HALLOWEEN II

Photobucket

Parecía que nunca iba a llegar este momento, pero toca por fin la última peli de la VII muestra de cine fantástico SyFy. Oigo vítores y hurras (y algún otro “por fin, que pesao”). Lo sé, he sido pesadito y ha llevado mucho tiempo la retrospectiva, pero nunca me he caracterizado por liquidar los deberes de forma rápida y marcial.

El caso es que al fin llegó el domingo noche. La mente se encontraba saturada de géneros y propuestas y aún así nos dispusimos a afrontar la supuesta traca final del festival. La segunda parte de la revisitación de la leyenda de Michael Myers y sus sangrientas noches de Halloween a cargo del ex-cantante Rob Zombie. ¿Que la supuesta joya de la corona era la segunda parte de un remake con más secuelas que el rostro de Mickey Rourke? Sijosí, así está el panorama del terror internacional.

John Carpenter, revolucionó el cine de terror allá por 1978. A un artesano como él, poco le importaba que su siguiente proyecto fuera un encargo del productor Irwin Yablans con dos premisas: una peli de terror situada en la noche de Halloween y que se iba a titular “The babysitter murders”. Ni que escribiera el guión en ocho días, ni que rodara la película entera en veinte, ni que el presupuesto fuera ínfimo. Carpenter se sacó de la manga una serie de ideas que funcionaron a la perfección y un tratamiento de la cámara que encandiló al público y a la crítica.

El asesino, esta vez, era un tipo sin emoción, sin método, sin motivaciones ni ansias de venganza e indestructible. Un matarife que se tapa el rostro con una máscara de facciones inexpresivas, que se mueve de forma lenta e inexorable y cuya siguiente víctima podrías ser tú mismo. El Mal personificado. Una película que cimentaría las bases del “slasher” y que sería copiada millones de veces intentando repetir la fórmula mágica.

Viéndola hoy, sin situarse en el contexto, con la mente de los adolescentes repleta de imágenes mucho más impactantes, la película puede parecer blandita, no en vano han pasado 32 años, por lo que la tentación para resucitar el mito a lo grande, dando por acabadas las tropecientas secuelas que sufrió la serie, era demasiado grande para los productores. Así que Rob Zombie tuvo la oportunidad de ofrecer a las nuevas generaciones una nueva visión con “Halloween: el origen”, que ni he visto ni creo que lo haga.

Pero llegó el festival y me dio la oportunidad de observar qué había hecho el ex-miembro de “White Zombie” con la franquicia… y el resultado difícilmente pudo ser peor.

Flashbacks absurdos tratando de otorgar humanidad al personaje de Michael Myers y cargándose así una de las grandes bazas de la película original, una retahíla de asesinatos sin la menor emoción ni suspense, unos personajes/víctimas gritones que estás deseando que caigan defenestrados cuanto antes y un argumento soso y aburrido para un supuesto hit planeado para reventar taquillas. 100 minutos que se me pasaron como dos horas y media entre una ensordecedora banda sonora guitarrera.

Dicen que Rob Zombie hizo un buen trabajo con “La casa de los 1000 cadáveres” y “Los renegados del diablo”, pero no sé si se me han quitado un poco las ganas de comprobarlo… al menos hasta que se me pase el mal sabor de boca que me ha dejado este prescindible remake. De hecho, lo que me apetece es volver a saborear el tratamiento del suspense de Carpenter en la noche de Halloween original y olvidar totalmente que he visto esta fotocopia hipervitaminada y ruidosa.

¿Habéis visto cómo soy capaz de rellenar un porrón de párrafos dedicando tan solo uno a la película que nos ocupa? Debería hacérmelo mirar.

One thought on “HALLOWEEN II

  1. A mí la atmósfera me pareció bastante lograda, aunque no resultan muy creíbles muchos detalles, como que nadie se diera cuenta del reguero de muertos que iba dejando Myers de camino al pueblo… No me resultó pesada, pero si no la hubiese visto me habría quedado igual.

    Saludoss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.