ESTRENOS 14/09/2018

Siguen llegando, de forma amontonada, propuestas patrias que pasaron por diversos festivales nacionales. Sigo sin entender por qué llegan como en packs de promoción en vez de escalonarse a lo largo del año, pero qué voy a saber yo.

El caso es que cinco producciones españolas se asoman a la cartelera en este viernes, aunque esta vez no contamos con una programación capicúa. El último lugar sí tiene el honor de ser para una de nuestras pelis pero el primero está reservado para la opción más friki y ochentera de la semana.

Así que disponeos a pasear entre marcianos soldados, desgracias familiares, lecturas cachondas, paternidades aladas, veranos románticos, vegetaciones pétreas, visiones jóvenes, esperas geriátricas, relámpagos mágicos, trolas curativas y deseos iniciáticos.

Apresemos la oferta.

PREDATOR

Si eras un niño de los ochenta y no tenías al Chuache como un actor de referencia o no te gustaban las películas de tiros, puñetazos y ciencia ficción, corrías peligro de quedarte sin tema de conversación en los recreos.

Si una película reunía todas esas características, entonces autománticamente pasaba a considerarse una biblia de referencia de la que tirar en toda ocasión que uno pudiera. Si además se ha convertido en un título de culto del cual llega hora una secuela que entronca con la segunda de sus entregas, la última buena que se hizo sobre el personaje, con uno de los actores de la primera a los mandos, entonces se transforma en visita obligada.

La raza de mercenarios extraterrestres más letal y peligrosa de la galaxia regresa a la tierra con ánimo de convertirla en su coto privado de caza, así que nos falta tiempo para formar un nuevo equipo de valientes que se enfrenten a ellos armados con las punch lines más incisivas posibles.

Para los rastafari mortíferos:

TODOS LO SABEN

Asghar Farhadi tiene enamoradita a la crítica mundial y parece que también a gran parte del público con un puñado de películas que exploran el sufrimiento humano de manera precisa y certera.

Comenzó su ascenso con aquella dolorosa disección de una ruptura sentimental y vital en “Nader y Simin, una separación” y después se ha dedicado a viajar cual antropólogo de National Geographic especializado en sentimientos, explorando almas en otras culturas.

Ahora ha llegado a España y, evidentemente, no ha tenido problema en hacerse con un plantel del carajo para su nuevo sufrimiento: Penélope Cruz, Javier Bardem, Ricardo Darín, Eduard Fernández, Bárbara Lennie, Inma Cuesta, Elvira Míngez, Ramón Barea… lo que usted quiera, señor Farhadi, entre en la trastienda y coja al actor que se le antoje.

Para la celebración aguada:

BOOK CLUB

Tengo sentimientos encontrados con respecto a esta comedia romántica crepuscular americana.

Por un lado, el argumento, el de unas señoras ya maduras que redescubren la pasión gracias al best-seller “50 sombras de Grey” me parece una tontopollez como la copa de un ciprés. Una excusa barata para plantear romances y enredos en una típica historia de folletín de gasolinera.

Por otro, su plantel me resulta muy simpático y está claro que tienen muy buena química entre todos. Por un lado las mujeres, que cargan con el protagonismo: Diane Keaton, Jane Fonda, Candice Bergen y Mary Steenburgen. Por otro los señores, Andy García, Craig T. Nelson, Don Johnson y Richard Dreyfuss.

Es complicado no considerar entrañable cualquier cosa que hagan estos actores, la verdad, por muy chorra que sea su punto de partida.

Para las letras húmedas:

AL AIRE, PATOS

Aunque sólo sea por la calidad de su animación y por un avance que parece no tratar a los más pequeños como seres mononeuronales, esta película ya debe tener una atención por encima de la media de los productos de animación que suelen llegar a las salas.

Está claro que la película es para una audiencia de edad bastante baja, que no nos vamos a encontrar segundas lecturas que puede haber en animaciones de los estudios punteros y que es posible que un adulto se aburra entre tanta gansada, nunca mejor dicho. Pero los infantes se divertirán y saldrán de la sala sin haberse idiotizado, lo cual no está mal.

Un ganso con síndrome de Peter Pan trae de cabeza a su bandada por sus chifladuras hasta que debe hacerse cargo de unos patitos abandonados que han de emigrar. Ayudarlos y soportarlos será su billete hacia la sensatez.

Para el las alas iniciáticas:

LOS AMORES COBARDES

Otro momento en el que los sentimientos se me encuentran, ahí en medio del torrente sanguíneo y se dicen hola qué tal la familia y esas cosas.

Resulta que el tráiler me parece tirando a aburrido. Una película con actores algo forzados y una realización justita contando una historia minimalista que, aunque veo que ganó premios a la mejor dirección y de la crítica en el festival de Alicante, no consigue atraer mi atención.

Una historia de un amigo que desaparece sin previo aviso y vuelve seis años después, también sin avisar para decirle a una muchacha que lo siente.

Pero, por otro lado, acabo de ver la entrevista que le ha hecho David Broncano en “La resistencia” a la directora y guionista, Carmen Blanco y me ha caído muy bien. Ahí timidilla y muy entrañable tratando de seguir la retahíla de tonterías de mi idolatrado pachacho.

Sin embargo, creo que en este caso pesa la esencia cinematográfica y la película se me queda ahí en tierra de nadie.

