ESTRENOS 31/08/2018

El final.

Totototón, totototón.

Del verano.

Totototón, totototón.

Llegó.

Bueno, ya conocéis la canción y supongo que estaréis empezando a sufrir los síndromes post-vacacionales, los reencuentros con la rutina y demás traumas pre-otoñales.

Yo por mi parte, como he disfrutado de unas vacaciones chiquititas, pues ni siquiera llego a eso. Así que puedo seguir disfrutando del placer de organizar las siguientes excursiones cinéfagas con tranquilidad.

Dejémonos deslumbrar por los nuevos estrenos.

EN LAS ESTRELLAS

No tuve la oportunidad aún de ver la opera prima de un rara avis en nuestro cine como Zoe Berriatúa, un tipo que comenzó actuando cuando era un adolescente y desapareció durante muchísimo tiempo para volver con proyectos que exudan frescura y originalidad en su faceta como guionista y director.

Esta segunda película parece uno de esos proyectos imposibles de llevar al cine en un país tan cuadriculado y miedoso en cuestión de cultura como es el nuestro. Algo que quizá podrían haberle dejado hacer a Terry Gilliam con esfuerzo para ver después cómo un tornado de tiburones gigantes le destruía el plató, o algo así.

El enorme Luis Callejo da vida a un ex-director de cine arruinado, deprimido y alcohólico que sigue inventando historias para contarle a su hijo de nueve años. Juntos sueñan con el momento en el que puedan llevarlas al cine aunque el mundo que les rodea comienza  plantearse el papel como padre del protagonista.

“Cinema paradiso” se encuentra con el cine de Michel Gondry y Terry Gilliam para construir un relato de amor al cine.

Para la imaginación viviente:

MAMÁ Y PAPÁ

Nicolas Cage desatado, berreando, aullando y sin ninguna contención actoral por parte del director. A priori puede parecer una tortura pero el caso es que esta película de terror y humor negro se destapa como una enorme propuesta del género.

La trama no puede ser más surrealista: una extraña epidemia provoca que los padres entren en un estado de furia imparable y quieran dar matarile a sus retoños. Simple, directa, al grano.

A partir de aquí, festival de carreras, gritos y desmembramientos que conforman una crítica social a la familia tradicional americana envuelta en las maneras del cine de zombies. Es decir, una locura ideada por un kamikaze del cine como Brian Taylor, capaz de construir una película tan divertida como “Crank: veneno en la sangre” o un bodrio monumental como “Ghost Rider: espíritu de venganza”.

Para el fin de la estirpe:

LA NOVIA DEL DESIERTO

Los amores entre caracteres opuestos que se adentran en un viaje de autodescubrimiento a lo largo de una road movie es un tema recurrente en el cine, sobre todo cuando los protagonistas se encuentran en la adolescencia.

Cuando dichos personajes son maduros y alejados de estereotipos de belleza, cuando la carretera circula a través del desierto argentino, cuando ella es una ama de casa que jamás ha viajado y él es un vendedor que jamás se ha asentado en ningún sitio, cuando el tono tiene más de intimista, de costumbrista y de sencillez, entonces estamos hablando de algo diferente y mucho más interesante.

Parece que viene de recorrer un montón de festivales recibiendo muchas nominaciones y menos premios, pero con una crítica entusiasmada ante la bonita historia que plantean sus directores, Paulina García y Claudio Rissi.

Para las ruedas gastadas:

KINGS

Quizá sea uno de esos casos en los que el tráiler está tan bien ideado que supere a la obra completa y consiga llevar al cine espectadores compitiendo contra películas más disfrutables.

Lo digo porque a mí el avance me ha parecido vibrante y certero, con una historia muy cercana en el tiempo que denuncia el racismo en los Estates y con una Halle Berry como protagonista muy real e implicada.

Sin embargo, en el momento en el que le echo un ojo a las críticas, tanto profesionales como amateurs y a la nota media del público en general, parece que no es tan bonito como lo pintan las imágenes de promoción. Que quizá las intenciones de denuncia se olvidan de cosas como la honestidad, la imparcialidad y la inteligencia.

Al final parece que se queda todo en propaganda sin corazón, aunque dicha propaganda sea bienintencionada.

