INCENDIES

Photobucket

¿Cuánto conocemos a las personas que nos rodean? Depende, me diréis, clavando vuestro lápiz en mi pupila marrón. A nuestros compañeros de trabajo casi nada, a nuestros amigos algo más, por eso de hablar entre cerveza y cerveza, a nuestras parejas más aún, si es que hablamos con ellas más que con nuestros amigos, a nuestros padres aún más, por algo llevamos toda nuestra vida cerca de ellos y aún más a nuestros hijos, ya que llevamos toda su vida poniéndoles un ojo encima.

Aunque, ¿de verdad conocemos como creemos a los que más creemos que conocemos? Nuestras parejas nos sorprenden en los momentos más insospechados con actuaciones de las que no les creíamos capaces, nuestros hijos toman caminos que pensábamos que ni siquiera sabían que existían y nuestros padres disponen de un amplio pasado del que sólo hemos vislumbrado postales escogidas. Una mirada perdida y soñadora puede esconder detrás un cesto de vivencias guardadas con llave, para disfrute o vergüenza de uno mismo, fotografías y decisiones que jamás saldrán a la luz.

“Incendies” comienza como un camino hacia la comprensión de ciertas miradas perdidas, de un carácter amargo jamás entendido, de la personalidad de una madre soltera por parte de sus dos hijos gemelos. A la muerte de la cabeza de familia, sus dos hijos, Jeanne y Simon, se encuentran escuchando un atípico testamento de boca del notario que ha dado trabajo a su madre los últimos 15 años. Tendrán que viajar hasta Oriente Medio para entregarle una carta a un padre que creían muerto y a un hermano del cual desconocían su existencia. Una última extravagancia de una figura maternal atípica que provoca dos reacciones opuestas. La de Simon, el hermano, que se aparta, hastiado de los comportamientos erráticos de su madre y la de Jeanne, la hermana, que inicia ese camino de conocimiento en busca de sus orígenes.

Por medio de saltos entre la época actual, en donde Jeanne va recorriendo pistas que le llevarán a saber quién era en realidad su madre y una época pasada en la que la madre trataba de sobrevivir en un territorio devastado por las guerras entre religiones, Denis Villeneuve, el director y escritor del guión a cuatro manos, basado en una obra literaria, nos retrata con infinita crudeza, las consecuencias de los idearios extremistas. La barbarie y el sinsentido de las guerras entre cristianos y musulmanes que azotan la franja de Gaza, a traves de la mirada de una mujer luchadora, quebrada y mutilada emocionalmente.

La idea está bien, el viaje iniciático hacia una realidad desconocida de los hermanos atrae y el marco bélico y sádico en el que se sitúa pone de relieve una problemática que vemos todos los días en los periódicos, pero la excesiva duración de la cinta se me hizo cuesta arriba. Dos horas y diez minutos de recorrido pausado, quemando capítulos que constituyen las baldosas de ese sendero de descubrimiento, hacia un final que remarca el absurdo de la estupidez humana y con alguna escena tramposilla, como un trilero escondiendo la bolita hasta el momento de sorprender al apostante.

Una peli que ha conseguido premios y nominaciones por todo el mundo y que no ha llegado a atraparme del todo. Quizá no tenía yo el día o quizá mi cinefilia se gripa en terrenos tan sosegados. Quién sabe.

One thought on “INCENDIES

  1. Yo sigo sin ver la lentitud ni el sosiego en la peli, pero como no te puedo hacer cambiar de opinión… <- (no son puntos suspensivos, en un talón de aquiles tumbado)

    PD:¿Cómo se hacen comentarios en arial black, rojo tamaño 72?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.