ESTRENOS 21/04/2017

Sacados a pasear todos los santos, comidas las torrijas y retomada nuestra placentera rutina de imputados, registros y tramas gangsteriles en el partido que ostenta el gobierno del país, mientras el invierno deja alguna muestra de que no ha muerto del todo y la primavera trata de imponer su cálido criterio, nos llega una nueva remesa de películas con una media de interés bastante discreta.

Jubilaciones difíciles, besos iniciáticos, organismos desentrenados, barrios chungos, barcos fraternales, pensamientos expulsados, aves volátiles, fianzas letales, maestrías enchufadas, aceleradores descontrolados, castas explosivas, cuadernos continuados y poderes baratos aparecen ante nosotros.

JOHN WICK: PACTO DE SANGRE

The man. The myth. The legend. John Wick.

Pillé la primera por casualidad por Netflix en una tarde distendida en el sofá y me quedé muy sorprendido por la ensalada de tiros, rijostios y volantazos perfectamente coreografiados, así como por el flipante universo de gangsters bien organizados y regidos por estrictos códigos ideado por Derek Kolstad y dirigido por Chad Stahelski.

El asesino que desea retirarse enarnado por Keanu Reeves no es algo demasiado original pero sí lo es todo lo que lo rodea. Como me pasó cuando vi “Shoot ‘em up”, me pareció, probablemente, la mejor cinta de acción del año y me llamó mucho la atención que pasara tan desapercibida.

Ahora nos llega la segunda parte, con el mismo trío responsable de la primera y una voltereta en busca del más difícil todavía. Y parece tan rabiosamente entretenida. Como la primera.

Para la jubilación complicada:

AMAR

Esteban Crespo es un realizador español conocido, por el momento, en el mundo del cortometraje. Hasta ahora, había dirigido un buen puñado de cortos llevándose unos cuantos premios. Pero fue con el último, “Aquel no era yo”, que bien podría ser una precuela de “Beasts of no name”, donde su nombre empezó a sonar con más fuerza, después de ser nominado al Oscar al mejor corto de ficción y recibir más de 100 premios internacionales. Ahí es nada.

Para hacer bien mis deberes, he visto el famoso cortometraje y me ha gustado. No sé si como para tener tanto premio alrededor del mundo, pero tampoco soy un experto en cortos, ni sé cómo se mueven, ni la competencia que tenía en su momento. Está bien rodado, bien interpretado y el tema es espinoso y sensible y está bien tratado.

Su primer largometraje, sobre una pareja que se ama con pasión desmedida y cuyo fuego se acaba apagando, no puede ser más diferente y el tráiler, si he de ser sincero, no me invita demasiado a verlo. Sin embargo, creo que la carrera del Crespo merece una oportunidad y no me importaría comprobar si la peli es molona.

Para los borbotones de amor:

UN ESPACIO ENTRE NOSOTROS

Otro clásico argumental: la del chaval que, por algún problema, debe vivir encerrado en una burbuja y en su deseo por exprimir la vida al máximo y experimentar el amor, escapa de ella poniendo su existencia en serio peligro. Pueden ser muchachos encerrados en burbujas literales como en “El chico de la burbuja de plástico” con John Travolta o sufriendo enfermedades peligrosas como en “Bajo la misma estrella” o “Los principios del cuidado”, por poner dos de las más recientes.

En este caso, lo que le pasa al colega es que ha nacido en un viaje a Marte, sin gravedad, y su corazón no puede soportar las fuerzas gravitatorias terrestres, así que cuando vuelve por aquí, convertido en un adolescente y se escapa del hospital para ver a su ligue por Internet, comienza una cuenta atrás letal.

Asa Butterfield le coge el gusto a los niños espaciales tras “El juego de Ender” y Gary Oldman está por ahí dando prestigio al asunto.

Para la gravedad del amor:

THE NEIGHBOR

Marcus Dunstan se dio a conocer escribiendo y dirigiendo el film de terror “The collector”. A pesar de la campaña de marketing y el discreto éxito que tuvo, para ser una cinta de género, a mí no me gustó. La historia era de lo más tipicona y no había nada en la peli que me llegara a atrapar, más bien todo lo contrario: en varios momentos llegué a aburrirme.

