GARRICK

Photobucket

Hemos esperado hasta las últimas semanas en la que la nueva obra de Tricicle estaba en cartel, pero al final, nos hemos decidido a acercarnos al teatro Gran Vía para admirar la tremenda imaginación de este trío catalán.

Recuerdo que descubrí a Tricicle en la televisión. Fue hace un porrón de años cuando, por La 2, pusieron unas cuantas de sus obras. Creo recordar que fue “Terrific” la primera que vi y recuerdo encadenar carcajada tras carcajada con las andanzas de sus personajes a través de su particular casa del terror.

Photobucket

Por el escenario empezaban a circular tipos de toda índole. El gracioso, el asustadizo, el sensato, una pareja madura, un par de adolescentes rebeldes y unos monstruos descacharrantes conformaban una de las obras más graciosas que recuerdo en un teatro.

No pasó mucho tiempo hasta que me puse a buscar el resto de sus actuaciones. “Exit”, “Slastic”, “Entretrés”… todas hacían gala de ese humor visual e inteligente que había descubierto en la primera. Tricicle pasaba a formar parte de mi sentido del humor de una manera natural.

Por fin, hace dos años, tuve la oportunidad de verlos en directo. Presentaban en la capital “Sit, o los increíbles hombres silla”. Si en la pantalla de televisión las risas eran constantes, verlos en directo suponía no poder parar. El público inundaba de carcajadas larguísimas el teatro y había veces que costaba contener los espasmos para atender al siguiente gag.

Photobucket

Cuando me enteré de que este año presentaban una nueva función, no dudé que acabaría volviéndolos a ver. El sábado, finalmente, fue el día elegido.

Con un decorado de lo más minimalista, Tricicle desgrana un descacharrante tratado sobre la risa, basándose en David Garrick, un escritor, actor y humorista del siglo XVIII que se hizo famoso por su teoría de tratar los males del ser humano mediante la risa.

Con esta excusa, el trío se luce en un buen número de sketches, en los cuales dan rienda suelta a su comicidad, histrionismo e imaginación.

Photobucket

Dos médicos en un ascensor estropeado, tres hombres embarazados, un mirón aguándole el día a un pintor, un cuento infantil inundado de efectos sonoros, un fakir con pocas ganas de pasar dolor, un enfermo muy imaginativo o una historia gráfica encima del escenario quedarán para siempre en mi memoria como un ejemplo de provocar la risa de una manera única.

A todo aquel que aún desconozca a estos tres genios quitapenas: Paco Mir, Carles Sans y Joan Gracia, les recomiendo una buena sesión de risoterapia con su nueva obra y, como no, a descubrir el resto de su hilarante currículo.

10 thoughts on “GARRICK

  1. dios! que envidia …. que risas que me he hechado con tricicle gracias a ti. Ahora me ha entrado mono, creo que voy a necisitar una dosis de llutube.
    Un abrazo!

  2. Jorge: Con tantos Jorges en mi agenda no estoy seguro de quién eres, pero si te has reído gracias a mí tienes que ser un tipo con sentido del humor!!

    Saludos.

  3. Coinicido plenamente contigo. Un espectáculo ágil, imaginativo y, sobre todo, muy divertido. Hora y media de risas de esas que hacen que termines con la mandibula cansada, pero que alegran el espiritú. Después de ver a Les Luthiers y a Tricicle, creo que solo me faltan ya Faemino y Cansado.
    PD: Yo soy el Jorge que estuvo en el teatro el sabado 🙂

  4. Felicidades, compa Heitor, por haber tenido la oportunidad de disfrutar con el humor de estos tres “figuras”. Tuve ocasión de verlos en Córdoba hace muchísimos años (con Terrific, si mal no recuerdo), y disfruté una enormidad con su humor tan personalísimo e ingenioso. Eso sí, más me impresionó aún eso que hicieron al finalizar la función (y que supongo debe ser una costumbre que aún sigan conservando), de ponerse los tres en la puerta de teatro e ir saludando, uno por uno, y sin la más mínima excepción, a ¡¡¡todos y cada uno!!! de los espectadores que habíamos asistido a la misma. Tremendo. Y entrañable.

    Un abrazo.

  5. jferreiroc: A mí es que Faemino y Cansado me gustan menos… pero aún estoy pendiente para ver a Quequé haciendo monólogo, que es de los pocos que me faltan de mis preferidos.

    Manuel: Pues sí, siguen con la sana costumbre de salir a saludar a todo el mundo a las puertas del teatro. Pero yo que soy un vergonzoso para esas cosas me fui sin hacer ruido.

    Saludos.

  6. Eres un suertudo, y encima no invitáis… Jo … ¡Ya os vale!
    Cuando yo sea famoso, y tenga mi propio teatro…… Bueeeo.. a lo mejor, si os invito.
    Está claro que son unos fenómenos.
    Un abrazo.

  7. Primi, sabes si vienen por compostela, yo quiero..jo, que envidia. A tu a colega Manuel decirle que si tiene oportunidad que vaya a ver a QueQué, yo lo vi en Ourense el año pasado y no pare de reir desde que empezó, y para más gustazo, porque es un cañón, se quiso sacar una foto conmigo, jejej, no yo con él, jejejejj…es lo que tiene tener una pandilla de amigas colgadas que se colaron en el camerino, y a mi me debió ver normal del todo..o anormal por no ir no se…pero el caso es que la foto esta ahí,jejej.
    Yo no te escribo comentarios porque sabes que de cine no ando bien, analfabetismo completo en ese tema, me gusta una peli o no, nada más…pero te leo a ver si aprendo algo.
    Besotes INGENIERO
    Nane Nane

  8. Primilla!! Que gusto verte por aquí. Ya sabes que no necesitas escribir, con saber que te paseas de vez en cuando por el blog es más que suficiente.
    Pues no sé yo si irán por Santiago, pero intentaré estar atento a las fechas gallegas para informaros, porque merece mucho la pena.
    Ya te contaré si finalmente voy a ver a Quequé, aunque dudo que se haga una foto conmigo, jeje.

    Un beso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.