HAIRSPRAY

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El Domingo, tras dejar las piernas en remojo para que se repusieran de la caminata de la “Noche en Blanco” del día anterior, nos fuimos a ver una de las películas más alegres y luminosas que he visto últimamente. Uno de esos musicales que sacan de quicio a muchos espectadores, donde la gente se pone de acuerdo por la calle para comenzar a bailar, todo el mundo se sabe los pasos y cada cinco minutos alguien se arranca con un nuevo tema. Si eres uno de ellos detén tu lectura en este punto y busca alguna otra cosa para leer, pero si por el contrario eres de los que siguen el ritmo con los pies cuando se sienta a ver este género, esta es tu película.

“Hairspray” ha sufrido una curiosa evolución desde su primera aparición en la pantalla allá por 1988 hasta esta nueva película que aparece en las carteleras. La primera versión vino de la mano de John Waters, un director rarito que retrata en sus películas a personajes marginales a menudo en situaciones surrealistas y bastante bestias. Buena prueba de ello es la película con la que se dio a conocer, “Pink flamingos”, que contiene la famosa escena en la que su musa, Divine, un travesti de más de cien kilos de peso, se zampa excrementos de perro sin ninguna clase de efectos especiales. Una película de la que cuentan que es casi imposible ver sin bajar la vista de vez en cuando para contener alguna que otra náusea (no seré yo quien lo compruebe).

Como decía, en 1988, Waters filma su película más suave hasta la fecha, un musical que hablaba sobre las discriminaciones raciales y sobre la estúpida importancia del físico en la sociedad, en clave bastante gamberra, o sea, en su estilo. En esta película, Divine interpretaba el papel de la madre de la protagonista, una adolescente bastante rellenita cuyo mayor sueño era poder bailar en el programa de Corny Collins, un show donde aparecían los adolescentes más “cool” del universo (o por lo menos de Baltimore, ciudad donde Waters ambienta todas sus pelis).

Catorce años más tarde, “Hairspray” sufrió la primera transformación al ser llevada a los escenarios de Broadway, esta vez con canciones propias gracias a Marc Shaiman, quien compuso la música y Scott Wittman que se hizo cargo de las letras. La obra conservaba buena parte del aire cáustico y soez que caracterizaba a la película de John Waters, así como el hecho de que el personaje de Edna Turnblad, la madre de la protagonista, seguía siendo interpretado por un hombre. En la gala de los premios Tony del 2003 se llevó 8 estatuillas, siendo el musical más visto en la temporada.

Ahora llega una versión de dicha obra de teatro con un nuevo lavado de cara, conservando las canciones compuestas por Shaiman y Wittman y con un aire mucho más inocente y colorido, de la mano de Adam Sankman, un conocido coreógrafo de Hollywood, director también de “Se montó la gorda” o “Un canguro superduro” (no es que sea un currículo impresionante, ¿verdad?).

A pesar de lo que haya perpetrado este hombre anteriormente, la película funciona perfectamente, aunque por momentos parezca que estamos viendo una obra de teatro filmada. Sin embargo esto es lo de menos. Los actores están perfectos cada uno en su papel, salvo quizás el que venimos comentando a lo largo del post, el de la madre de la protagonista, que en este caso está encarnado por un John Travolta enfundado bajo capas y capas de maquillaje. La gracia estaba en volver a ver menear el esqueleto a quien fue Danny Zuko en “Grease” o Tony Manero en “Fiebre del Sábado noche”, pero le queda una interpretación demasiado exagerada y con unos bailes a un nivel muy por debajo de la tónica general.