Para el slogan inclusivo:

LA GAVIOTA

“La gaviota” es una de esas obras de teatro de las que los entendidos hablan maravillas, que los actores consagrados interpretan al menos una vez en la vida y que se consideran culmen del teatro moderno. Una obra maestra de la dramaturgia que hay que ver antes de morir.

En ella se habla de los conflictos románticos y artísticos entre cuatro personajes, que establecen circunloquios en torno a sus sentimientos y reflexiones y estaba claro que en algún momento llegaría al cine con intérpretes de prestigio como Annete Benning y Brian Dennehy, secundados por nuevos valores como Saorsie Ronan, Corey Stoll o Elisabeth Moss.

Sin embargo, este texto es carne de teatro y su escenario ideal son las tablas así que es muy probable que la primera vez que la visite sea en su habitat natural y no en la oscuridad de una sala de cine.

Para el ave perfecta:

YUCATÁN

Daniel Monzón es uno de esos directores y guionistas que han conseguido llegar a una posición en la industria que les otorga una libertad creativa muy difícil de conseguir en nuestro país.

Ya venía apuntando con “El corazón del guerrero” o “La caja Kovak” pero fue con “Celda 211” donde pegó el petardazo y consiguió dar el salto aupado por la crítica, el público y una enorme actuación de ese actor monumental que es Luis Tosar.

Ahora se embarca de nuevo en la comedia, un género que ya había abordado en “El robo más grande jamás contado” y nos mete a navegar a bordo de un crucero rodeados de estafadores, de aventuras románticas, de personajes estrafalarios y actuando todo en forma de vodevil surrealista.

Algo me dice que a Monzón se le da mejor el thriller que la comedia, pero habría que verlo.

Para el velero fiestero:

NON

Va a ser complicado que el público español empatice con un suceso del país vecino tan reciente y que, aunque seguro que allá es bien conocido, al menos a mí no me llegó jamás información. Una lucha obrera que se da en todos los puntos del país intentando mantener a flote unos derechos laborales cada vez más amenazados por un liberalismo económico sin escrúpulos.

Es ésta una película realista, con tono crudo, casi de documental que cuenta la huelga mantenida por un grupo de trabajadores ante el cierre de la empresa Radial en 2016 en una pequeña ciudad francesa y las repercusiones de un enfrentamiento entre uno de los trabajadores y unos policías.

Cine de denuncia sin duda necesario pero poco atractivo para el espectador medio, sobre todo ante el desconocimiento del suceso.

Para el portazo injusto:

TEEN TITANS GO! LA PELÍCULA

Los superhéroes están de moda, no hay duda y no es tan sólo un fenómeno que cause sensación entre los frikazos como yo. Mochilas, estuches y gorras desfilan por las puertas de los colegios, donde estoy seguro que en los recreos abundan las discusiones de si es más rápido Flash o Mercurio o si la Viuda Negra podría patear el culo a Bruce Lee.

Así que es justo que también para ellos lleguen productos con tono más infantil e inocente, como este largometraje basado en la serie animada de DC en la que unos Robin, Cyborg, Beast Boy, Starfire y Raven de corta edad pugnan por estar en la liga de las grandes figuras del cómic.

El problema es que los chistes y referencias que exhiben son demasiado infantiles para poder ser disfrutables por los padres, tíos y familiares molones que acompañen a los chiquillos.

Para los poderes chiquititos:

MOONWALKER

Por último y como curiosidad, se re-estrena una película/videoclip/documental llamada “Moonwalker” y con un Michael Jackson en la cima de su carrera como protagonista.

El tráiler dice que es una película salida de la imaginación del cantante como ninguna otra que hayas visto y en eso tiene toda la razón. No has visto nunca una película así, pero eso no quiere decir que sea buena. Y que no sea buena no quiere decir que no haya videoclips y escenas en ella impresionantes, como el de la canción “Smooth criminal”, una de las piezas musicales más famosas de la historia.

El problema es que el conjunto es un poco como debió ser la mente de la estrella, deshilvanada e inconexa, sin una historia central que contar y bastante egocéntrica y mesiánica.

Como curiosidad está muy bien pero no sé yo si esto merecía una vuelta a las salas de cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.