ESTRENOS 28/09/2018

Parece que el viernes de estrenos se sacude de encima la pereza del entorno estival este fin de semana y aparecen algunos nombres con poderío y savoir faire.

Mientras, las hojas comienzan a caer, las primeras tormentas empiezan a aparecer y el ambiente se torna más amarronado y fresco.

También se aproxima la cita cinematográfica más esperada del año y cuatro frikis esperan pacientemente a reunirse alrededor de los patios de butacas para hablar de lo divino y de lo zombie.

Mientras tanto, tenemos por aquí corruptelas patrias, cambios danzantes, preocupaciones en streaming, pérdidas de fe, envidias de altura, policías globales, carnavales difuntos, cuernos euskeras, excitantes románticos, telares exóticos y mitos supervivientes.

Penetremos en ellos:

EL REINO

Rodrigo Sorogoyen me encandiló con “Stockholm” y posteriormente encandiló al resto del mundo con “Que Dios nos perdone”, que no llegué a ver. Ahora se alía de nuevo con Antonio de la Torre para indagar en las cloacas de la política española en formato de thriller de ficción.

Manuel es un tipo con un importante cargo autonómico y está fregando con cuidado su camino hacia la política estatal, hasta que se le descubre un chanchullo y su imagen queda manchada.

Sin embargo, el político no está dispuesto a actuar como cabeza de turco y caer sólo. Si ahí hay una manta, tirará de ella con todas sus fuerzas y se llevará por delante reinos y reinantes. Sólo que quizá no se lo pongan tan fácil.

Para el hedor gobernante:

GIRL

Lara nació niño. Sin embargo ella sabe que es una chica. Y también sabe que es una bailarina. Ahora lo difícil va a ser convencer al resto de la sociedad de lo que es, porque ya sabemos que hay mucho imbécil suelto.

La película parece ser que ha enamorado bastante en Cannes y los más aclamados han sido dos debutantes. El director Lukas Dhont (habrá que preguntarle si se puede pasar por aquí a cambiarnos la ley electoral de mierda que tenemos) y el joven bailarín de 15 años Victor Polster, que aborda con gran sensibilidad y dominio del ballet asombroso a esta luchadora incansable.

Un retrato de amor y dolor en el que la balanza de la protagonista deberá equilibrar el cariño del padre y el rechazo de parte de la sociedad para conseguir su sueño.

Para la elegancia innata:

SEARCHING

Una hija desaparece. Un padre viudo acude a la policía dispuesto a encontrarla a la menor brevedad pero 37 horas más tarde su ausencia sigue siendo un misterio.

Entonces se hace con el ordenador de su hija y comienza a seguir huellas digitales, como si de un moderno Sherlock Holmes se tratase. Allí, entre Facebook, Instagram, Twitter y demás escaparates vitales se encuentran los últimos pasos de su hija antes de esfumarse.

La peli construye un tenso suspense navegando entre pantallas de dispositivos digitales, un poco a la manera que lo hizo Nacho Vigalondo con “Open windows”, criticando de paso la exposición que sufrimos a través de las herramientas sociales que tenemos hoy en día.

Para la búsqueda de bits:

EL REVERENDO

Pues he estado repasando la filmografía de Paul Schrader y, ¿os podéis creer que estoy casi seguro de que no he visto ninguna de las películas que ha dirigido?

No son pocas las voces que indican que esta película es la mejor que ha dirigido en los últimos años, un retrato intimista y contenido de un pastor evangélico devastado por la muerte de su hijo en la guerra de Irak que va cayendo en una espiral de radicalismo al conocer a un activista social y su esposa embarazada.

Un guión que parece recordar a sus oscuras colaboraciones con Martin Scorsese en películas como “Taxi driver” o “La última tentación de Cristo”, por su disección del lado oscuro de la psique humana.

Para el alzacuellos extremo:

UN PEQUEÑO FAVOR

Esta semana hay más de una desaparición. En este caso lo hace una chica monísima y elegantísima interpretada por Blake Lively y todo apunta a que su mejor amiga, una chica menuda y misteriosa que tiene la cara de Anna Kendrick tiene algo que ver.

Paul Feig, el responsable de la nueva película de Las Cazafantasmas, de la hilarante “La boda de mi mejor amiga” y, sobre todo, creador de esa magna serie llamada “Freaks and geeks”, le pone su típico humor negro a esta historia de suspense e intriga.

