ESTRENOS 24/02/2017

Semana muy rara para ser la antesala de los premios Oscar. Nos llegan dos de las películas nominadas, una a largometraje de imagen real y otra a largometraje animado, otra ganadora de un Goya, un regreso de personajes de culto, una peli necro-fantástica surrealista, una comedia española con intenciones de petarlo en la taquilla y, al final de la lista, dos cintas de saldo.

Dos producciones que parecen compradas en un mercadillo y soltadas en la cartelera de mala manera, como de forma descuidada e indolente.

Rara semana, sí señor.

PSICONAUTAS, LOS NIÑOS OLVIDADOS

La película de Pedro Rivero sobre el cómic de Alberto Vázquez es una verdadera proeza.

Proeza porque levantar un largometraje de animación en este país es de superhéroes.

Proeza porque, además, es una peli de dibus para adultos, oscura y filosófica.

Proeza porque tiene un estilo de animación alejada del canon marcado por los grandes estudios.

Proeza por hablar de demonios interiores, de depresiones, de mundos áridos.

Se llevó el Goya a la mejor película de animación con una competencia escasa que demuestra el penoso momento del género en el que vivimos.

Para los dibus oscuros:

SWISS ARMY MAN

Esta rareza psicotrópica, descerebrada y anárquica se alzó con los galardones de mejor película y mejor interpretación masculina para, agarraos que vienen curvas, Daniel Radcliffe. Sí, ese muchacho que estuvo al frente de la franquicia de Harry Potter y que creíamos que identificaríamos toda la vida con el joven mago. Además, también se llevó el de mejor director en el festival de Sundance.

Su argumento, es una auténtica locura repleta de pedos, penes erectos e hilarante tortura hacia el cuerpo del protagonista, un vivo cadáver que se transforma en una útil navaja multiusos manejada por el rey de las películas indies y raritas: Paul Dano. El bromance entre el náufrago y el muerto repleto de vitalidad tiene pinta de ser de lo más raro que se pueda ver este año.

Para el fiambre suizo:

FENCES

“Fences” fue primero una galardonada obra de teatro, escrita por August Wilson, estrenada en 1985 y mereció el premio Tony y el premio Pulitzer. Varias veces estuvo a punto de convertirse en obra cinematográfica pero el autor aseguraba que eso nunca se produciría si no era dirigida por un afroamericano.

En 2010, Denzel Washington y Viola Davis se subieron a los escenarios y volvió a ser un éxito. Washington, enamorado del texto y el personaje acabó tomando las riendas de la dirección, contando de nuevo con su compañera de reparto y, por fin, se hizo realidad, siendo una de las grandes apuestas de los Oscar de este año.

Para el padre testarudo:

LA VIDA DE CALABACÍN

De esta peli os contaré dentro de poco, ya que está programada para la sesión infantil del festival SyFy que tiene lugar en Madrid dentro de una semana y al que, como cada año, acudiremos el mismo grupo de descerebrados amantes de lo friki.

Además, esta película suiza compite por llevarse el Oscar al mejor largometraje de animación, junto con tres usamericanas y una franco-japonesa, lo cual no es moco de pavo para un país chiquitito y una peli en stop-motion.

El dramático inicio, un niño huérfano que ingresa en un orfanato sintiéndose solo, desdichado y fuera de lugar, tornará hacia pastos más luminosos cuando pueda iniciar una nueva vida gracias a unos cuantos colegas en su misma situación.

Para la hortaliza solitaria:

T2: TRAINSPOTTING

No es fácil continuar una película que fue un hito generacional. En los 90, el póster de Ewan McGregor saliendo de la taza del water se convirtió en un símbolo de modernidad, de anárquica protesta adolescente y las peripecias de Renton, Spud, Sick Boy, Tommy, Begbie y Diane un grito noventero regado con drogas, acento escocés y certeros disparos musicales.

Que la vuelta de la pandilla de Edimburgo funcione de la misma forma en el nuevo siglo, está por ver. A pesar de que Danny Boyle conserve el pulso y el nervio narrativo y de que algunos de sus protagonistas hayan crecido enormemente.

Para el subidón escocés:

ES POR TU BIEN

Hay un hecho innegable: esta película tiene un reparto de aúpa. José Coronado, Javier Cámara, Roberto Álamo, María Pujalte, Pilar Castro, Miki Esparbé… el problema es que hacer reír es un trabajo arduo, para el que no todo el mundo vale, por muy buen actor que se sea en otros registros y, a mí, ni José Coronado ni Roberto Álamo me hacen gracia.

Por lo tanto, si tomamos en cuenta la aseveración anterior y el que es una comedia en la que tres padres cabezones tratan de romper las relaciones de sus hijas porque los novios no se ajustan a los estándares de yerno ideal, el resultado se me antoja inapetente. Ver a Coronado haciendo ñiñiñiñi me provoca incluso algo de vergüenza ajena.

Para los suegros tercos:

RANGOON

Me están dando ganas hasta de no valorar la película. Vale que a veces no encuentro el tráiler en versión original con subtítulos y tengo que poner el doblado, lo cual no me gusta nada. Pero ésta creo que es la primera vez que no encuentro ni subtítulos en ningún idioma ni un avance doblado.

Ahí, a pelo, en indio. Sobre una película de dos horas y media. Algo que va de soldados, actores y romances.

Pues si ésta es la promoción que piensan darle en nuestro país, que tengan claro que no voy a intentar lo más mínimo informarme sobre si podría llegar a interesarme.

Para los que hacen el indio:

CUATRO DÍAS, CUATRO NOCHES

Venga, dale, otra vez, que pesados. Esta es la semana en la que nos llegan los avances en versión original sin subtítulos. Con la desgana de productoras que las estrenan en nuestro país sin intentar interesar al público por ningún medio. Como si lo hicieran a regañadientes. Venga, ahí tenéis la peli, aunque vuestro intelecto limitado os impedirá verla, seguro.

Pues igual te digo, me da igual de qué vaya. Un viaje en coche por Francia o algo así. Prefiero volver a leerme mi Asterix de “La vuelta a la Galia”.

Para el tour sin bici:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.