LA ANTENA

Photobucket

De vez en cuando está bien salirse de la norma. Es genial ver a superhéroes con trajes brillantes repartiendo estopa, ratones parlantes cocinando exquisiteces a los humanos, comedias románticas donde sabemos de antemano que el amor triunfará a pesar de todos los giros del guión o fantasmas de niños en casas abandonadas que asustan a reinas del grito con más masa corporal en los pechos que en el cerebro. El cine palomitero, de consumo fácil o de géneros que pisan sobre terreno conocido me encanta y no necesito ponerme las gafas de pasta y el flequillo de quien escucha a los Franz Ferdinand para salir convencido de una sala de cine. Pero, como decía al principio, de vez en cuando está bien salirse de la norma.

Más difícil es que quien saque los pies del tiesto sea el exhibidor de turno, o el productor con ganas de comprarse un nuevo traje de Adolfo Domínguez. Estoy seguro de que existen muchos directores con ganas de innovar, con ideas originales en la cabeza y con ganas de demostrar que son capaces de elevar el lenguaje cinematográfico un escalón por encima de la media, pero no todos tendrán tanta suerte como el argentino Esteban Sapir.

Sapir, con su alma de creador por bandera (porque no creo que pretenda hacerse rico con esta película, más bien se exponía a todo lo contrario) escribe y dirige una fábula sobre la incomunicación, una crítica hacia la televisión y los medios de comunicación y una reivindicación de la palabra, paradójicamente con una película casi muda, rodada en blanco y negro y con sentidos homenajes a joyas como “Viaje a la luna”, “Metrópolis” o “El hombre elefante”.

Como el alumno friki y empollón de la clase, Esteban Sapir se luce en una realización avejentada, retro y muy imaginativa. Como si aunara el genio caótico de Terry Gilliam, con la crítica afilada de George Orwell y los medios técnicos de la época de Charles Chaplin, realiza un ejercicio cinematográfico en el que a veces la forma se merienda sin compasión al fondo, pero que consigue no decaer en ningún momento.

Todo comienza como un cuento para niños. En una ciudad remota, los habitantes han sido privados de sus voces, aunque aún consiguen comunicarse por medio de las palabras. Un tipo sin escrúpulos quiere dominar la ciudad arrebatando esta última forma de comunicación a su población y para ello secuestra a la única persona que posee voz, una misteriosa mujer sin rostro, para que sea la pieza clave de una máquina diabólica. La única esperanza de rebelión, se centra en encontrar una antigua antena olvidada y llevar hasta allí al hijo de la mujer sin rostro, un niño sin ojos que ha heredado la capacidad de construir fonemas.

Con esta surrealista historia no podíamos esperar una puesta en escena menos dantesca. Una ciudad artificial y estancada en un eterno invierno, un perseguidor deformado y escondido tras una máscara, hombres anuncio con forma de globo que se pierden en la ventisca, un ser atrapado en una bola de cristal que intenta dominar a los hombres… una amalgama de ideas e imágenes cinéfilas con sabor a vino gran reserva que conforman una fábula atípica en nuestras pantallas.

Quien vaya a verla, puede salir más o menos cautivado por esta rareza del cine actual, pero al menos, habrá visto algo distinto. Como me han dicho siempre desde pequeño: pruébalo y si te gusta, está bueno.

Leer critica La antena en Muchocine.net

9 thoughts on “LA ANTENA

  1. Hola Heitor,con va la vida?
    No se si es la primera vez que hago un comentario en tu blog.Creo que sí.A mí lo de los Superheroes y ese mundillo no me cautivan demasiado,pero es oir la palabra “raro”y ya me parece interesante,aunque despues resulte ser una “ful”.Suelo leer algunas de tus criticas,pero no me animo a escribir porque no me parece adecuado opinar de lo que no sé.En este caso,tampoco sé de lo que hablo,pero si puedo iré a ver esta peli sólo porque es una rareza dentro de la cartelera y me llama la atención que te haya gustado.
    No creo que la gente se trague peliculas,libros,musica…poco comerciales solo por hacerse los GÜAYS,sinó porque de vez en cuando apetece escuchar,ver,leer,la opinión de los que no son considerados triunfadores.Eso creo.En la variedad está el gusto.
    Me despido con un abrazo.Fernando.
    P.D.Me encanta tu blog.

  2. Yo estoy sorprendida de que te haya gustado.. ¿Cuatro estrellas? ¿Y aguantaste despierto? Aunque lo que más me “pone” es tu frase final: “Como me han dicho siempre desde pequeño: pruébalo y si te gusta, está bueno.” Me gusta que sigas en tu linea de buscar el sustituto a l “Guenoooo”.

    😛

  3. A mi me fascina ver lo valiente que es la gente arriesgándose con proyectos así. Sapir me ha demostrado que la creatividad no tiene límites y que se pude innovar sin necesidad de super-efectos especiales ni grandes complicaciones.

    Vamos, que además de estar muy bien, ser original y los mensajes que pueda dar, hace reflexionar. Y eso sí que es díficil de conseguir.

    Saludos!

  4. Fernando: que gran sorpresa verte por aquí. No pasa nada por que no comentes habitualmente, con saber que me lees de vez en cuando es más que suficiente.
    Créeme cuando te digo que sí hay gente que ve este tipo de películas y reniega de las comerciales por adoptar una postura más “cool”. Se reconocen cuando utilizan muchas palabras esdrújulas para explicar lo que han visto. Afortunadamente son los menos.
    A ver si tienes suerte y la estrenan por ahí, aunque no confiaría yo mucho en que llegara a muchas salas.

    Ana: jeje, esto demuestra que las que dormí en el festival tenían que ser malas de solemnidad.

    Leo: uala, has leído el post hasta el final? Ahora el que se sorprende soy yo de que no te hayas dormido, jeje.
    Tienes razón en que no abundan las películas de este estilo. Hay que aprovechar las pocas oportunidades que nos da la cartelera para verlas.

    Balel: a tradición oral non ten copyright, jeje.

    Saludos a todos.

  5. Tienes razón Hector.Aquí en “provincias”es muy dificil encontrar cosas fuera de lo que dicta el mercado.Pero hay un pequeño cine con tres salas como el salón de mi casa que pone películas cuanto menos “raras”.Por ejemplo:”La chica cortada en dos”,”El último viaje del juez Feng”y”La duquesa de Langeias”.No he visto ninguna ni pienso ir a verlas….pero ahí están.Si conoces alguna y me la recomiendas…me lo pienso.Saludos.Fer.

  6. Pues de las que has comentado, es probable que vaya a ver “Una chica cortada en dos” de Chabrol, así que ya te contaré que tal ha estado. A priori parece una buena opción… veremos a ver.

    Saludos.

  7. A mí me gustó mucho esta película, esa buena combinacion de efectos. La utilización de los carteles, la fotografía, la descripción de personajes.. Cine con mayúsculas, diferente a lo que se hace ahora mismo y con muchas referencias, sobre todo al expresionismo alemán de principios del siglo XX y al cine mudo en general.
    Buena reseña, y buen blog; te visitaré a menudo, espero. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.