ESTRENOS 24/02/2018

Cómo se nota que nos acercamos inexorablemente a los premios de la academia jolibudiense.

Nada menos que nueve nominaciones distribuidas en tres películas más una que se quedó a las puertas después de ganar el Globo de Oro a la mejor película extranjera.

Pero no es la única coincidencia entre las recién llegadas. También se trata de una semana con gran profusión de papeles femeninos y, más concretamente, enfrentamientos madre hija. Cuatro de las seis tienen mujeres en sus protagonistas y tres de ellas son batallas maternofiliales.

En todo caso, tenemos una media muy alta de pre-notas, lo cual es motivo de regocijo y fiesta gorda.

Alas nacientes, patines mordientes, lágrimas ardientes, cautividades pudientes, retornos expectantes y genes horrorizantes.

Adelante.

LADY BIRD

La película independiente de la que está hablando todo el mundo. El debut en la dirección de Greta Gerwig, una actriz muy natural que habíamos visto en “Frances Ha” y que se ha lanzado a su primer largometraje escribiendo el guión y dando la campanada en diversos festivales, lo que la ha llevado a un montón de nominaciones en los Oscar.

Para el éxito ha contado con un par de actrices en estado de gracia. Por una parte, Saoirse Ronan, una chiquilla que conocimos con “The lovely bones” y ha ido ganando experiencia y tablas a velocidad de vértigo y por otra Laurie Metcalf, la madre de Sheldon en “The big bang theory”, una veterana actriz de teatro a la que tarde o temprano le tenía que llegar el reconocimiento en el cine.

Ambas se meten en la piel de madre e hija en una película sobre el paso a la edad adulta que se escapa de la tónica general a base de frescura, ironía y honestidad.

Para el pajarillo hembra:

YO, TONYA

Y de nuevo, una película que guarda algunos paralelismos con la anterior. Ambas están protagonizadas por mujeres, ambas ponen en el foco a una madre y una hija, ambas tienen a un par de actrices en descomunal forma interpretativa y en los dos casos, dichas actrices están nominadas para los Oscar.

En este caso se trata de Margot Robbie, a la que descubrí en “El lobo de Wall Street” y amé en “Suicide Squad” por evitar que la película fuera un completo desastre gracias a su genial encarnación de Harley Quinn y Allison Janney, una actriz que también proviene del teatro y que también viene dando sobradas muestras de sus capacidades en papeles de reparto de lo más variados.

En este caso se meten en las pieles de dos personajes reales, la patinadora Tonya Harding y su déspota madre y los sucesos que las condujeron a verse involucradas en el ataque a su rival sobre el hielo Nancy Kerrigan.

Para la locura on ice:

EN LA SOMBRA

Seguimos con los premios en esta película alemana que consiguió el premio a la mejor actriz para Diane Kruger en el pasado festival de Cannes, el Globo de Oro a la mejor película extranjera y el Critic’s Choice Award en la misma categoría.

Kruger es una actriz magnífica, ya lo ha demostrado más veces, con la ventaja de hablar a la perfección francés, inglés y alemán, con un físico asombroso que no se dedica a explotar y con una curiosidad incansable que la lleva a buscar producciones a lo largo del globo que le llenen artísticamente.

En este caso, el espíritu de Charles Bronson la posee y se dedica a buscar venganza cuando su vida se viene abajo en el momento en el que una bomba siega las vidas de su marido y su hijo.

Fatih Akin, el realizador de la curiosa “Goodbye, Berlín” se zambulle en un debate moral en el que lanza preguntas sin dar respuestas con un film que no evita la violencia y abordando el tema del racismo que parece que no deja indiferente a nadie. El impacto que provoca en el respetable ha dado lugar a valoraciones bastante extremas entre sí.

Para la explosión de odio:

TODO EL DINERO DEL MUNDO

Y de dos películas oscarizables que llegan con múltiples alabanzas a sus papeles femeninos, una que llega con polémica en su papel masculino. Ésta es el film en el que Ridley Scott decide reemplazar a Kevin Spacey tras las acusaciones de acoso sexual y después de haber grabado un montón de escenas, por Christopher Plummer, que no sólo volvió a rodar todo en tiempo record sino que consiguió una nominación al Oscar al mejor actor de reparto.

Telita el señor Plummer.

Es muy divertido bucear por la red y comprobar que existen tráilers con ambos intérpretes.

En ella se cuenta otra historia real, la del secuestro de John Paul Getty III y los esfuerzos de su madre para que su abuelo, un tipo ricachón, el interpretado por Christopher Plummer, pagase el rescate.

También están por la función Mark Wahlberg, Michelle Williams y Timothy Hutton, un actor que fue en su momento el más joven de la historia en recoger un Oscar por su primer largometraje, que parece que poco a poco está volviendo a primera línea tras una larguísima época desaparecido en producciones de tres al cuarto.

Para el abuelo roñica:

LA ENFERMEDAD DEL DOMINGO

La película de Ramón Salazar (“Piedras”, “10.000 noches en ninguna parte”) acaba de presentarse en la Berlinale y parece ser que todo el mundo está de acuerdo en que su gran baza es el enorme duelo de, otra vez, dos enormes actrices que encarnan a madre y a hija.

Bárbara Lennie y Susi Sánchez protagonizan este drama en el que una hija abandonada vuelve a contactar con su madre arrepentida treinta y cinco años después para pedirle que pasen diez días juntas. Mientras la madre ve la oportunidad de recuperar la relación con su niña, empieza a sospechar que hay una intención oculta detrás de la petición.

Parece una película cadenciosa y contemplativa en la que los silencios podrían explicar mucho más que las palabras, en la que el entorno natural envuelve los pecados y la necesidad de redención de dos animales heridos y en la que habría que comprobar si en sus 113 minutos el director consigue atrapar la atención del espectador sin agobiarle ni aburrirle a base de largos y silenciosos planos.

Para el reencuentro tramposo:

UNA FAMILIA FELIZ

A lo largo del avance hay, al menos, dos ocasiones en las que el chiste es un pedo que emite gases verdes. Creo que esto da una idea bastante clara de por dónde va el humor y el nivel de esta película de animación alemana.

Una familia que tiene problemas y una madre agobiada se cruza en el camino del Conde Drácula que decide, no sé muy bien por qué, que su madre debe lanzar una maldición para convertirlos a todos en monstruos. Así, se convierten en un remedo de Los Monster, con su papá Frankenstein, su madre vampiresa, su hijo lobuno y su hija momia.

Todo indica que estamos ante una producción plana y sin personalidad, realizada sin demasiado mimo a base de clichés y lugares comunes orientada a que los padres puedan entretener a los enanos en una sala de cine pudiendo desconectar del todo el cerebelo.

Para la transformación bestial:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.