Atención a lo acertado del tráiler, que presenta la película contando lo mínimo y utilizando recursos musicales y visuales muy chulos.

Para la elegancia perdida:

MILLA 22

Parece que últimamente Mark Wahlberg sólo tiene dos ocupaciones: hablar con osos de peluche y pegar tiros a diestro y siniestro.

En esta ocasión el tío se aboca a la segunda opción y pasa a formar parte de un comando usamericano que para el mundo “no existe”, muy en la tradición de supergrupos yankies que se dedican a salvar el mundo de amenazas locas incumpliendo toda norma democrática internacional.

En este caso se enfrentan a amenazas radiactivas que involucran material nuclear y a Iko Uwais, un indonesio que pelea muy bonito y al que se ha podido ver en las películas de “The raid” y haciendo un breve papel en el episodio VII de Star Wars.

Para los fantasmas patriotas:

HELL FEST

Películas como ésta hemos visto a puñados en festivales de terror y fantasía como el de Sitges o el SyFy de Madrid. Slashers con puntos de partida intercambiables y pandillas de adolescentes también bastante intercambiables que son perseguidas y masacradas poquito a poco por señores homicidas.

Lo raro es que consigan llegar a las pantallas comerciales, un punto a celebrar.

Lo que pasa es que esta película tampoco parece aportar nada al género. De hecho, recuerdo ver alguna otra película con punto de partida muy similar: amigos que se van a una especie de parque temático de terror que son perseguidos y eliminados de la forma más sangrienta posible.

Para el asesinato multiaventura:

OREINA (CIERVO)

En realidad después de haber visto el avance no me queda muy claro de qué va este pequeño drama vasco. Y leyendo la sinopsis tampoco mejora mucho la cosa.

Un muchacho de ascendencia árabe, unos polígonos industriales que albergan un trozo de vida invisible para el resto de la urbe, un pescador furtivo que comparte casa con un hermano con el que no se habla y un puñado de historias entrelazadas.

Realismo minimal que retrata pequeñas vidas norteñas pero que no me ofrece ningún punto al que asirme para llevarme hasta las salas de cine.

Para la rivera cantábrica:

COLAO

Pues sí, parece que se ha “colao” una propuesta procedente de la República Dominicana en la cartelera semanal.

Vale, no me apedreéis por el juego de palabras.

Lo que pasa es que no parece demasiado interesante esta comedia romántica del montón en el que un tipo de 40 años que no ha hecho otra cosa en su vida que cultivar café, se abre a la vida guiado por unos primos sandungueros para encontrar el amor con candidez e inocencia como armas.

Y no se le ocurre otra cosa que enamorarse de una muchacha sofisticada y dura, comprometida además, que le pone las cosas muy difíciles.

Os apuesto algo a que el amor triunfa.

Para el corazón torrefacto:

SUI DHAAGA: MADE IN INDIA

Seguimos con la dosis de propuestas exóticas con una cinta que proviene de la India, aunque de Bollywood es más común que nos lleguen pelis.

El problema de esta ficción es que, bajo la apariencia épica y muy vistosa de un avance muy bien ideado, parece esconderse una historia que no me dice nada.

Un tipo que prácticamente no conoce a su mujer después del típico matrimonio concertado, vive de hacer de bufón para unos ricachones. Su mujer es una bordadora algo frustrada. Entre ambos montarán un taller textil que acabará dando lustre a la marca “Made in India”.

En fin, la música muy épica pero el fondo no cuenta más que una pareja montando una empresa.

Para los hilos de colores:

EL PAPA FRANCISCO, UN HOMBRE DE PALABRA

Toma proselitismo de la Iglesia Católica.

El producto puede estar mejor filmado que la media de este tipo de documentales por venir de la mano del aclamado Wim Wenders, pero en el fondo no hace otra cosa que dedicarse a vender la imagen del último Papa de Roma.

Un tipo que empezó con mucho brío pero que a mi juicio la ha pifiado con su tibieza sobre los abusos sexuales a menores que asolan a la institución.

Para mí, sólo con eso, deja de tener ninguna credibilidad. Bueno, aparte de la nula credibilidad que me aporta su mitología, claro.

Para el señor de blanco:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.