ESTRENOS 16/03/2018

A golpe de martes nos juntamos con los estrenos. Los virus nos han impedido llegar antes con sus empeños en colapsar la semana y espérate a que llegue la Semana Santa y nos retrasemos otra vez.

Nos encontramos ya con la resaca de los premios y la calidad vuelve a un nivel mucho más comedido, con estrenos palomiteros y películas que intentan pescar la atención de los potenciales espectadores en aguas bajas.

Sin más demora, echemos un vistazo a lo que ha llegado a la lonja cinéfila.

TOMB RAIDER

Pues qué queréis que os diga, la película puede que no vaya a ser una obra maestra del cine. Ni siquiera del cine de acción. Pero aquí no hablamos de calidades, entre otras cosas porque aún no he visto las películas cuando escribo esta sección, sino de ganas.

Y ver de nuevo a Lara Croft en acción son unas cuantas ganas.

Toma el testigo de Angelina Jolie la sueca Alicia Vikander y no le hace falta mucho para superar las películas de la americana, que se quedaban en un entretenimiento más bien justito. Al menos parece que lo han dado todo en cuanto a espectacularidad con esos saltos y esos momentos “me quedo agarrada con una mano mirando al picado”.

No sé si me dará tiempo a verla antes de que desaparezca de la cartelera, pues con la Semana Santa ahí en medio se antoja complicado, pero la intención está presente.

Para la heroína sin joystick:

100 DÍAS DE SOLEDAD

Todos pensamos, al menos todos los que sabemos lo que es alejarse de ciudades, prisas y aparatos tecnológicos durante una corta temporada, lo bien que estaría cogerse unas largas vacaciones e irse al campo durante un tiempo a vivir de lo que se siembre, a respirar aire puro y a contemplar la vida de otra manera.

Luego twitteamos la última novedad en telefonía móvil, nos ponemos un nuevo capítulo de la última y aclamada serie de HBO, calentamos en el microondas un plato de comida precocinada y el pensamiento se da a la fuga.

José Díaz no es de esos. Es dueño de una empresa de interiorismo pero su gran pasión es la montaña y cada semana se escapa a su aislada cabaña situada en el Parque Natural de Redes en Asturias. Muchas veces pensó que le apetecería lo comentado en el primer párrafo, pero las obligaciones cotidianas no se lo permitían.

Este documental lo hizo posible y probó las sensaciones que transmiten cien días en soledad, filmando los impresionantes paisajes asturianos, comiendo lo que cosechaba y liberándose de cargas metropolitanas salvo el dron y el equipo de filmación. Y ver las imágenes da una envidia sanísima.

Para el Robinson en bable:

EL INSULTO

Métafora entre libaneses y palestinos narrada a través de el encono de dos personajes de ambas etnias que tienen un encontronazo que tendría que haber quedado en pura anécdota y por la cabezonería y el orgullo de ambos toma dimensiones nacionales.

A través del odio de dos personajes y la tontería de que uno moja al otro al regar sus plantas, se plasma la rivalidad eterna entre dos pueblos y la capacidad que tiene el ser humano de indignarse hasta el infinito según de quién venga la supuesta afrenta. Una idea que no solo retrata el odio de estos dos pueblos en concreto sino a la humanidad en su conjunto.

Fue seleccionada para optar al Oscar a la mejor película de habla no inglesa y se llevó el premio al mejor actor en el Festival de Venecia y el premio del público en el de Valladolid, así que viene con un buen curriculum tras su paseo por medio mundo.

Para la ofensa racial:

PERDIDO

Un padre divorciado viaja por todo el mundo por trabajo y apenas tiene tiempo para ver a su hijo. El día que su madre le llama diciendo que ha desaparecido se presenta en un campamento en los Alpes para buscarlo y empieza a descubrir una persona que le era totalmente ajena.

El thriller a contrarreloj descansa casi por completo en los hombros de Guillaume Canet en el papel de ese padre que va descubriendo cual es la vida de su hijo con su ex-mujer y su nueva pareja y que realiza un viaje vital luchando contra todos los obstáculos por recuperar a su hijo dándose cuenta de todos los momentos que ha dejado de disfrutar con él.

Parece ser que la película tiene dos partes bien diferenciadas y que la segunda, más centrada en la investigación es algo más convencional aunque la improvisación de Canet, al que el director Christian Carion no ha enseñado el guión y que va descubriendo la historia a la vez que su personaje, dicen que le sienta bastante bien.

Para el chaval desubicado:

MARÍA MAGDALENA

Ya me conocéis. No soy un amante del cine religioso. Creo que sé lo básico de religión católica, lo poco que he investigado por mi cuenta sin haber ido jamás a un colegio en el que dieran religión ni haber hecho la comunión ni haber ido a clases de catequesis. Así que me interesa más como mitología, de la misma forma que me puede interesar la forma en la que se entrecruza la historia griega con su Olimpo de dioses, semidioses y héroes.

En este caso parece que Garth Davis, director de “Lion”, trata de hacer una lectura diferente a la época de Jesucristo, dando voz protagónica a María de Magdala y presentándola no como una prostituta, como dice la biblia, sino como una mujer pura y primer apostol de Cristo, enamorada y compañera en la última cena.

No acaba la lectura en ese ramalazo feminista, sino que presenta a Pedro, el que fundó la iglesia, como un señor de color y a Judas como el más ferviente de sus seguidores.

Con todo esto y las interpretaciones de Rooney Mara, Joaquin Phoenix y Chiwetel Eljofor, reconozco que algo me ha abierto la curiosidad. Sin embargo, no sé si lo suficiente.

