ESTRENOS 22/06/2018

Ya sabéis que me encuentro en una época nueva en la que el tiempo y el espacio han sufrido variaciones y esto de postear se ha convertido en un deporte de alto riesgo. Así que vamos retrasados e incluso me he saltado una semana de estrenos.

Y algo me dice que no será la última.

De todas formas, ahora que he encontrado un hueco, con retraso, os dejo las nuevas películas que llegaron la semana pasada.

Genealogías chungas, cansancios infinitos, secretos adolescentes, muñecos evasivos, enseñanzas viajantes, revoluciones tardías, rebujitos tópicos, resistencias femeninas, horizontes inalcanzables e investigaciones peludas.

A ellos.

HEREDITARY

Parece que la crítica y el público está encantado con la llegada de la nueva perla del terror. Se estrenó en Sundance, es el primer largometraje del realizador neoyorkino Ari Aster y se presenta como un drama familiar que poco a poco va escalando hacia un final terrorífico rodeado de mal rollo, muy en la tradición polanskiana.

Toni Collette, que poco a poco va teniendo un currículo en el ámbito del grito que le granjea un cariño especial entre los fans del género fantástico y Gabriel Byrne, que también ha hecho sus pinitos en películas de sustito, protagonizan esta inquietante historia de familia rarita y presencia de abuela aún más rarita deambulando alrededor de la hija rarita.

Si todo el mundo habla bien de ella, por algo será.

Para el miedo miniaturizado:

TULLY

El tandem formado por la guionista Diablo Cody y el director Jason Reitman ya dio sus frutos con la maravillosa “Juno” y con la agridulce “Young adult”, en este último caso trabajando también con Charlize Theron.

Ahora, los tres vuelven a juntarse para acercarse de nuevo al tema de las familias y los adultos que no saben muy bien cómo ejercer como tales, centrándose en este caso en una madre de dos hijos, embarazada del tercero que está  punto de petar de cansancio. Su relación con una niñera que la ayudará por las noches hará que cambie su forma de ver la vida.

Todo el mundo habla maravillas del trabajo de sus dos actrices principales, la susodicha Theron y Mackenzie Davies, especialmente de la primera que ha vuelto a transformarse físicamente para el papel.

Para la maternidad extrema:

CON AMOR, SIMON

Con el tonito de dramedia adolescente, con protagonistas guapetes y música actual, nos llega esta película que habla de lo complicado que es salir del armario para un chaval que se sabe gay desde hace mucho tiempo pero que tiene miedo a ser rechazado si lo comunica en su círculo cercano.

Trabaja Katherine Langford, que es la protagonista de “13 razones” y parece que le mola lo del cine reivindicativo y también aparece por ahí Jennifer Gardner.

Cine social orientado a chavales que trata de dar una perspectiva de normalización que, a estas alturas no debería hacer falta pero, desgraciadamente, parece que sigue siendo necesario.

Para la puerta multicolor:

GRANNY’S DANCING ON THE TABLE

Eini es una adolescente que vive en una casa aislada de todo ser humano con la única compañía de su padre, un tipo tiránico e iracundo temeroso del mundo que pretende impedir que su hija se aleje de él a toda costa.

Esta extraña y oscura película sueca combina imagen real con animación para mostrar el mundo interior de una muchacha que vive una pesadilla. Un cuento tenebroso e incómodo que muestra una tiranía patriarcal desmedida y la imaginación de un pajarillo que necesita volar libre.

Seguro que es una alegoría estupenda que yo pillaría sólo en parte o no lo haría. De todas formas, el envoltorio es tan lúgubre y enfermizo que genera muchísima curiosidad.

Espero que la vea en algún momento El Maestro de Motores y me informe adecuadamente.

Para la cárcel paterna:

MISS KIET’S CHILDREN

Las reacciones de los niños siempre es un mundo apasionante. Esa pureza de sentimientos, honestidad y reacciones sin filtro componen un espejo del alma humana. La naturaleza de quienes somos, antes de que capas y capas de cordialidad y correctismo político la ensucien, se encuentra en una clase de infantes.

