ESTRENOS 23/06/2017

Parece que las grandes apuestas cinematográficas de la temporada vacacional estaban esperando agazapadas a la efectiva entrada del verano. Así que, hoy que hace su presencia la noche de San Juan y disfrutamos de las máximas horas de sol del año, hace su entrada uno de los personajes más luminosos y emocionantes que nos esperan en este curso cinematográfico.

Habrá que comprobar si la heroína por excelencia, que arranca su aventura en plena semana del orgullo, cumple sus expectativas, si enarbola la bandera del feminismo con tanto ímpetu como dicen y si el triunfo que viene cosechando en los estrenos de otros países están justificados.

Aparte de la empoderación del superpoder, también nos esperan lujosos castillos de naipes derrumbándose, pinceladas de optimismo a prueba de bombas, refugios para especies en extinción, corrientes aéreas de fraternidad, fotogramas estivales reutilizados, aventuras infantiles de acento germánico y bailes exóticos que pintan batallas.

Saltemos, pues, del trampolín.

WONDER WOMAN

Parece que, por fin, el universo DC lo ha conseguido. Venía intentándolo desde el fin de la trilogía del señor de la noche a cargo de Christopher Nolan pero los guiones que veníamos presenciando hasta el momento no terminaban de construir una jugada redonda. El barroquismo visual de Zack Snyder en el caso de las dos películas del hombre de acero o el caótico sendero que siguió David Ayer con su escuadrón de inadaptados conseguían que los mandamases de Warner vieran cómo el Marvel Cinematic Universe les adelantaba una y otra vez por la izquierda.

On your left.

Pero esta vez parece que los que ya la han visto están de acuerdo en que han dado por fin en la Diana. En la Diana de Themyscira, para ser más concretos, más conocida como Wonder Woman o La Mujer Maravilla, por estos lares. Y lo han hecho, además, adelantándose a Marvel en otorgar el protagonismo absoluto a una superheroína femenina y todo comandado por una realizadora, Patty Jenkins, que ya había dirigido “Monster” y varios capítulos en series de televisión.

Absolutamente todo pinta estupendo y, para dar más emoción, nos enteramos de que Joss Whedon se une al universo.

Para la apoteosis del feminismo:

SELFIE

Esta película dirigida por Víctor García León se fue del festival de Málaga con la mención especial del jurado, el premio de la crítica y un buen número de carcajadas en la mochila. El estilo del falso documental y el punto de partida, el de ese adolescente pijo que ve cómo su vida empieza a derrumbarse cuando su padre, político, entra en la cárcel acusado de mil y un delitos de corrupción y emprende un camino que le lleva desde su lujosa mansión de La Moraleja hasta las asambleas de Podemos, convirtieron la propuesta en una de las más aclamadas.

Después de leer alguna que otra crítica, parecen coincidir en que el arranque es brillante y en el primer tercio se aglutinan los gags más hilarantes pero que la película no consigue aguantar ese extraordinario nivel durante todo el metraje. Al final parece que la idea pierde fuerza y remata la jugada algo falta de chispa.

Sin embargo, también coinciden en que el trabajo de su actor protagonista, Santiago Alverú, es impresionante. Se echa la película a sus espaldas y consigue dotar de alma, autenticidad y comicidad a este hostiable hijo de papá.

Para el oseísmo venido a menos:

MAUDIE, EL COLOR DE LA VIDA

Parece que el impresionante trabajo de Sally Hawkins llena la película por completo, elevando el carácter de melodrama que podría haber tenido esta historia de amor, que podría haber caído con facilidad en la ñoñería, la sensiblería y la melancolía propia del telefilm de sobremesa.

Sin embargo, ella y su compañero de reparto, Ethan Hawke, junto con la directora y guionista Aisling Walsh, convierten la historia de la pintora folk Maudie Lewis en un canto a la felicidad y la esperanza a pesar de las inclemencias del destino. A pesar de la enfermedad y las peleas con la única familia que le quedaba, los colores de sus inocentes pinturas y una historia de amor única hicieron la vida de Maudie algo especial.

También es cierto que la dosis de melodrama no es poca, así que la película no es apta para alérgicos a la lágrima fácil.

Para la cadencia del pincel:

LA CASA DE LA ESPERANZA

Aún quedan relatos por contar de la barbarie del holocausto, estoy seguro. Demasiadas ciudades, demasiados seres humanos involucrados, demasiado tiempo como para que las historias se acaben. Y en este caso, con los rostros de Jessica Chastain y Daniel Brühl, nos llega otra épica historia de individuos corrientes que arriesgan sus vidas por los demás.

