ESTRENOS 15/12/2017

Llegan las navidades y aparecen estrenos muy típicos, estrenos muy esperados y estrenos con nacionalidad en común que se aglutinan en nuestras pantallas.

Por una parte, Disney nos trae, fiel a su nueva planificación, un nuevo episodio de la saga galáctica por antonomasia. Por otra, vemos las películas típicas de estas fechas, para toda la familia y de buenos sentimientos y, por otra, los argentinos se han puesto todos de acuerdo para presentarnos un montón de filmes.

La prioridad lleva clara desde tiempo atrás y tenemos nuestras entradas para imbuirnos de midiclorianos desde meses atrás. Pero cuando hayamos fichado en la recepción del Halcón Milenario, tenemos un montón de otras opciones abiertas.

Veámoslas.

STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI

No hay mucho que decir que no haya dicho antes. Un estreno de Star Wars se ha ganado con creces mi grado de salivación más alto. Algunas me gustarán más y otras menos, pero adentrarse de nuevo en una galaxia muy, muy lejana es volver a permitir al niño que sigue viviendo dentro de mí que tome los mandos de la nave.

Jedis, sables láser, La Fuerza y los robots molones son un refugio de un mundo gris e injusto en el que nos hemos enterado que el liberalismo y el capitalismo salvaje han vuelto a triunfar destruyendo en Estados Unidos la neutralidad de la Red y convirtiendo este mundo en un lugar un poquito peor.

Ante un mundo que se empeña en deshumanizarnos, existen rutas de escape diarias para ser felices. Una caña con los amigos, hacer la croqueta junto a un niño o seguir una serie fielmente y bajo la manta con tu pareja. Y sí, también entrar en el universo creado por George Lucas cada vez que nos llega un nuevo capítulo.

Esto ya no es una película, es una píldora de felicidad.

Para la pelea cromática:

ALANIS

Es impresionante cómo algunas películas son capaces de transpirar verdad a través de su simple avance. En menos de tres minutos uno es capaz de palpar la honestidad de la propuesta y la implicación de los actores que trabajan en ella. Éste es uno de esos casos.

La directora argentina Anahl Berneri hace un retrato de la prostitución sin complacencias, sin cuentos de hadas, crudo y necesario, pero también desprovisto de moralinas ni discursos. La vida de una trabajadora del sexo que debe sobrevivir manteniendo en todo momento el amor por su hijo de año y medio y la amistad de su compañera de piso, también meretriz.

Berneri se convirtió en la segunda realizadora femenina que consigue la Concha de Plata a la mejor directora en el festival de San Sebastián, primera de habla hispana, y su actriz principal, Sofía Gala, que aparece con su hijo lactante en la película, se alzó con el galardón a la mejor interpretación.

Para la vida que jode:

MUCHOS HIJOS, UN MONO Y UN CASTILLO

La película documental de Gustavo Salmerón sobre la curiosa figura de su madre me tiene muy loco. No sé qué pensar de ella. No me hago una idea de lo que puede suponer la edición de esos 14 años de rodaje y esas 400 horas de material. No sé si la excentricidad de la señora me parece adorable o absurda.

Julia, la madre de Gustavo, tenía un sueño. Quería tener muchos hijos, un mono y un castillo. Eran una familia de clase media y en cierto punto de su vida ya tenía dos sueños cumplidos, 6 hijos y un mono. Y entonces recibieron una herencia loca. Y sin dudarlo, se compró un castillo.

Más tarde sobrevino la crisis y la fortuna familiar se fue al traste.

Y de las conversaciones con esta señora de asombrosa vida trata el documental y no he decidido si su fascinante personalidad me gana para llegar a comprar la entrada de su película. Pero la idea, he de reconocerlo, me tiene fascinado.

Para la opulencia patria:

UNA ESPECIE DE FAMILIA

Una doctora que roza ya los cuarenta, recibe una llamada que le indica que en el norte de argentina está naciendo el bebé que tanto tiempo lleva deseando adoptar. Con este arranque comienza este thriller dramático sobre el infierno que debe pasar una mujer con un ansia irrefrenable de ser madre.

