ESTRENOS 26/05/2017

La semana aparece marcada por el regreso del pirata más rockero, borrachín y extravagante de la historia de los veleros que han surcado los siete mares. Un corsario que surgió de una atracción de un parque de atracciones regentado por un ratón y tuvo momentos de gloria hace ya algún tiempo.

Aunque por ser el estreno más famoso no es el que más me ha entrado por el ojo. Este honor lo ostenta una pequeña película irlandesa de familias rotas y maneras barriobajeras.

Por lo demás curas versus banqueros, reinantes versus realidad, divorciados repetidos, pintoras versus machistas, novias versus idiotas, directores versus pelis, visitas bombazo y revolucionarios pasados.

P’alante.

ENTRE LOS DOS

Parece esto una versión de “Logan” pero en irlandés, sin garras, sin mutantes, sin nada relacionado con el cómic y centrándose en el conflicto entre los dos personajes principales.

Vale, que no tiene casi nada que ver, pero sí que hay una relación entre un adulto masculino que trata de reconducir su vida y una niña femenina que es todo un carácter. En este caso el hombre es un tipo a punto de finalizar condena por un delito que no quiere confesar, que recibe la libertad condicional para cuidar a una sobrina malhablada y con mucho genio a la que le acaba de morir la madre.

Clásico drama con pinceladas de comedia de dos seres de mundos diferentes y edades dispares que tratan de encontrarse a sí mismos y que deben aprender a lidiar con el otro, con enormes diferencias que les acabarán uniendo. Lo hemos visto desde en “Un mundo perfecto” hasta en “El sheriff y el pequeño extraterrestre”. Todo un clásico argumental.

Para los escupitajos vetados:

PIRATAS DEL CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR

Fui muy fan de las dos primeras entregas de la saga, lo reconozco. La creación de Johnny Depp del pirata Jack Sparrow fue todo un hito generacional y pervivirá en la memoria cinéfila colectiva y, aunque todo surgiese como una maniobra de marketing de la Disney para promocionar una atracción de feria, la jugada salió a la perfección y tuvimos un par de entregas llenas de acción y humor que revitalizaban el cine de aventuras a lo Errol Flynn.

Sin embargo, a partir de la tercera, todo empezó a hacerse demasiado repetitivo, confuso e histriónico. Es lo que pasa por abusar de las sagas, que acabas dejándolas rechupeteadas y secas.

Sin embargo, me sigue llamando el canto de sirenas de la Perla Negra y no me resisto a comprobar si la nueva entrega recupera algo de la frescura con la que empezó, ahora ya sin Orlando Bloom ni Keira Knightley, con Depp como protagonista máximo y Javier Bardem sumándose a la galería de villanos.

Para la ley antipirateo española:

LAS CONFESIONES

Un grupo formado por algunos de los economistas más influyentes del mundo, de esos que pueden cambiar políticas de todo un país con unas cuantas palabras, se reúnen en un hotelazo en la costa para discutir asuntos de listos. Entre los invitados, se encuentra un monje italiano, que ha sido llamado por el director del fondo internacional para que asista esos días y para que le confiese.

El día posterior a dicha confesión, el jerifalte del FMI aparece asesinado y el religioso, como si fuese una versión moderna de William de Baskerville, se propone desentrañar el misterio y las múltiples intrigas que suelen orbitar alrededor del vil metal.

Toni Servillo, uno de los más famosos intérpretes italianos en la actualidad, se pone al frente del reparto de este thriller que mezcla los bajos fondos de la economía mundial con el misticismo en un cóctel que algunas voces dicen que ha quedado algo descompensado.

Para el secreto de confesión:

EL REY DE LOS BELGAS

Empiezo a pensar que los belgas son los reyes del humor surrealista y extraño. Debe ser que al estar en todos los chistes de franceses, como si fueran el Lepe español, se han acostumbrado a reírse de sí mismos y han llevado este sentido del humor al cine, con muy buenos resultados.

Lo pudimos ver en Sitges hace un par de años con “El nuevo nuevo testamento” y parece que lo vuelven a lograr con este falso documental en el que un falso rey se va de viaje diplomático a Turquía y de repente se entera de que la región de Valonia se ha independizado de Bélgica. Por si esto fuera poco, una tormenta electromagnética impide los vuelos de aviones y las comunicaciones.

Así que el rey tendrá que buscarse las castañas para llegar por carretera a su país, relacionándose, por primera vez en su vida, con un montón de ciudadanos de a pie que cambiarán su perspectiva.

Para el reino partido:

WILSON

Esta película ya la di por estrenada el cinco de mayo, así que me limito a copiar y pegar lo que dije en su momento.

Muy atrás quedaron los tiempos en los que Woody Harrelson se hizo famoso por su papel de camarero bobalicón en “Cheers”, sacándose a base de papeles muy diversos el posible estigma de los actores que acaban encasillados en un papel. Desde luego, no fue su caso.

