ESTRENOS 13/01/12

Photobucket

Otra semana post navideña. Aún no nos hemos hecho a la vuelta a la rutina y lo poco que nos salva del suicidio colectivo es refugiarnos en un ambiente conocido y seguro como una sala de cine, que esta semana llega con pocos estrenos, aunque alguna perla entre ellos. Veamos.

MILLENNIUM: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES

Sólo hace falta una palabra para saber si es imprescindible ver esta película en pantalla grande: Fincher.

Un tipo que ha dirigido “Se7en”, “The game”, “El club de la lucha”, “Zodiac” y “La red social” tiene asegurada mi entrada durante muchas películas y crédito para cometer un buen número de cagadas. A mi juicio, cagada aún no tenido ninguna y películas menos interesantes, muy pocas comparadas con el número de peliculones.

Una de las pocas personas que pueden generarme ilusión con un remake de una película reciente. No hay ninguna duda:

Photobucket

THE COLLECTOR

Si la semana pasada teníamos a dos bandas de atracadores que, con mala fortuna, entraban a robar en el mismo banco el mismo día, esta nos llega una suerte aún peor. Un ladrón que entra a robar a una casa de ricos y se encuentra a un torturador que ha secuestrado a la familia, ha llenado la casa de trampas de tortura y se dispone a jugar al gato y al ratón.

Nos cuentan que el guión lo escriben los guionistas de las tres últimas partes de Saw, lo que no suena a buena carta de presentación, pero se vislumbra un festival de “torture porn” de no te menees. Es decir, aquellas películas en las que las imágenes sangrientas y gore son tratadas con mimo y desmesura, traspasando el gore hacia los límites de lo visible, al estilo de “Hostel” o “Martyrs”.

Una buena peli para los más atrevidos en esto del terror explícito. No apta para ir con la pareja si no sois emos. Para el coleccionista de torturas:

Photobucket

JUAN DE LOS MUERTOS

Iban la vio en el festival de Sitges y nos contó aquí su opinión. Parece que el resultado es una parodia de pelis de zombies con regusto y crítica cubana. Una nada desdeñable película candidata a convertirse en un film de culto.

Atendiendo a su valoración, este honrado trabajador del asesinato del familiar podrido, se lleva:

Photobucket

LA CHISPA DE LA VIDA

Si es que desde que sale con la Carolina Bang, Alex de la Iglesia está desbocado. Se ha lanzado a hacer películas como un Woody Allen de la vida, a un ritmo impresionante. No sé qué le dará la señorita para insuflarle tanta energía.

Después de los payasos cabrones de “Balada triste de trompeta”, el ex-presidente de la academia vuelve a la carga con una crítica al sistema, a los medios de comunicación, al televidente ávido de carnaza y al sistema podrido en el que vivimos. Parece que ha salido calentito del cargo que ostentaba.

Con José Mota, Salma Hayek, Juan Luis Galiardo, Fernando Tejero y varios de sus amiguetes habituales, of the Church prueba a meterse de nuevo al público en el bolsillo disparando contra todo lo que se mueve. Yo le voy a dar el crédito que merece y le otorgo:

Photobucket

LA HORA MÁS OSCURA

Tomadme por loco, pero la película que hoy se estrena, me recuerda horriblemente a esta otra que pudimos ver en Sitges en el 2010, un pastiche regulero sobre unas sombras que te engullían si te salías de la luz.

En este caso, unos extraterrestres con más energía que las pilas del conejillo rosa de los anuncios, se fulminan a los humanos deshaciéndolos en bosones al contacto con un rayo naranja. Un argumento que podría estar ideado por un chaval de guardería, o aún peor, de la E.S.O.

Efectos especiales a tutiplén, acción sin demasiada neurona y actores desconocidos para una película que dudo que valga una entrada. Así que para esta hora oscura:

Photobucket

LAS OLAS

Vamos a ver, señor Alberto Morais, un consejo, así gratuito, como persona generosa que soy. La próxima vez que haga usted una peli, intente no dejar un trailer de cinco minutos y medio en el que no pasa nada. Por eso de no desmoralizar.

Tampoco es que necesite un avance a lo misión imposible, repleto de explosiones y melenas al viento, pero un mínimo de montaje en algo de longitud más comprimida, quizá ayudaría a no aburrir a las ovejas.

Que no digo yo que la película esté mal, habría que verla. Con Laia Marull ahí, digo yo que algo tendrá. Pero es que después de esta tortura, lo que menos apetece es pagar por echar la siesta en un país en el que es de lo poco que aún nos sale gratis. Así que, hasta que se me demuestre lo contrario:

Photobucket

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.