ESTRENOS 14/04/2017

Después de los estrenos a golpe de miércoles, sólo dos películas han decidido retrasarse hasta el fin de semana, agarraditas de la mano, entrando de forma tímida en los cines a ver si consiguen hacerse con algún vacacionista de última hora.

Obviamente, en plena desconexión, no tuve tiempo a colgar las pre-notas, pero ahora, tras el palizón de la operación retorno y el síndrome post-vacacional, seguro que os apetece saber qué más hay para evadirse al salir de vuestras grises oficinas.

Pues esto es lo que hay, dos rezagadas.

NIEVE NEGRA

Que raruno se hace ver a Ricardo Darín con esas barbas de vagabundo y esas pintas de montaraz que caza osos con sus manos desnudas. En todo caso, toda película donde salga él, uno de los mejores intérpretes en activo del mundo, ya es una razón para que uno se plantee acercarse a un cine.

Si además le acompañan Leonardo Sbaraglia, Federico Luppi y Laia Costa, el gran descubrimiento de “Victoria”, la curiosidad aumenta por momentos.

Un tipo y su novia reciben la noticia de que unos terrenos que han recibido en herencia tienen un comprador que les haría ricos. El problema es que quieren todo el terreno y está compartido por un hermano que vive como un ermitaño y porta el estigma de haber matado a otro de los hermanos. Así que hasta la nevada patagonia que se van para intentar convencerle de que venda.

Secretos, música de thriller y acento argentino para una de esas películas de poner nerviosito al respetable.

Para la parcela sucia:

EL BEBÉ JEFAZO

Impresionante la campaña de marketing que se está currando Dreamworks para promocionar su nuevo largometraje de animación en nuestro país. Al menos por Madrid, metros, andenes de tren y marquesinas por las calles están llenas de carteles de este bebé trajeado y mandón que parece salido de una reunión de la FAES.

Impresionante el plantel de voces para la versión original: Alec Baldwin, Steve Buscemi, Lisa Kudrow, Jimmy Kimmel y Tobey Maguire. Mientras, para su doblaje nacional, tenemos promocionado a nuestro macho por excelencia, José Coronado, al que este piloto espacial desea una pronta recuperación de su jamacuco, en el papel de Baldwin.

El pequeño Tim vive en la gloria con sus padres molones y en calidad de hijo único hasta que un nuevo hermanito llega a la casa. No es sólo que se adueñe del hogar y de la atención de sus progenitores, sino que el tío llega trajeado, con peluco caro y maletín, hablando a la perfección en tono dictatorial y dispuesto a combatir una conspiración que pretende desviar el amor paterno hacia cachorritos adorables.

No sé yo… quizá haya alguna coña aceptable pero no parece un peliculón.

Para los pañales capitalistas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.