Sin embargo el resto del plantel es impresionante. Christopher Walken en otra de sus histriónicas actuaciones demostrando que le encanta bailar y no lo hace nada mal. Michelle Pfeiffer en un papel de zorrona sin sentimientos que borda y volviendo a cantar de nuevo desde su papel en “Los fabulosos Baker Boys”. James Mardsen como el hortera y simpático Corny Collins, en un rol paródico buenísimo, muy alejado de su personaje de Cíclope en “X-men”. Queen Latifah haciendo, como casi siempre, de Queen Latifah y como casi siempre, bordándolo. A ellos hay que sumar los jovencísimos Zack Efron, ídolo de quinceañeras desde su papel en “High school musical”, Amanda Bynes, una actriz de televisión conocida en Usamérica por tener su propio show y la debutante Nikki Blonsky, que borda el papel de la alegre y oronda protagonista.

Toda la película está pensada para ser disfrutada mientras se sigue el ritmo de la música con una sonrisa que se mantendrá hasta mucho después de haber salido de la sala del cine. Es imposible no salir tarareando alguna de las melodías que componen la banda sonora, deseando ponerse a bailar entre los coches del aparcamiento. Una gran oportunidad, en definitiva, para ver el lado amable de la vida.

14 thoughts on “HAIRSPRAY

  1. Pues básicamente de acuerdo contigo en la apreciación de la película. Si no fuera por mi talento para tropezarme incluso conmigo mismo, hubiera salido bailando al más puro estilo Corny Collins. por cierto, qué gran papel hace, desde la sombra, James Marsden, iluminando de carisma-Profident su imaginario programa: él son los sesenta. Creo que Travolta está muy esforzado, quizás pasado de vueltas (refajo incluido), pero tiene que ser imposible moverse más de lo que él lo hace con ese peso encima. Grande Michelle la Belle, que ¡por fin! toma riesgos de nuevo en su carrera, haciendo de zorrón desorejado y enseñando cacha (y qué cacha) a sus casi cincuenta. El argumento y la estructura del film, por otro lado, me recuerdan a una película de Disney cualquiera, con ese canto-a-lo-diferente-pero-qué-buena-es-tu-familia que se intercala entre tema y tema. El momento pancarta chirría, la verdad, a pesar del esfuerzo de la Reina Latifah. Película, pues, bienintencionada, luminosa, que consigue hacer disfrutar a base de ingenuidad no vergonzante. Que ya es mucho.

  2. Pues no he leído el artículo porque pienso ver la película dentro de poco… Me gustan los musicales y me hace mucha gracia ver a Travolta con esa indumentaria…

    Ya te contaré cuando la vea….

    Un abrazo.

  3. Marcbranches: coincidimos pues en las valoraciones. Cierto que el momento pancarta se sale un poco de la tónica general, pero es facilmente perdonable por el buenrollismo del resto de escenas. Habrá que apuntarse a clases de baile para poder salir con aire triunfante de pelis como esta.

    Tony: pues espero con ganas tu opinión.

    Saludos.

  4. Pues a mi me rechifló! Salí con el ritmo en el cuerpo, más enamorada de James Marsden y con un complejo de asaltacunas enorme al descubrir que el guapo de Efron tan sólo tiene 20 añitos… pero qué chico!
    Pero vamos, que la peli es de lo más divertida, que me puso una sonrisa de oreja a oreja que tardó en disiparse. Ahora ya sé cuál será mi peli para los momentos de bajón. En cuanto salga en DVD allá que me la compro!
    I’m the Ladies choice!!

  5. Oxe deronme saúdos para ti.
    Quen mos deu estivo contigo na granxa Yuca.
    Dixome que tiña un conxunto novo e que ia gravar un “disco”.
    Supoño que polos datos xa sabes que é. Por si e o caso, chámase Vicente.
    Unha aperta.

  6. Magú: el Efron este se me parecía un poco a John Stamos, aquel tío perfecto de la serie “Padres forzosos” que tan majo era con Michelle (que más tarde se convirtieron en las hiperazucaradas gemelas Olsen). No serán parientes?? Se te están acumulando los sex simbol… (conmigo a la cabeza, claro).