Tras la esperable secuela, ahora lo intenta de nuevo con otra peli original. Bueno, original por decir algo. Lo que quiero decir es que no es secuela ni precuela de nada, aunque no parece que nos vaya a aportar muchas cosas nuevas.

Un poquito de torture porn por aquí, otra casa cerrada a cal y canto por allá, una damisela en apuros, un novio que desea rescatarla y un vecino de esos que siempre saludan en el ascensor con gustos cercanos a los de Ted Bundy. Un thriller de terror que no parece que vaya a pasar a los anales del género.

Para el Flanders macabro:

RÍO ARRIBA

Menudo crisol de nacionalidades reunidas en una misma película. Coproducción entre Bélgica, Países Bajos y Croacia en la que un actor belga y otro español, que interpretan a dos medio hermanos que buscan a su padre desaparecido, con la ayuda de un irlandés, remontando un río croata. Todo ello bajo la batuta de una directora belga que trabaja sobre el texto de un guionista francés.

Sergi López hace mucho que dejó nuestro país para buscarse las castañas en países de habla francófona y no es raro verle regresar a nuestras carteleras en películas independientes y arriesgadas en lo que demuestra un vasto amor por su profesión.

Otra cosa es que la película logre captar la atención con tan sólo tres personajes y un río en lo que parecen escenas plagadas de diálogos cargados de reproches y muchos problemas internos e irresolutos de cada uno de los personajes.

Para el remonte patriarcal:

STEFAN ZWEIG: ADIÓS A EUROPA

El escritor y activista social Stefan Zweig no tuvo una vida sencilla. Judío y alemán vivió para ver cómo Adolf Hitler tomaba el poder, así que tuvo que exiliarse a otras partes de Europa. Cuando temió que el kaiser conquistara el continente, cruzó el charco y se instaló en Brasil.

En todo este viaje, no dejó de escribir, de tratar de mejorar el mundo por medio de la palabra, sin embargo nunca le abandonó el terror de pensar que el nazismo triunfase y se hiciera con el mundo entero. Finalmente, se suicidó.

¿Spoiler? Quizá, porque la película de Maria Schrader narra los últimos años del escritor y supongo que rematará con este hecho. Yo, que en mi ignorancia desconocía quién era este señor, no me siento demasiado atraído por su historia.

Para la angustia del exiliado:

KALO POTHI, UN PUEBLO DE NEPAL

Dos chavales que son amigos a pesar de pertenecer a diferentes castas, deciden criar una gallina juntos, vender los huevos que va poniendo y sacarse así unas perras. Un día la gallina desaparece. Ellos van en su búsqueda. El camino está plagado de peligros ya que la guerra civil se encuentra en un delicado alto el fuego que puede romperse en cualquier momento.

Curioso es que nos llegue hasta aquí una película nepalí. Una rareza dentro del cine mundial, que respira sus propios tiempos y su propio lenguaje cinematográfico. Un lenguaje que, seguramente, nos es ajeno, acostumbrados a ritmos algo más acelerados, por lo que su visionado se puede llegar a hacer cuesta arriba.

Por otro lado, si la cinta ha llegado a nuestro país desde tan lejos, algo le habrán visto, así que podría resultar que esta opera prima fuera una joya escondida que narrase de forma original la amistad entre dos niños.

Quien sabe.

Para la ponedora extraviada:

GARANTÍA PERSONAL

A Belén López la he visto en alguna obra de teatro y recuerdo que me gustó mucho cómo trabajaba. Se trataba de un drama con algún tinte de comedia y una pizca de suspense y se desenvolvía como pez en el agua en el papel de una femme fatale con gran personalidad. Sin embargo, en este tráiler no llego a ver nada de aquella fuerza.

Eso si, ella está mucho mejor que la totalidad de actores que la acompañan. Lo que me lleva a pensar que la dirección de los mismos no llega a ser muy acertada. ¿Qué probabilidades hay de ver a todo un elenco aparecer de forma muy poco natural ante la cámara sin que el director tenga nada que ver?

Hay en concreto una bofetada, que yo soy el montador y veo esa toma y me niego a incluirla.

Película española de suspense con el marco de la crisis y las deudas envolviendo una trama de mafiosos, venganzas, robos y quizá algún que otro asesinato.

El caso es que nada de lo que aparece en el avance parece encajar demasiado bien.