Una pareja tiene un zoo en Varsovia. Cuando llega la II Guerra Mundial, muchos animales mueren en el conflicto y el matrimonio utiliza el espacio vacío de sus dependencias para esconder judíos y ayudarles a huir de la ciudad.

El problema es que Niki Caro, directora de “En tierra de hombres” no parece que esté a la altura de un Spielberg o un Polanski a la hora de retratar el horror del nazismo. Por lo tanto, tiene más pinta de melodrama de aspecto blandito y suave salvado por las interpretaciones de los dos artistas mencionados, que de propuesta de entidad que vaya a quedar grabada en las meninges.

Para el zoo ilógico:

HERMANOS DEL VIENTO

Otro de esos extraños casos de re-estreno. Yo la tengo marcada como estrenada en abril, pero repitamos lo que dije entonces.

Curiosidad naturalista austriaca que podría pasar perfectamente por una de esas producciones de corte familiar con animalitos y adolescentes como “Colmillo blanco” o “Volando libre”. En este caso ponemos una cría de águila, el trasfondo de las montañas alpinas y un actor de renombre como Jean Reno y la mitad está hecho.

Lukas es un chaval que ha perdido a su madre en un incendio y vive con un padre que no ha sabido superar la muerte de su esposa y subsiste bastante amargado, sin conseguir hacer piña con su hijo. Así que Lukas, para llenar ese vacío, se refugia en su pasión por la naturaleza.

En un paseo por el bosque encuentra un polluelo de águila real que ha sido expulsado del nido por su hermano. Lo recoge y, ayudado por el guardabosques, lo cría. El paralelismo entre ave y humano es instantáneo y ambos deberán superar multitud de obstáculos para entrar en el mundo adulto y poder volar libres.

Para Pajaroto y su amigo:

LA PELÍCULA DE NUESTRA VIDA

El avance me ha dejado confuso, la verdad. Al leer el argumento no ha mejorado mi entendimiento y cuando he intentado ampliar información sobre la película sólo he conseguido opacar aún más la idea que tengo sobre ella.

Parece que no es una historia de ficción al uso, pero tampoco es un documental. Más bien un híbrido, en el que se mezcla la memoria nostálgica del director, Enrique Baró, con grabaciones en Super 8 caseras de la familia y un hilo conductor inventado hilvanado por tres actores.

Una casa, recuerdos filmados, nostalgia y una canción de Joe Crepúsculo. Todo ello mezclado, agitado y removido para intentar plasmar en imágenes las sensaciones de los veranos de juventud vistos a través del prisma en sepia que interpone el paso del tiempo. Todo muy poético y poco narrativo.

Para el reloj de arena veraniego:

ROBBY Y TOBBY EN EL VIAJE FANTÁSTICO

Es probable que me hubiese tragado con gusto esta película con seis o siete años. Quizá está realizada con menos medios que las producciones de Disney en imagen real de la época, como “Chitty chitty bang bang”, “Un sabio en las nubes” o las películas de Herbie, pero comparten ese espíritu naif dirigido a los pequeños de la casa.

Robby es un chaval al que se le dan muy bien los inventos y, después de estar a punto de ser aplastado por un meteorito, conoce a Tobby, un robot extramadamente avanzado. Juntos construyen un vehículo terrestre/acuático/aéreo y vivirán enormes aventuras.

El único problema es que han pasado muchas películas desde que tenía seis años, el cine se ha movido y esta película parece que no demasiado, quedándose en los tiempos de Pumuky. Por lo tanto, es bastante probable que no sea yo su público objetivo.

Para la extraña y naif pareja:

TUBELIGHT

Me fastidia no encontrar avances subtitulados en español, doblados al español o al menos subtitulados al inglés. Eso denota que las ganas de promoción en nuestro país son practicamente nulas y eso me quita las muchas o pocas ganas que tuviera de ver la película.

Aunque también es cierto que en este caso no iban a ser demasiadas en primer lugar, pues no le he pillado yo nunca el tranquillo al cine de Bollywood, con esas coreografías imposibles que adornan la película a base de música india y su vitalista colorido independiente del género de la peli.

En este caso, por lo que dice el argumento hay un hermano que se va a la guerra y otro que quiere que vuelva. Ambos con caras de buenas personas y en una trama plagada de gags de humor blanquito.

Para la fraternidad antibélica:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.