GATTACA

Photobucket

“No existe un gen para el espíritu humano”.

Esta era la frase de promoción de una pequeña película de 1998 que sorprendió gratamente a crítica y público. El guionista y director Andrew Niccol (guionista de “El show de Truman” y director de “Simone” o “El señor de la guerra”) se sacó de la manga una poderosa historia que reflexionaba sobre la ingeniería genética y el poder de la voluntad sobre las facultades innatas.

En un futuro no demasiado lejano, la ingeniería genética ha evolucionado hasta tal punto que los padres pueden elegir los rasgos físicos de sus hijos, evitar las enfermedades genéticas y hasta influir en sus rasgos psicológicos como la capacidad para la música o las ciencias o la ausencia de un carácter violento o con tendencias depresivas. Eso sí, como en una buena sociedad capitalista, sólo los padres con cierta capacidad económica podrán contratar estos servicios.

Esto desemboca en un mundo elitista, donde una entrevista de trabajo puede consistir en una simple prueba de ADN. Si tienes la capacidad genética, entonces puedes ser uno de los elegidos. Si no, quizás aún valgas para limpiar los retretes de alguna multinacional importante.

Vincent Freeman (Ethan Hawke) es un chaval que ha nacido por el método tradicional, sin ser elegido por el criterio de ningún genetista. Es un chaval listo, decidido y con un sueño, poder llegar a tripular un vuelo espacial hacia algún rincón desconocido del universo, pero tiene una pequeña tara: la posibilidad de que una enfermedad coronaria siegue su existencia antes de los 35 años es del 99%, algo que ninguna empresa espacial aceptaría.

La única manera de lograr su objetivo, es hacerse pasar por alguien con un ADN superior y este alguien será Jerome Morrow (Jude Law), un tipo con todas las aptitudes del mundo pero con la desgracia de haber quedado paralítico después de destrozarse la columna en un accidente.

Gracias a este escenario, Niccol pone sobre el tapete un ramillete de cuestiones muy interesantes sobre la batalla entre las aptitudes innatas y el esfuerzo personal a través de las relaciones del protagonista con el resto de personajes. ¿Quién llega más lejos, el que puede o el que quiere?

Estos personajes secundarios que rodean a Vincent son enseñanzas, preguntas y retos que lo guiarán a través de su evolución. El hermano genéticamente superior, la compañera de trabajo acomplejada por una afección cardiaca, el personaje de Jude Law, pesimista y desencantado con la vida, el director de Gattaca (la empresa espacial), paciente y racional, el jefe de limpiadores que ha aceptado su destino… todos forman un grupo de preguntas e inquietudes a las que el guión trata de dar respuesta a lo largo de la película.

Pero no sólo es guión lo que brilla en esta película. El director construye un futuro sin estridencias, más retro que futurista, con pequeños detalles que nos dan la impresión de haber viajado en el tiempo sin dejar del todo nuestra época, con cuidadas construcciones que recuerdan el tema que estamos tratando, como la escalera en espiral de la casa de Jerome que sugiere la forma en la que se dispone el ADN. Cada detalle visual está cuidado al milímetro: el incinerador que elimina los restos genéticos del “antiguo” Vincent, que cada mañana intenta hacer desaparecer, la máquina que comprueba la identidad de los trabajadores a la entrada de Gattaca, los pequeños aspiradores de la policía, los coches con sonido a motor eléctrico…

Por si esto fuera poco, los actores están brillantes. Ethan Hawke muestra una evolución del personaje impecable, Jude Law, en su primer papel en Usamérica, se muestra como un caprichoso niño rico, Uma Thurman está espectacular y Alan Arkin firma un viejo detective a la vieja usanza.

En definitiva, “Gattaca” es una película atemporal, que casi no envejece con el paso de los años y que deja con el poso de la reflexión tras verla. Quizá por este empeño de no dejar demasiado resueltos los interrogantes que se nos plantean, fue quitado del montaje final un precioso epílogo que nos mostraba grandes personalidades de la historia de la humanidad que podrían no haber nacido nunca si se hubiese utilizado una criba genética, como Einstein que sufría de dislexia, Ray Charles con deficiencias en el glaucoma o Emilie Dickinson con tendencias depresivas. Quizá no hay que apresurarse a la hora de jugar con la naturaleza.

Leer critica gattaca en Muchocine.net

6 thoughts on “GATTACA

  1. La primera vez que vi este filme me quede más que alucinado, me asombró. “Gattaca” es una de esas pocas películas que se te quedan grabadas, que te marcan inexorablemente.

    Toda la película es una crítica y a la vez una advertencia, a la par que nos dice que querer es poder.

    Sin duda es un filme de culto.

    Saludos.

  2. Ei oh,! esa critica está moi ben argallada, lease ben escrita, e supoño que traballada, tanto que teño que ver a pelicula.
    ¿pagante algo, por engaiolar o persoal?.
    Un abrazo.

  3. Por fin una peli que he visto!!!!(ya me sentía fatal por no poder comentarte en ningún post)

    La vi al poco de estrenarla en el cine y simplemente me encantó ya que me dejó ese sabor de boca que nos regalan las pelis que hablan de un futuro no tan lejano y de lo más coherente.
    En cuanto a los personajes, Jude Law me pareció el mejor de todos (pero Ethan siempre ha sido uno de mis actores favoritos, incluiso en “El club de los poetas muertos” que estaba requetegordo..pero su personaje era tan genial!!y el es tan…ainss!!), aunque el resto están geniales también. Y lo que más me gustó de todo fue la original idea de llamar “hoover” a los detectives.
    Vamos, que nos ha podido elegir peli mejor que esta para hacer la crítica.

    Un besín,

    yo, yo misma y Celia.

    (“Celita”)

  4. Vale, esta vez me toca hacer de tocapelotas. No porque la peli no me gustase sino porque tampoco me removió tanto por dentro como al resto. Prometo una revisión para reafirmarme o subsanar el error

    Ah, por cierto. De la misma época, Jude Law también estaba muy bien en aquella cosa tan rara que hizo Clint Eastwood titulado “Medianoche en el jardín del bien y del mal”. Parece que en los últimos años se ha echado un poquito a perder, no?

  5. Neovallense: corregida la duplicidad de tus comentarios.
    Pues a mí me sucedió lo mismo que a ti, que se me quedó grabada la película desde que la vi, de estreno, hace tantos años. Vista hoy en día, me sigue pareciendo muy vigente el debate que plantea y visualmente no ha perdido nada y eso es muy difícil de lograr.

    Carqueixeiro: ¿seguro que non a viches xa? E a min que me da que sí…

    Celi: pues sí, tanto Jude Law como Ethan Hawke están inmensos, sin olvidarse del gran Alan Arkin (el abuelete de “Pequeña Miss Sunshine”) que está enorme en el papel del detective.
    Ya intentaré poner más pelis que hayas visto, que es un lujo tener tus comentarios por aquí.

    jferreiroc: pues ya me contarás, si la vuelves a ver, a ver si ha cambiado tu opinión con el paso del tiempo o sigue sin parecerte gran cosa. Aunque, aunque el debate no te plantee grandes incógnitas, ¿tampoco te pareció entretenida?

    Saludos a todos.

  6. Ah si, eso sí! A lo que me refería es que sí me gustó, pero que no la había llevado tan allá como el resto. Quizás es que me da miedo penssar que las cosas puedan llegar a tal extremo en un fututo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.