ESTRENOS 17/11/2017

De nuevo, el ajetreado viaje de esta nave de combate por el campo de asteroides y pasajes entre nebulosas hace que el piloto tenga que estar centrado en no estrellarla y no hay mucho tiempo para actualizar el cuaderno de bitácora. Surgen trabajos, muchos gratificantes, en muchos de los parajes en los que nos detenemos y la pequeña padawan parece que comprime el tiempo como si de un agujero de gusano se tratase.

En fin, que sí, que no he colgado los estrenos de la semana pasada.

Así os quedáis sin guía para saber cómo llegó la nueva colaboración entre Díaz Yanes y Pérez Reverte en “Oro”, o el nuevo relato de Balagueró basándose en el relato de “La dama número trece” de José Carlos Somoza en “Musa”, o un jocoso homenaje a “Atrapado en el tiempo” con asesinatos por doquier que vimos en Sitges llamado “Feliz día de tu muerte”.

Todos estas pre-notas se perderán como lágrimas en la lluvia. Así que, dejemos de llorar por ellas y centrémonos en las de esta semana.

LA LIGA DE LA JUSTICIA

Necesita DC un éxito en su Universo Extendido como agua de mayo. Demasiadas películas importantes que se vieron relegadas a un quiero y no puedo, demasiada comparación con su vecina Marvel, demasiado tiempo buscando un tono y una marca de agua definitoria que no logran encontrar.

En su primera reunión de héroes, Zack Snyder cede el testigo, con la película casi acabada y por problemas personales al idolatrado Joss Whedon y entre los dos tratan de engatusar a los fans que siguen esperando ese gran éxito que les deje patidifusos.

Parece ser que se arreglan algunos errores pero se mantienen otros. En todo caso, casi todo el mundo coincide que es una buena dirección que queda lejos de lo que se consiguió con “Wonder Woman”.

Para el concilio de músculos:

EL AUTOR

Se llevó un premio en el Festival de Toronto, se presentó en la sección oficial del de San Sebastián y prácticamente todo el mundo coincide con que se trata de otro recital interpretativo de Javier Gutierrez.

Manuel Martín Cuenca se marca una fábula sobre la creación, sobre el talento, sobre las relaciones sociales, todo con una buena cantidad de mala hostia, al narrar la historia de este aspirante a contador de historias sin capacidades literarias que juega con las vidas de los demás para conseguir su primer éxito novelístico.

En la parte negativa, parece ser que incide en una característica bastante común en el cine mundial, la absoluta falta de peso de los personajes femeninos.

Para la pluma cargada con cizaña:

LOS NADIE

Película rodada a pie de calle, con el estilo de una guerra de guerrillas, entre actores muy jóvenes en Colombia, retratando una generación desencantada, con sueños incumplido, ganas de volar y alas rotas.

Una película construida con muy pocos medios pero con mucha fuerza en sus imágenes que tira de franqueza y pasión para intentar enamorar a su público.

Una película de las que ya no vemos en nuestro país, que nos tiene que llegar desde otras latitudes para gritarnos que nos hemos aburguesado, que no existen los cineastas libres, con fuerza y bolsillos vacíos que consigan llegar a las salas.

Un grito necesario contra una industria del cine acomodada y displicente.

Para el grito desde el asfalto:

HACIA LA LUZ

Lo que más me llama la atención del avance de esta película japonesa es ese precioso piano que acompaña la historia de amor entre este fotógrafo que está perdiendo la vista y esa joven que utiliza de forma bella e hipnótica las palabras para hacer llegar las imágenes a la mente del primero.

El resto, no consigue atrapar mi atención demasiado. Parece una película que camina despacio, deteniéndose en el lirismo de los encuadres y armando despacito el romance entre dos seres muy distintos y heridos cada uno a su manera.

La típica opción carlista a la que iría a regañadientes y que, seguramente, a la postre, acabaría gustándome.

Para el ojo contra la palabra:

UNA RAZÓN PARA VIVIR

Se trata de la primera película como director de Andy Serkis, un actorazo como la copa de un pino, un tipo muy inteligente y un personaje que me cae muy bien. Sin embargo tengo la impresión de que ha querido realizar, al primer intento, una película tan trascendente y tan nominable que la ha convertido en pornografía sentimental.