Para el retorno mohíno:

MARISA EN LOS BOSQUES

Más películas de corte independiente españolas y de nuevo esa sensación de estar ante un producto a medio cocinar, con actuaciones un poco de curso medio de interpretación y una galería de personajes curiosos que no me acaban de enganchar.

El argumento oficial también parece algo impostado. Algo de una treintañera con aspiraciones artísticas que se ha convertido en actriz secundaria de su propia vida y un hecho que la lleva a buscar consuelo en la noche de Madrid. Palabras rimbombantes para describir algo mucho más mundano. Rupturas, discusiones y pensamientos pseudofilosóficos sobre el paso del tiempo.

Quizá no sea yo el tipo de público que aprecia estas obras de poco presupuesto y toneladas de ganas, algo con lo que consigo empatizar mucho más en la cercanía del teatro, todo sea dicho.

También viene de recibir un premio en el festival de Alicante, concretamente el del público.

Para la dramaturgia perdida:

TESTIGO DE OTRO MUNDO

Hay un señor en Argentina que siendo adolescente presenció un suceso extraño que le llevó a pensar que había sido testigo de un encuentro con vida extraterrestre. Ese señor vive marcado por aquel momento y por eso no tiene muchos amigos y lleva una vida apartada y meditabunda.

A hablar con este tipo se dirigen un cineasta y un astrofísico y entre todos construyen un documental con una buena parte de narración ficcionada, algo que me da mucha rabia en los documentales.

O lo haces todo de ficción o lo haces todo en tono documental, pero mezclarlo es como comer una paella de carne y pescado. Amigos, eso no es paella, eso es arroz, carne y pescado. No confundamos las cosas.

Todo este tinglado se mezcla con las conversaciones con el pueblo guaraní, unos indígenas que viven en Paraguay, Argentina, Bolivia y Brasil y tienen una relación muy gorda con el plano sobrenatural.

Pues yo que sé, todo parece un capítulo de Cuarto Milenio.

Para los rarunos latinos:

PENÉLOPE

Penélope es un personaje clásico griego que tiene una labor complicada dentro de “La Odisea”. Se dedica a esperar fielmente a su marido, Ulises (no el 31, sino el clásico), durante veinte años a que éste regrese de la guerra de Troya.

Ahí la tía, tejiendo y esperando.

Esto ha dado para multitud de obras deudoras del personaje, desde la canción de Serrat hasta esta película en la que una señorina catalana espera pacientemente en Santa María de Olot a que vuelva a casa su marido, un tal Ramón.

La señora Carmen, que así se llama la protagonista de la película, ve la apuesta de Penélope y no duda en subir 10 años a la espera. Chúpate esa, griega.

Todo muy poético, todo muy metafórico con la brecha entre el nacionalismo catalán y el español o la inmigración de fondo, pero todo demasiado plomizo para que una mente simple como la mía pueda caer en sus redes.

Para las esperas largas:

IQBAL Y EL SUPERCHIP

El año pasado, justo por estas fechas, nos llegaba una película de aventuras para público infantil, realizada en Dinamarca en el año 2015 sobre un chaval adolescente viviendo aventuras increíbles y enfrentándose a unos señores muy locos.

Pues parece ser que la recaudación no tuvo que ir mal del todo, porque ahora nos llega la segunda parte, hecha un año después, en 2016 y ahí están el mismo chaval, los mismos malosos locos y otra aventura tan chalada como la primera.

Los malos quieren comprar los terrenos a unas familias y sus hijos están a punto de ver cómo tienen que separarse, todo muy Goonie. Pero un rayo cae sobre un chip de estos de tarjeta de crédito y se convierte en una fuente inagotable de energía.

Claro, claro.

En fin, una aventura más de aire a lo Parchís que supongo que algún enano disfrutará.

Para el circuito mágico:

UNA CASA, UNA FAMILIA Y UN MILAGRO

Sigue sin llegarme el humor italiano. Sigue pareciéndome un vestigio de otra época, cuando el pueblo llano se reía de otras cosas, las que le dejaban o las que le sorprendían después de años de represión.

Quiero creer que el humor ha evolucionado. O involucionado. En todo caso ha cambiado y muchas comedias italianas me huelen a naftalina y me parecen envueltas en tono sepia, con un tipo de humor mucho más gestual y mucho más literal.

O quizá es sólo que no me hacen gracia estos hermanos que venden la casa familiar durante el coma aparentemente irreversible del padre para ayudar financieramente a uno de ellos y, al despertar éste, tienen que actuar como si nada hubiese ocurrido.

Para la venta disimulada:

CONTIGO NO, BICHO

Si la comedia italiana de la que hablábamos antes parece anclada en el pasado, ésta ya tiene toda la pinta de un ser que ha muerto y por artes oscuras ha vuelto a la vida con la putrefacción y el mal olor que eso conlleva.

Hacer en este momento una película sobre una pandilla de adolescentes que pretenden, durante un viaje, perder la virginidad a toda costa no procede. Ni procede ese humor machista y estúpido del que hace gala el avance.

Es toda una declaración de intenciones que el título se refiera a un vídeo que salió en los albores de internet sobre un borracho despechado que comentada la jugada de una muchacha que le había rechazado. Algo tan caduco como todo lo que parece pulular por esta película que no consigo llegar a saber cómo se cuela entre los estrenos de la semana.

En fin, creo que yo le diría exactamente lo mismo a esta película.

Para el título clavado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.