Este documental holandés muestra una de estas clases pero con una particularidad: los niños son refugiados que han vivido horrores para llegar hasta allí, que no controlan el idioma y que se sienten perdidos en un hábitat que les es extraño.

Una ocasión única para comprobar el poder de la educación y cuánto valor deberíamos dar a unos trabajadores que marcarán el carácter de las generaciones venideras y una oportunidad para ver con otros ojos la inmigración.

Para los nuevos comienzos:

EL ORDEN DIVINO

A principios de los años 70, en Suiza, país que nunca se ha distinguido por ir a la vanguardia de los derechos sociales, las mujeres aún no pueden votar. Nora es una de estas mujeres, que trabaja en casa y convive con un machista redomado, pero aún no se ha dado cuenta de la injusticia de su situación.

En el momento en el que entra en contacto con un movimiento femenino y siente una enorme frustración al comprobar que su marido no le permite tener un trabajo a tiempo parcial, se le hinchan los ovarios y comienza a luchar por el sufragio femenino. Esto no sienta demasiado bien ni en su matrimonio ni en su pequeña comunidad, pero no va a dar su brazo a torcer.

La película parece plantear cuestiones que empatizarán con la inmensa mayoría (quiero creer) pero también creo que lo hace desde una visión algo ingenua y pelín simplista y buenista.

Para la sororidad incipiente:

EL MUNDO ES SUYO

Alfonso Sánchez y Alberto López son dos cómicos andaluces que llevan mucho tiempo abriéndose camino en el mundo audiovisual con parodias de personajes típicos de su comunidad autónoma en cortometrajes, obras de teatro y películas.

Ya dieron el salto al largometraje en su anterior película, “El mundo es nuestro”, una comedia con atraco que les quedó muy maja y también tuve la oportunidad de verles en teatro hace unos años.

Tengo la impresión de que esta película, con dos señoritos sevillanos que se meten en un problema tras otro, les ha quedado algo menos original que las anteriores pero lo que está claro es que siguen tirando de un humor muy personal que llevan años ensayando.

Para los compadres atolondrados:

LAS GUARDIANAS

Francia, I Guerra Mundial. Los hombres de un pueblo están combatiendo en el frente, así que son las mujeres las que deben ocuparse del duro día a día de un entorno rural en el que la explotación agrícola es el principal sustento.

Una madre de familia se esfuerza por sacar el trabajo adelante y, ante la negativa de su hija a ayudar, contrata a una joven de la asistencia pública, con quien hace migas desde el primer momento.

Una fotografía preciosa y una historia cadenciosa y sin sobresaltos que retrata un marco naturalista. Quizá son mimbres muy apreciados en ciertos ambientes pero tengo la impresión de que a mí se me haría cuesta arriba.

Para la comunidad femenina:

NADIE NOS MIRA

Nico es un actor argentino que lleva un tiempo buscando en los Estates su futuro en el mundo de la cinematografía. Sin embargo, hasta el momento no ha tenido suerte y se resiste a volver perdido entre idilios y fiestas nocturnas.

En algún momento, según el argumento, parece que comienza a trabajar como cuidador de un bebé y establece un vínculo especial con él, aunque esto es difícil de ver en un avance que se basa mucho más en las relaciones del aspirante a actor con otros hombres.

No parece haber mucho más detrás de esta película en la que todo el mundo alaba el excelente trabajo de su actor principal, Guillermo Pfening y me da que todo ello no es suficiente como para llevarme al cine.

Para el babysitter con acento:

SUPERAGENTE CANINO

Creí que este tipo de películas habían acabado con los años 90. Películas de perretes como “Socios y sabuesos” o de animales parlantes filmados en imagen real como “Mira quién habla ahora” o “Babe: el cerdito valiente”. Pero no. Y el caso es que todas las películas que he nombrado parecen mejores que ésta que nos ocupa.

Hay un detective humano, encarnado por Will Arnett y uno perruno, al que pone la voz el rapero Ludacris. Pero muchas más voces o caras aparecen: Stanley Tucci, Alan Cumming, Shaquille O’Neal o RuPaul tienen apariciones vocales estelares.

No entiendo cómo tanta gente de calidad se ha prestado a realizar una película que parece tan chorra, la verdad.

Para la tontería canina:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.