Para la deuda impostada:

LA PROFESORA

Película eslovaca que narra la llegada de una profesora algo mafias a un colegio que desestabiliza la tranquila rutina de las aulas, de los alumnos, de los demás profesores y de los padres. Elefante en cacharrería al canto.

Los profesores intentan que los padres firmen un manifiesto para echar a la señora, pero como tiene contactos con las altas esferas del partido comunista, se achantan y encima provocan a la señora, aumentando su ratio de jugarretas.

No llego a comprender del todo qué pretende contarnos ni leyendo el argumento ni viendo el tráiler y me da la sensación de que ni siquiera viendo el film completo llegaría a captar el mensaje de la película centroeuropea, quizá por mi ignorancia sobre las circunstancias sociopolíticas de la Checoslovaquia de los años 80.

Very dificult todo esto.

Para los castigos de la seño:

A FONDO

Los franceses tratan de colarnos una comedia loquísima y muy absurda, con un sentido del humor que supongo que será muy suyo y que piquemos el anzuelo. Y viendo el tráiler, dudo que eso pase.

Una familia va en un coche nuevecito de vacaciones y prueba el mecanismo de control de velocidad a toda pastilla. El cacharro se estropea y ya no pueden frenar, así que van a toda leche por la autopista perseguidos por un puñado de personajes a cada cual más gilipollas.

Mientras, lo que sucede en el interior del coche también tira de un humor a caballo entre los Monty Python, los Hermanos Marx y Torrente, con una familia enfrentada y jugando a las palmas palmitas mientras están a punto de espicharla. Y la mezcla no me funciona.

Para el monovolumen lanzado:

LA ALTA SOCIEDAD

Me sorprende que esta otra loquísima comedia francesa, y van dos esta semana, fuera nominada a nueve premios César, se alzara con dos premios en el festival de Granada y estuviera en la sección oficial del festival de Cannes. Será que el surrealismo francés y yo no nos llevamos nada bien.

Una familia de la altísima, estratosférica sociedad, alejada por completo de la realidad, acude cada verano a la bahía Slack a disfrutar del sol, la playa y sus pintorescas gentes. Una de las hijas de esta familia y uno de los hijos de otra familia de pescadores, se enamoran. También hay por ahí unos policías investigando una serie de desapariciones.

A pesar de que aparezca en la función la enorme Juliette Binoche, nada me llama la atención de este cúmulo de actuaciones desenfrenadas y situaciones de frenopático. Eso sí, parece que se lo tienen que haber pasado de miedo rondándola.

Para los locos de rancio abolengo:

DEATH NOTE: EL NUEVO MUNDO

Segunda secuela de la película homónima a la serie de televisión animada basada en el manga de Tsugumi Ogba que pronto contará con remake americano a cargo de uno de mis directores frikis y escondidos favoritos: Adam Wingard, responsable de “Tú eres el siguiente” y, sobre todo, la ochenterísima y genial “The guest”.

Con estos mimbres, es muy improbable que acuda a ver algo tan específico, que precisa de visionados previos que no voy a ver.

En realidad, lo que sí tengo pendiente es de ver la serie de televisión animada, disponible en Netflix y, posteriormente, por supuesto, la peli del colega Wingard. Mientras, estas adaptaciones demasiado destinadas al fan acérrimo, que muy probablemente se estrenen en un número de salas que se podrán contar con los dedos de una mano, me la traen bastante al pairo.

Para la secuela intrascendente:

LOS SUPERHÉROES

No puede ser más típica la historia. Un pardillo muy torpe enamorado de una rubia perfecta, a punto de pedirle matrimonio, se encuentra con que un supervillano llega para aguarle los planes y, de paso, destruir la ciudad.

Pero resulta que el pardillo tiene ciertas habilidades y unos cuantos superamigos que le permitirán luchar con el malo, vencerle y por fin, casarse con la rubia. Ah, y por el medio aparecen una especie de minions con cuernos.

Todo ello regado con el humor más slapstick y tontorrón que te puedas encontrar, con un dibujo plano que nos viene de corea del sur y aderezado con unas cuantas voces conocidas, como las de Taylor Kitch, James Woods y Carla Gugino. Y encima sin tráiler en nuestro idioma ni subtitulado.

Una mezcla prefabricada y destinada a arañar algún despistado acompañado de infantes.

Para los héroes de saldo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.