Sigue la estela de “La teoría del todo” cambiando la esclerosis lateral amiotrófica de Stephen Hawking por las secuelas de la polio de un tipo que consiguió cambiar la vida de los afectados por esta horrible dolencia.

Mucho amor, muchas lágrimas y un Andrew Garfield que no para de intentar la nominación a los Oscar, en este caso con Claire Foy aka. The Queen como partenaire.

Para la fuga de la parálisis:

MEDIDAS EXTREMAS

Los nórdicos son buenos filmando thrillers. Y escribiéndolos. Debe ser que las horas de días sin luz y el frío polar les hiela los corazones y les convierte en finos cirujanos del lado más podrido del ser humano.

En este caso, desde Islandia, nos llega la historia de un padre desesperado por sacar a su hija del mundo de las drogas. Se da de bruces con la incapacidad de ayuda de todos los estamentos a los que acude y llega a la conclusión de que la única salida es tomarse la justicia por su mano.

Así que se pone el traje de Charles Bronson y se dedica a repartir estopa a quien haga falta hasta que consiga que su hija esté limpia.

Ella parece ser que pone poco de su parte.

Para la limpieza parental de narcóticos:

ARTE AL AGUA

Hace años, había un considerable número de bacaladeros que partían periódicamente desde los puertos de Galicia hacia las costas de Canadá para trabajar en condiciones durísimas. La flota de Terranova ya no existe y este documental pretende narrar qué fue de ella, desde el final de la Guerra Civil hasta nuestros días.

De nuevo se pone sobre la palestra el daño que hace el capitalismo, la dureza de los oficios que tienen que lidiar con la fuerza de la madre naturaleza y la grandeza del espíritu humano frente a las dificultades.

Otra cosa es que yo vaya a tener tiempo de sentarme a que me cuenten esta historia, que no dudo que sea interesante.

Para el hombre y el mar:

LA ISLA DE LOS MONSTRUOS

Demasiado inocente parece esta película mexicana de animación en la que un teenager descubre de golpe y porrazo que pertenece a una estirpe de monstruos cuando, fíjate tú que mala suerte, se transforma en uno en pleno baile de fin de curso.

Así que, una vez sacado a la luz el pastel, el chaval viaja con su padre a la isla del título para conocer a su familia, enamorarse de una chica con colmillos y, de paso, dar al traste con un plan diabólico del mad doctor de turno.

Una animación que no brilla demasiado, un humor facilón destinado a los más peques y una historia que parece bastante olvidable hace que como opción adulta se quede un poco corta.

Para la familia raruna:

CON LOS BRAZOS ABIERTOS

No sé si estoy interpretando de forma errónea el avance y ya sé que para opinar debería ver la película completa pero, así de primeras, ¿no parece que lo que se cuenta es un pelín xenófobo?

Un tipo escribe un libro proclamando una Francia aperturista, que acoja a los extranjeros y refugiados con calidez y humanidad y otro le responde que se aplique el cuento y empiece por hacerlo en su casa. Allí se plantan unos rumanos que hacen karaokes en el jardín, le revuelven todo y meten un cerdo en la cocina.

Como al final de la película no haya un giro que le dé la vuelta a todo esto yo no sé. O eso o yo no entiendo bien el humor galo.

Para los dardos a la izquierda:

EL VIENTRE DE EUROPA

Sólo una pregunta se asoma a mi cerebelo en toda la duración del tráiler de esta película de Juan Pinzás, un director, guionista y productor vigués: ¿pero qué carajo es esto?

Lo siento, pero este tipo de propuestas me parecen ejercicios que uno graba como divertimento y se los enseña a sus colegas, entre risas y gin tonics y que si llegan a las salas de cine es más por nepotismo que por meritocracia.

No hay nada que me interese en esta retahila de diálogos impostados y actuaciones robotizadas, de filmaciones planas y ausencia de recursos cinematográficos.

Tan sólo siento vergüenza ajena ante una sucesión de imágenes que pretenderán ser lynchianas y se quedan en leticiasabetéricas.

En definitiva, que no.

Para la máscara del ridículo:

JUPITER’S MOON

Esta la vimos en el Festival de Sitges y, si hay suerte, algún día os hablaré de ella.

Como spoiler os diré que ganó el certamen y nosotros no estuvimos de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.