LA JOVEN JANE AUSTEN

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Hacía ya un tiempo que no pasaba, pero vuelvo a poder realizar la crítica de un preestreno gracias a las promociones de la FNAC. Madrugando un poquito ciertos sábados, tenemos la oportunidad de ver alguna película antes de que lleguen al público masivo (de gratis, además). Este jueves ha tocado un drama de época alrededor de una biografía de semi-ficción (toma categoría que me acabo de sacar de la manga) de una de las escritoras más conocidas en la lengua de Shakespeare. Estamos hablando de “La joven Jane Austen”.

Esta escritora fue famosa por sus novelas, donde mezclaba grandes hazañas amorosas junto con una fina crítica a la situación de la mujer en la época en que vivió, finales del siglo XVIII y principios del XIX. En contrapartida, fue una mujer que nunca llegó a casarse y a la que nunca se le conoció ningún idilio. Esa era la creencia general hasta que el biógrafo Jon Spence revolucionó a los fans de la escritora, publicando una nueva retrospectiva de su vida en la que afirmaba que Jane Austen había mantenido un idilio con un joven irlandés llamado Tom Lefroy.

Pues precisamente esta parte de su vida es la que trata la película. Jane Austen trata de elegir su propio destino a pesar de los convencionalismos de aquella época, del tan temido “que dirán” y de los prejuicios de su familia. Tom Lefroy será un joven de ciudad que le sacará de quicio y le atraerá a partes iguales, enseñándole ciertos aspectos de la vida que hasta entonces le eran desconocidos.

Hay veces en los que uno no está seguro de si es la película que está viendo la que no logra engancharle o son las circunstancias del momento. El caso es que el metraje se me hizo desesperantemente largo, sin llegar a importarme demasiado en ningún instante las vicisitudes de la escritora. ¿Quiere esto decir que la película no logra atrapar o que las horas y el cansancio acumulado de la semana podían más que el interés cinematográfico? Pues a saber.

De todas formas tanto la ambientación en plena campiña del siglo XIX como las actuaciones de un buen número de los intérpretes británicos más laudeados, son excelentes. Quizá la única que me pareció no estar a la altura de lo que le rodea, aunque sin llegar a desentonar del todo, es la protagonista: la joven Anne Hathaway. Una americana de periplo por las tierras de la reina, intentando quitarse su estigma de adolescente mona, sumando a su paso por la genial “Brokeback mountain”, la película que titula el post. Durante todo el metraje me dio la impresión de que, sin hacerlo mal, no llegaba a transmitirme demasiado.

Sin embargo ha sido todo un descubrimiento el actor que encarga al supuesto amor de Jane Austen, el escocés James McAvoy, que pudimos ver interpretando a un fauno en “Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario” o como coprotagonista de “El último rey de escocia”, que no he tenido la oportunidad de ver. En este caso compone el personaje de Tom Lefroy con un buen número de matices, desde el gamberro simpático de la primera parte de la película hasta el joven enamorado y sufridor de la última.

El resto del elenco lo componen, como ya hemos dicho, grandes actores como Maggie Smith (“Harry Potter”, “Un cadáver a los postres”), James Cromwell (“The Queen”, “Babe, el cerdito valiente”, “Un cadáver a los postres”) o Julie Walters (“Harry Potter”, “Billy Elliot”), que son siempre un valor seguro para cualquier película.

En resumen, una película bien facturada y bien interpretada que, por alguna razón no demasiado definida, no consiguió engancharme demasiado. Misterios de la mente humana.

3 thoughts on “LA JOVEN JANE AUSTEN

  1. Hum, una película sobre Jane Austen… Yo es que ni gratis, me temo… Y habría que ver cuánto me tendrían que pagar.
    Y siguiendo con mi línea de sacar parecidos… En ese cartel parece Audrey Taoutu o como se escriba.

  2. Yo creo que la pelicula es demasiado autocomplaciente, como si en ningún momento su intención fuese otra que resultar simpática, agradable y… punto. Creo que esa falta de ambición es su mayor lastre y hace cada vez te vaya importando menos que les sucederá a los personajes. Y en cuanto a los actores, pienso que están correctos pero muy alejados de lo que gente de su valía puede ofrecer(quizás los personajes no den para más). Aunque, como dices, creo que tampoco hay que desdeñar el hecho de que la semana estuviese a punto de acabar y que al día siguiente tocaban diana a las 6 o 7 de la mañana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.