Y vuelve a probarlo con otro papel raruno y arriesgado en una comedia desenfrenada en el que un tipo divorciado descubre que su ex-mujer dio a una niña en adopción y trata de recuperarlas a ambas en un lisérgico y surrealista viaje en el que casi nada parece salirle medianamente bien.

Harrelson se une a Laura Dern, que últimamente estaba bastante desaparecida, y al director Craig Johnson, que no me suena de nada, para abordar esta sucesión de gags y situaciones histéricas en busca de la carcajada del público más indie e independiente.

Para la búsqueda desquiciada:

PAULA

Paula Modersohn-Becker fue una pintora poco reconocida en su época y poco conocida en la nuestra fuera de los círculos pictóricos más estudiosos o los países de habla germana. Una mujer que luchó por su independencia personal y artística en una época en el que la sociedad bienpensante se dedicaba a vociferar que lo único creativo que podía hacer una mujer era un plato culinario adornado con perejil.

La peli es un retrato sobre la vida de esta mujer que murió joven pero intentó aprovechar al máximo su paso por el planeta, luchando contra convenciones sociales, contra su familia, contra su matrimonio y contra viento y marea para poder encontrar su voz artística.

Se llevó los premios a mejor producción y vestuario en los premios del cine alemán y, a pesar de todo esto, no es que me atraiga demasiado un biopic sobre una figura de la que no había oído hablar hasta ahora, por muy combativa y feminista que resultase su vida.

Para las pinceladas de libertad:

ME CASÉ CON UN BOLUDO

Una actriz desconocida es puesta a parir por un director enfrente de todo el equipo. El protagonista de la cinta, un actor de éxito, la defiende. La chica, admirando el gesto, va a agradecérselo personalmente y acaban deshaciendo las sábanas. Para evitar que sea tomada por una fácil por la prensa, se casan inmediatamente. Todo muy normal.

Pero resulta que la muchacha descubre en muy poco tiempo que quizás se había enamorado del personaje y no del actor, que es un absoluto y completo gilipollas. Así que el tipo, para no perderla, le pregunta a su guionista habitual cómo tiene que hacer para convertirse en su propio personaje.

Comedia alocada y repleta de gags, bromas sencillitas y sobreactuaciones que lo más probable es que acabe con un protagonista que descubra cómo ser un mejor ser humano y poder así, seguir besuqueando a su ahora esposa.

Para el personaje devorando al actor:

LAS PELÍCULAS DE MI VIDA

Bertrand Tavernier, un realizador mítico del cine galo, guioniza y dirige un documental en el que él mismo da un amplio repaso por las películas de su país que más le han molado desde los años 30 a los años 70. Nada, tan sólo cuarenta años de películas francesas.

Así que la peli va de eso, el veterano cineasta hablando de lo que más sabe: cine. Durante 190 minutos. Sí, amigos, más de tres horazas. Ya os puede gustar el cine francés como para conseguir resistir y almacenar esa ingente cantidad de información, por muy sabio que sea el orador.

Se me ocurren pocos géneros en los que pudiera soportar una charla de más de tres horas a cargo de un sólo ponente, pero estoy seguro de que el cine francés a lo largo de cuatro décadas no es uno de ellos.

Para la tesis sin resumir:

NAGASAKI: RECUERDOS DE MI HIJO

Una señora recibe la visita del fantasma de su hijo en el aniversario de su muerte, el que cumple tres años después de la bomba atómica lanzada en Nagasaki en la segunda muerte mundial. Allí, el finado se pone al día con los últimos cotilleos del barrio y su mamá trata de ayudarle a alcanzar la paz espiritual.

Al ver el avance y la extremada afectación con la que habla el protagonista, me ha recordado un poco a una obra amateur de teatro. Quizá tenga que ver con la cultura actoral japonesa o con su propio carácter, pero no puedo evitar pensar que todo está muy sobreactuado.

Por otra parte, el aroma alambicado de las escenas, con esa música dramática plagada de violines y esa fotografía suave, suena a melodrama espesito. Too much para mi body.

Para la visita inesperada:

PIZARRO

Si no sabes un poquito sobre la historia de Colombia, sus luchas para mantener la paz entre gobierno y guerrillas o el papel del comandante Carlos Pizarro en este proceso, quizá este documental centrado en las memorias de su hija, exiliada en Barcelona tras el asesinato del padre, se quede un pelín lejano.

O quizá sea una buena ocasión para echar una mirada sobre este convulso país que aparece mucho menos que Venezuela por las portadas y titulares de los noticiarios nacionales, a pesar de compartir una extensa frontera. Un clima que, aunque ha mejorado desde los tiempos del asesinato de Pizarro hasta nuestros días, sigue siendo bastante inestable.

A mí, el testimonio de esta muchacha con respecto a su progenitor y el papel que desempeñó en la historia del país latinoamericano me pilla un poco con las ganas bajas.

Para la figura caída:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.