La peli parece densa, enmarcada en todo momento por el sufrimiento continuo que sufre el personaje de Bárbara Lennie, una actriz superdotada capaz de imprimir sus actuaciones de una intensidad dramática brutal. Sin embargo, me pregunto si el continuo llanto que parece acosar a la protagonista no harán de estos 95 minutos un tortuoso sendero empedrado.

Parece que en las opiniones que leo, nadie duda de la valiosa interpretación de Lennie, sin embargo hay disparidad en cuanto a la calidad de la película en sí y yo tampoco me consigo formar una idea muy clara.

Para el laberinto natal:

LA HERIDA (THE WOUND)

Tema muy complicado el que toca esta película sudafricana del director John Trengove. El del ritual del paso a la adultez de la tribu Xhosa, que practica una circuncisión en condiciones poco higiénicas que provoca la muerte por complicaciones en no pocos casos.

Si a esto le sumamos la homosexualidad de los protagonistas en un clima tan homófobo como el de esta sociedad, tenemos una crítica social y un drama de tomo y lomo. Un calvario en un momento tan complicado como es ese final de la adolescencia, periodo de cambios y de dilemas mentales.

Ya antes de estrenarse la película, los actores protagonistas recibieron amenazas de muerte por revelar aspectos del propio rito. Así está el patio por aquellos lares.

Para el paso del hombre:

PASAJE DE VIDA

Parece ésta una película sobre la memoria. Sobre los recuerdos de un padre exiliado a España que no se lleva muy bien con sus hijos, que rememora su época de militancia en la Argentina de la dictadura junto a su novia y que trata de comunicarse en el presente con sus vástagos.

Un continuo flashback que lidia con un conflicto en el pasado y otro en el presente, dos rompecabezas que tratan de ponerse de acuerdo a través de la memoria y que, según leo, no acaba de funcionar del todo en la opera prima de Diego Corsini.

Parece que tira de autobiografía del realizador y que tiene muy buenas intenciones, pero que no consigue abarcar todo lo planteado.

Para el viaje mental-temporal:

INTERCAMBIO POR NAVIDAD

Supongo que es necesario que existan este tipo de comedias familiares en esta época, es ley no escrita del cine. Películas con todo el ambiente navideño y familiar del mundo para que padres e hijos se reúnan en una sala de cine a disfrutar de un tiempo de ocio en comunión mientras disfrutan de un argumento de pocas pretensiones y buenos sentimientos.

Y quiénes mejor que los noruegos para hablar de Santa Claus, de las tradiciones de los regalos y  del espíritu de fraternidad empañada con consumismo que vivimos en estas épocas.

Sin embargo, esta mezcla de comedia slapstick con magia élfica parece dar lugar a un cúmulo de lugares comunes que hace mucho tiempo que dejó de hacerme gracia. Un padre al que le flipa la navidad, su mujer algo gruñona y Papá Noel apareciendo en escena para construir un final de felicidad y amor infinito, se me hace cuesta arriba. Al menos con este formato concreto, que no digo que no pueda disfrutar de un “Arthur Christmas”, una película de animación con muchas mejores ideas.

Para el canje de barbas:

SE ARMÓ EL BELÉN

Puede que ésta me parezca la producción animada más infame de estas navidades. Una en la que la Sony pretende meter el catolicismo por los ojos a los niños contando la historia del pesebre, los reyes magos, Herodes y demás parafernalia a través de los ojos de unos animalicos adorables.

Todo aderezado con el nuevo single de una Mariah Carey que cada vez es más una parodia de ella misma que una cantante seria.

Todo con un tufo adoctrinante que me abofetea el cerebelo y que no puede generarme más rechazo, copiando elementos de otras películas (el burro de “Schrek”, las palomas con gestos vistos en decenas de películas anteriores…) y un piloto automático que puede que haga las delicias de los cardenales del Vaticano pero que a mí me genera una pereza infinita.

Para la mitología virginal:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.