si quería cantar una canción por Freddie. Evidentemente, la respuesta fue un estallido afirmativo. Cuando empezaron a salir las primeras notas de “Love of my life” el pabellón casi se viene abajo. El guitarrista tan sólo tuvo que dedicarse a las seis cuerdas mientras la canción era coreada por cada garganta asistente.

Tras la presentación de varios temas nuevos del disco – que por cierto, está más cercano al estilo de Rodgers que de Queen, salvo alguna excepción – el grupo se dispuso a rematar con otra tanda de clásicos. Era lo que todo el mundo esperaba. “Bohemian rhapsody” quebraba la voz en algunos mientras las fotografías de Freddie Mercury inundaban la pantalla y “We will rock you” y “We are the champions” cerraban de forma pletórica el concierto, como vienen haciendo las últimas décadas.

Es probable que nunca vuelvan a sacar un disco tan memorable como los editados mientras Mercury vivía, pero también es cierto que tienen un público totalmente entregado a sus figuras. Ya sea con Paul Rodgers o con un triunfito, Queen seguirá llenando pabellones mientras sigan decidiendo ofrecer su rock al mundo.

God save the Queen.

8 thoughts on “LA REINA SIGUE EN PLENA FORMA…

  1. Yo quiero reivindicar el aporte del retirado John Deacon a la banda. Tiene la maldición del bajista, ese tipo de la guitarra rara que siempre pasa desapercibido porque casi no se le oye. Pero ese tipo compuso las míticas “I want to break free”, “You’re my best friend” y “Another one bites the dust” en la que el bajo es bastante protagonista.
    ¡Que a veces también hay que recordar a los vivos!.

  2. Otro de Sanci: pues tienes mucha razón. John Deacon era el más joven de la banda y también el más tranquilo. Llevaba las cuentas del grupo y parecía que fortalecía la unidad de los cuatro miembros con su personalidad tranquila y sosegada. Suyas son las canciones más poperas y es el único que ha tenido el valor de dar un claro “no” a una época que considera ya pasada.
    Quizá Queen funcionó durante tantos años gracias a la mezcla de cuatro personalidades que enriquecían el grupo, no hay que olvidarse de ninguna.

    Un saludo.

  3. Pues menos mal que os gustó porque después de haber leido la crónica del concierto en el Pais del domingo temía que hubieseis salido muy decepcionados. Supongo que las cosas no se ven igual cuando tienes que escribir sobre ello que cuando solo te dedicas a disfrutarlo

  4. Sí, yo también lo leí. Supongo que es la diferencia entre ir sabiendo lo que vas a ver, sus posibles limitaciones y en calidad de fan, que como crítico sesudo. De hecho la abogada quería mandar una carta al país diciendo que si el tipo tenía la regla o algo.
    En fin, para gustos hay colores. A nosotros, nos rechifló.

    Saludos.

  5. Supongo, compa Heitor, que, sin haber estado en el concierto, no debería opinar. Y no lo haré en lo que respecta al concierto en sí. Si tú, que estuviste allí, dices que fue una gozada, no seré yo quien lo cuestione; lo disfrutaste, y eso es lo realmente importante. Pero sí que tengo mi opinión sobre el hecho de que Queen (o sus “restos vivientes”) se eche a la carretera y organice una gira acogiéndose a esa etiqueta, cuando el elemento más importante de la misma (sin negarle su peso a los demás) era el ausente, o sea, Freddie Mercury. A mí eso, con todos mis respetos, me parece una tomadura de pelo. ¿Que May y Taylor, después de no comerse un colín en solitario, quieren exprimir la “ubre colectiva”? Fenomenal, pero con honestidad, sin manipular referencias ni etiquetas -si, además, y por lo que cuentas, encima explotan necrófila e inmisericordemente la memoria del finado, apaga y vámonos-.

    En fin, compa, es mi opinión. Asumo que diferirá muchísimo de la tuya, pero es la que tengo. Por lo demás, insisto, me alegro un montón de que lo disfrutaras a tope: ése es el objetivo básico de un buen concierto de rock, cómo no…

    Un abrazo.

  6. Manuel: la verdad es que tu opinión es bastante razonable. Hay muchos aspectos del grupo con los que no estoy de acuerdo y caigo en una dualidad del corazón contra el cerebro.
    Cuando sacaron el “Greatest hits III” me pareció una auténtica tomadura de pelo. Retazos del homenaje a Freddie, remixes inverosímiles… poco después sacaron otro recopilatorio, el “Queen rocks”. Exprimían la gallina de los huevos de oro sin ni siquiera mojarse el culo.
    Ahora por lo menos se han juntado de nuevo. Nueva formación, nuevo disco y un estilo a medio camino entre los mundos de la reina y Paul Rodgers.
    Evidentemente, el mantener el nombre del grupo es por la pasta. Ahora, ¿si no lo tuvieran podrían dar un concierto basado en los éxitos del grupo? Probablemente no lo harían. Entonces, ¿yo iría a verlo? Pues habiendo escuchado y comprado el nuevo disco, con la valoración bastante medianilla que le doy, probablemente no. Yo iba a escuchar los éxitos de toda la vida y eso fue lo que ofrecieron durante más de medio concierto.
    La vena sensiblera y algo macabra de explotar la imagen de Freddie también es algo rastrera, pero lo cierto es que esos momentos emocionaron. Quiero creer que sienten el homenaje y no es sólo “fame and fortune” lo que los guía.
    Así que, como ves, estoy bastante de acuerdo contigo en tus planteamientos pero mi vena fan me vuelve lo suficientemente irracional como para disfrutar del concierto. Bipolar que es uno.
    Un saludo compa.

  7. El bajista, John Deacon, como ya he dicho, no participa en la gira ni en el nuevo disco. Simplemente les dio su consentimiento de seguir utilizando el nombre del grupo sin él y se mantiene al margen de su nueva etapa. Estaba muy unido a Freddie Mercury, al que consideraba un poco como un mentor y no quiso participar más en en un par de ocasiones tras su muerte.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.