    Xabres: hombreeee, Vicen!! Espero que le vaya genial y que pueda poner algún día un vídeo suyo en mi blog diciendo que es disco de oro.

    Saludos.

  7. Yo soy de los del primer párrafo. Considero más realista que un tío suelte rayos de las manos a que 50 personas improvisen una canción con coreografía. Hago una excepción con Grease, porque me parto con Travolta y sus movimientos, aparte de las chorradas que hace junto a los notas de sus colegas o las escenas en las que intenta hacer deporte.
    Hairspray no descarto verla, mientras se aleje del estilo de su primer director y nadie coma nocilla marca Scooby-Doo.

  8. Me gusta como has comparado este film con el antecesor de Waters para arrojar una muestra de diferencia de estilos entre ambos directores. Por otro lado tengo muchas ganas de verla por lo que describes y porque la gente que la ha ido a ver salió muy satisfecha de la sala. Saludos!

  9. Otro de Sanci: pues no se yo… si no te gustan los musicales y las pelis blanditas tipo disney tampoco son tu fuerte, igual me esperaría al vídeo. Pero quien sabe, igual te sorprendes a ti mismo…

    Budokan: Desde luego esta peli y la de Waters (sin haber visto la primera) parecen de dos cortes distintos. Estoy seguro que la antecesora también tiene su encanto pero ésta tiene a su favor una banda sonora que es media película.

    Reparito: lo de Travolta que no te eche para atrás, pues no sale tanto, pero lo de los musicales ya es otra historia. Ya me contarás si la has visto.

    Saludos.

  10. Bueno, pues una vez más ha acertado en las predicciones. La pelicula me ha gustado aunque sin emocionarme. Se que lo que voy a decir es un poco incongruente pero me gustaría que los musicales fuesen un poco menos “musicales”. O al menos que no enlacen canción tras canción (creo que lo hacen al menos un par de veces). Eso si, creo que cumple a la perfección lo que busca y es transmitir mucha alegria e ilusión.

    En cuanto a los actores, coinicido en que casi todos están muy bien aunque mi debilidad es, sin duda, Cristopher Walken. El pero es evidentemente John Travolta. Me parece muy bien que utilicen a un hombre para el papel de mujer, aunque no lo veo necesario. Y menos cuando el propio Travolta es capaz de transmitirme que es una mujer. Quizas no sea solo culpa de él y tambien influya el dobaje (la de Travolta es mucho más suave y dulce que la de su doblador) pero no me lo acabo de creer. Ni a él ni a su maquillaje

  11. Good morning Baltimore!!! así comienza esta maravillosa película que se ha convertido en una de mis favoritas al igual que le ha ocurrido a Magú.. Decir que me encantó es poco, por que estuve toda la película con una sonrisa de oreja a oreja disfrutando de cada baile, comentario, subida de ceja de uno de los potras, desmayos de la falsa Hannah Montana, caras de malvada de Michelle y esperando el número final que me dejó entusiasmada!!
    Espero que podamos encontrar la primera peli para comprarar un poquillo y que hagan el musical en España. Ainssss, quiero verla otra vez!!!

  12. Pues ya he visto la película y la verdad es que me esperaba más… Me encantan los musicales y creo que el acierto de la película está, como era de esperar, en la banda sonora y en lo simpática que está… Pero esperaba algo más de “chicha” en la historia, en el argumento… A mí sí que me gustó Travolta en su papel de “maruja” y en general le doy un aprobado a la película, pero hay otros musicales que me han gustado muuucho más…

    Un abrazo.

  13. jferreiroc: hombre, los musicales sin ese rollo ya serían otra cosa. A mi me encanta que de repente todo el mundo se vuelva loco y empiece a bailar por las calles.

    Celi: Si es que ya sabía yo que te iba a encantar…

    Tony: Vaya, pues todo lo contrario que yo entonces, que me gustó la peli pero pasé un poco de Travolta. Así me gusta, disparidad de criterios.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.