ESTRENOS 29/12/2017

Empezamos nuevo año y el blog no tiene nuevos retos, digámoslo claro. Esto sigue siendo un medio de vomitar mis impresiones sobre lo que veo en el cine, en gran medida y un medio de no dejar de escribir en mayor medida. No es una obligación, lo leéis unos cuantos amigos y no pretende trascender en ningún sentido.

Por lo tanto, hay cosas que llegarán tarde, otras no llegarán y si surgen picos de trabajo de otro tipo, la nave se parará en boxes esperando su momento de nuevo.

Así que, sigamos como hasta ahora, entrando en el nuevo año a velocidad de crucero y revisando los estrenos que llegaron hace dos viernes, sirviendo como vehículo de ocio y entretenimiento donde nos echamos unas risas.

Allá vamos.

THE DISASTER ARTIST

Esta película tiene historia personal.

No es que James Franco me hubiese involucrado a mí en concreto en la creación de la misma, sino que la original, el rodaje en el que está basado este galimatías argumental, la vi en muy buena compañía, con muchísimas risas y paladeando cada mala decisión, cada incoherencia verbal, cada desastre interpretativo.

Dicen que “The room” es la peor película de la cinematografía moderna. No lo sé, he visto muchos dislates en festivales varios, sin embargo sí que es cierto que es una película que, queriendo trascender, se convierte en un cúmulo de atrocidades que acaban resultando hilarantes, si uno aplica la mirada adecuada.

James Franco se llevó, contra todo pronóstico, la concha de plata en el Festival de San Sebastián y los mismos que vimos “The room” entre aquellas risas nos volvemos a reunir para completar el viaje de Tommy Wiseau.

Para la absoluta falta de talento:

EL GRAN SHOWMAN

Es innegable que Hugh Jackman ha nacido para interpretar papeles como éste. Con esa planta, con ese carisma, con esas dotes para la canción y la actuación es capaz de llenar momentos épicos como los que requiere esta historia de superación y sentido del espectáculo.

No es menos cierto que debajo de las luces de la carpa, del brilli brilli de los escenarios y de las ovaciones de un público entregado, se encuentra una nueva reformulación del manoseado sueño americano, aquel que proclama que, con esfuerzo, tesón y un espíritu inquebrantable, todo es posible. Un espejismo que tenemos que comprender de dónde procede para asumirlo como una película, totalmente disfrutable, pero que no nos confunda y nos aborregue.

Sabiendo esto, lo confieso, soy fan de este tipo de pelis. Me liberan el alma durante dos horas y me plantan una sonrisa llena de dientes.

Para el escenario circular:

FINAL PORTRAIT. EL ARTE DE LA AMISTAD

Stanley Tucci es uno de los actores secundarios del Hollywood actual más interesantes. Poseedor de un alma de búsqueda incansable ha dado lugar a personajes maravillosos en el mundo del cine y es uno de esos artistas capaz de hacerse memorables en papeles diminutos robando plano tras plano al actor o actriz principal.

Esta es su quinta incursión detrás de las cámaras para centrarse en al figura de Alberto Giacometti, en concreto en las sesiones que desembocaron en uno de sus retratos más famosos, el del escritor norteamericano James Lord.

Para encarnar a Giacometti, Tucci se hace con los servicios de otro actor inconmensurable, acostumbrado a encarnar a genios, el australiano Geoffrey Rush que, además, en este caso tiene un gran parecido con el pintor y escultor.

Con tanto talento y ese aire de comedia dramática, la película se convierte en una gran opción.

Para el retrato eterno:

UNA BOLSA DE CANICAS

Hacía mucho que no nos llegaban películas francesas, que yo recuerde. Parecía que ese incesante reguero de propuestas del país vecino no iba a frenarse nunca y ahora llevamos un tiempo sin ellas. Y quizá se echan de menos, porque tienen una producción cinematográfica muy buena.

Que envidia, coño.

El caso es que nos llegan con una de esas propuestas dramáticas con puntos de ternura destinados a derramar la lágrima del respetable. Una historia familiar, con niños, ambientada en la crueldad del inicio de la II Guerra Mundial.

La escena en la que el padre le asienta un bofetón a mano abierta al niño pequeño para probar su entereza es desgarradora y si tiene más como ésta van a tener que repartir pañuelos de papel a la entrada.

Para la huida en familia:

DANDO LA NOTA 3

No he visto ninguna las entregas de esta cantarina serie pero sospecho, viendo a las intérpretes y el tipo de musical, que lo pasaría realmente bien. Parece una comedia algo burra pero con un punto de candidez y buen gusto en las interpretaciones que la convierten en uno de esos placeres culpables que la gente normal no confiesa.

Yo no soy muy normal, así que…

Otra cosa es que me vaya a meter en un cine a ver una tercera parte sin saber nada de las anteriores. Eso no va a pasar. Pero algún día, cuando la pequeña padawan nos deje momentos de ocio, quizá al calorcito hogareño y debajo de una manta, caigan todas, unas detrás de otras.

Bueno, o no tan seguido, pero vayan cayendo.

Para las nerds que afinan:

OLVÍDATE DE NICK

Un punto de partida curioso: dos mujeres dejadas por el mismo hombre, un fotógrafo de modelos rompecorazones, obtienen el mismo apartamento y de repente se ven condenadas a entenderse. Una es una modelo ya retirada y la otra una intelectual que ha superado la rotura hace tiempo y lo que al principio las divide al final las unirá.

Comedia de bajas pretensiones donde el odio de dos mujeres por un hombre y el odio mutuo dará lugar a un montón de escenas pretendidamente hilarantes, aunque el tráiler apenas me ha despertado algún conato de sonrisa.

O quizá es que tras el pretendido halo de comedia se esconde un drama contado con ligereza, quién sabe. El caso es que no se me presenta como una de las opciones más apetecibles de la semana.

Para las separadas unidas:

RECUERDOS DESDE FUKUSHIMA

Primera anotación para subtitulistas. Amigos, si la película es en blanco y negro, no pongáis los subtítulos en blanco, copón, que no se ve un carajo.

Bien, dicho lo cualo, no sabía muy bien de qué iba la película. Me he tenido que ir a la sinopsis para enterarme de que va de una muchacha que viaja a Fukushima con una ONG para intentar ayudar a los afectados por el maremoto que se da cuenta de que no es capaz de realizar el trabajo. Así que en vez de dar media vuelta e irse por donde vino, se queda con una vieja geisha que también está sembrada de traumas.

La verdad es que no es fácil saber que ésta es la trama, porque el tráiler es bastante poético, con una voz en off rayándose la mayor parte del tiempo. Todo muy indie y muy melancólico, no apto para espíritus inquietos y alérgicos a los planos largos y los diálogos etéreos.

Creo que tampoco demasiado apta para mí.

Para la relación germano-nipona:

GREMLINS

Como curiosidad, aprovechando las navidades, también re-estrenaron la famosa peli de Joe Dante del peluchico majete y los muñegotes cabrones. Todo un clásico de las fechas y película franquicia para toda mente ochentera que se precie.

Una película que debería revisitar a la menor brevedad, que igual la última vez que me la zampé tuve que meter una cinta en un reprodutor VHS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.