Para la primera dama judía:

JEANNETTE, LA INFANCIA DE JUANA DE ARCO

Si los americanos son capaces de escribir un musical a partir de casi cualquier cosa, una novela de Victor Hugo, una película de Disney, una parodia sobre las religiones, ¿por qué no van a ser capaces, por ejemplo, los franceses?

Si juntamos la historia de Juana de Arco, aquella adolescente iluminada y devota que guió a los franceses a su victoria frente a los ingleses, con el espíritu de “La llamada” de los Javis y un poco del rollito de “Ocho mujeres” de François Ozon, tenemos este atípico musical galo.

Estoy seguro de que es de esas cintas que provocan amores y odios a partes iguales. Si uno comulga con sus minimalistas bailes en la playa y sus cancioncillas ligeras, entonces se lo pasará bien. Si el primero de los números le cogen a uno con la guardia baja entonces preferirá volverse inglés y tratar de invadir el país de Juana.

Para la espada cantarina:

1945

Peli húngara que habla de las heridas que siguen persistiendo en el país justo después de la segunda guerra mundial, momento en el que los habitantes de un pueblo tienen que enfrentarse a su condición de delatores durante la invasión alemana cuando dos judíos regresan al pueblo y todos se piensan que vienen a hacerse con pertenencias y casas robadas a sus antepasados.

Comienza en ese momento, antes de que ambos judíos ortodoxos abran la boca, un nerviosismo general ante lo que puede acaecer cuando se descubran los pecados cometidos de cada uno y ante la posibilidad de que aquellos dos sean tan sólo una avanzadilla de los que han de venir después.

Un poco como el chiste del tipo que pincha una rueda en plena noche y se va formando en su cabeza conversaciones desagradables a medida que se aproxima a la casa del único vecino a la vista en busca de ayuda.

Para los futuribles siniestros:

LA TRIBU

La comedia española tiene estas cosas, señora. Que coge un punto de partida similar al de “A propósito de Henry”, donde un hijo de puta se transforma en un ser adorable después de un accidente, lo mezcla con las aventuras de “Dando la nota”, lo pasa todo por el tamiz del humor grueso de pedos y señoras mayores bailando, lo edulcora con un puñado de caras conocidas y ya tenemos nuevo jitazo.

Siempre lo digo y me reafirmo: yo espero que esta película lo pete y un montón de gente salga encantada con el tinglado y el cine español vaya mejorando. Desde luego, tiene que haber todo tipo de géneros en un cine nacional y éste es uno de ellos.

Sin embargo, a mí no me encontrarán pagando por un producto de esta ralea, a pesar de la presencia de Carmen Machi, Paco León, Luis Bermejo o Bárbara Santa-Cruz.

Para la amnesia redentora:

MI NOMBRE ES TE ATA

Había una vez, en la Usamérica de principios del siglo XX, una india americana que quería ser actriz y así ayudar a comprender a todo el país la historia de los nativos. Pero claro, su familia no estaba muy de acuerdo con su aproximación al show bussiness y el propio negocio del espectáculo tampoco estaba muy de acuerdo con la llegada de una india y en un mundo de hombres, ser mujer y de una etnia minoritaria no ayuda.

Sin intención de haceros spoiler la muchacha fue tenaz, triunfó, actuó delante del presidente Roosevelt y entró en el Hall of Fame del estado de Oklahoma. Pero para ello estoy seguro de que vivió un calvario y pensó renunciar a su sueño muchas veces y todo ello será plasmado en esta peli que casi parece caer en el telefilm con pundonor y épica.

Para la actriz con plumas:

THE BEST DAY OF MY LIFE

Como si “Sense8” se hubiese convertido en un documental, un grupo de personas de formas de amar diferentes a la normativa viajan desde sus diferentes países hasta el Festival del Orgullo celebrado en 2017.

Se supone que retrata tanto las dificultades para vivir la homosexualidad por el mundo adelante como el ambiente de libertad y felicidad vivido en el festival madrileño, pero parece todo un poco un anuncio de agencia de viajes, con sus tonos vivos y sus sonrisas profident.

Creo que prefiero esperar a que Netflix nos muestre el capítulo final que cierra la trama de la serie de las hermanas Wachowski en la película que está produciendo o directamente irme con los amigos a vivir el World Pride el año que viene.

Para el viaje del amor:

BAJO LA ROSA

Por favor, un change.org ya en el que se pida que se detengan los impulsos a utilizar la pieza invernal de Las cuatro estaciones de Vivaldi para películas y tráilers. Entiendo que se quiera dotar a las imágenes de acompañamiento musical sin pagar derechos de autor, pero la historia está repleta de música clásica maravillosa y menos conocida. Un poquito de meterse en Spotify a investigar.

Y al igual que en lo musical, poco parece poder aportar esta cinta española de bajísimo presupuesto sobre la desaparición de una niña, rodada de forma muy poco orgánica, con actores que parecen amateurs y una dirección floja y desanimada.

De la desaparición se pasa a un secreto familiar y del secreto a la violencia y el caos y no dudo de que el guión pudiera dar lugar a una película entretenida con otros medios, pero en el avance nada parece ni remotamente creíble.

Para el secreto de tu flor:

UNA VOZ SILENCIOSA

Esta película la pudimos ver en el Festival de Sitges del año pasado y permidme que os diga que no pienso repetir. Eso sí, parece que le ha gustado a todo el mundo menos a mí.

Mis impresiones aquí, bajo su título original: “A silent voice”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.