ESTRENOS 13/07/2018

Tarde mal y a rastras, que se suele decir.

Pero aquí estoy, escribiendo a horas raras y continuando, al menos por ahora, el difícil arte de opinar sin saber.

Esta semana nos llegan climatologías tóxicas, plumas vapuleadas, construcciones ruinosas, construcciones largas, asuetos cómicos, asuetos monstruosos, revelaciones cambiantes, retratos nacientes y pinzas viajantes.

Curiosamente nos aprueban todas menos una patria. Vaya por el Spaghetti Volador.

Adentrémonos en la penumbra.

LA BRUMA

Al abordar por primera vez el argumento de esta película, es imposible que no acuda a nuestra cabeza el planteamiento de “La niebla”, de Stephen King, un texto ya llevado al cine de forma magistral por Frank Darabont y posteriormente adaptada en formato serie.

En este caso, la densa bruma letal cubre parís y los supervivientes no se esconden en un centro comercial, sino que suben hasta los niveles superiores de los edificios. El protagonismo del cuento se centra en un padre que debe proteger a una hija que vive encerrada en una burbuja mecánica. A medida que pasa el tiempo, el refugio vital corre el riesgo de quedarse sin batería.

El tráiler tiene suficientes puntos originales y el suspense necesario como para que me pique la curiosidad, además de una puesta en escena muy chula.

Para las nubes asesinas:

MARY SHELLEY

Es de sobra conocida la historia de cómo se parió “Frankenstein o el moderno Prometeo”. Una reunión de escritores que, para paliar el tedio, se retan a escribir un cuento de terror en una apartada mansión. Allí estaban Lord Byron, el médico John Polidori, Percy Bysshe Shelley y su mujer la jovencísima Mary Shelley.

De aquella sólo Polidori completó el relato pero Mary fraguó la idea que se convertiría, con el tiempo, en una de las novelas de terror más conocidas de todos los tiempos.

Gonzalo Suárez ya trató dicha tormenta de ideas en “Remando al viento” y ahora Haifaa Al-Mansour nos narra el episodio desde el punto de vista de la escritora, desde un punto de vista feminista y retratando la consideración que tenían las mujeres con respecto a las artes en aquellos tiempos.

Para el talento terrorífico:

LAS GRIETAS DE JARA

A un estudio de arquitectura llega una mujer preguntando por un nombre maldito: Nelson Jara. Nadie parece saber nada pero debajo de ese silencio se esconde una red de mentiras y tramas oscuras que se irá desvelando a lo largo de la película.

Nelson Jara fue un propietario de un edificio que, cabreado, litigó con el estudio cuando unas grietas aparecieron en las paredes por causa de las obras que estaban llevando a cabo. El nerviosismo se palpa en el ambiente. ¿Qué ocurrió con este tipo?

Esta película de suspense argentino evidencia, una vez más, que la cinematografía de este país está plagada de enormes intérpretes y son capaces de construir historias potentes y bien armadas.

Ah, y aparece por ahí Santiago Segura.

Para la raja imprevista:

SKYSCRAPER

Madre mía, ¿cuantos años hacía que no veía yo a Neve Campbell en pantalla? ¿Desde “Scream” parte la que fuera? ¿Juegos salvajes? No me acuerdo, pero la muchacha se conserva igual que hace un porrón de años.

El problema que tiene esta película es que la mejor película de terroristas asaltando rascacielos y de héroe preocupado por su familia poniéndoles en jaque él solito ya existe. Se llama “La jungla de cristal” (o “Die hard” en V.O.) y es inevitable la comparación, por mucho que hayan cambiado el edificio poniendo uno más alto e hipertecnológico y dotando al protagonista de nuevos traumas.

Dwayne “The Rock” Johnson está más cachas, los efectos especiales son más espectaculares y el drama es más intenso desde el comienzo, pero donde esté un “Yipi ka yei motherfucker” que se quite lo demás.

Para el ático problemático:

EL MEJOR VERANO DE MI VIDA

Suelo desconfiar de los productos cinematográficos que colocan de protagonista a una estrella televisiva y la rodean de una cohorte de caras conocidas del mundo del humor, del espectáculo y, claro está, también del cine. Pero también debo reconocer que hay veces en las que el experimento no sale mal.

Pocas de esas veces coinciden haber estado rodadas en España, también es cierto.

Pero si soy sincero conmigo mismo, el papel de eterno perdedor graciosete y torpe le queda a Leo Harlem como anillo al dedo y hay dos o tres momentos a lo largo del avance de esta historia de padre arruinado intentando cumplir una promesa de vacaciones perfectas con su hijo, en los que se me escapó la sonrisa.

Así que podría ser una opción saludable y refrescante el optar, en medio del veranito, por un humor blanco como el de esta película de Dani de la Torre.

Para las deudas salás:

HOTEL TRANSILVANIA 3: UNAS VACACIONES MONSTRUOSAS

La primera película del hotel gótico para monstruos divertidos fue entretenida, pero no pasaba de ahí. Además, en el doblaje español había que soportar ciertas voces que no tenían ni pajolera idea de cómo declamar en una película de animación, lo que en bastantes ocasiones era irritante.

No llegué a ver la segunda y ahora se nos presenta una tercera que mete a toda la troupe a bordo de un crucero, con un Drácula con mal de amores y una villana descendiente de Van Helsing que está decidida a acabar con todo no humano que se cruce en su camino.

El tráiler, en realidad, no pinta mal y hay que reconocer que con voces originales como las de Adam Sandler, Selena Gómez, Fran Drescher, Kathryn Hahn, Steve Buscemi o el enorme Mel Brooks, todo gana enteros.

Para el barco del horror:

LOLA PATER

Fanny Ardant es una reputada actriz francesa que lleva trabajando décadas y es siempre un seguro para una película. Si ésta cae sobre sus hombros, al menos ya sabemos que va a tener una intensidad tonal y una calidad interpretativa superior a la media.

Otra cuestión es que el resto de apartados de esta historia de hijo que busca a padre y se encuentra con que éste se ha cambiado de sexo, su primer prejuicio tachándole de enfermo mental y su posterior acercamiento paulatino, que parece que derivará en un final feliz, esté a la misma altura.

Todo parece indicar que no, que la historia se queda en la superficie, en una serie de clichés y en un desarrollo previsible, sin llegar a abordar esta situación desde una perspectiva original y profunda.

Para la transformación paterna:

LA CÁMARA DE CLAIRE

Isabelle Huppert no para. Si no es, a día de hoy, la actriz que más trabaja del panorama internacional, le debe faltar poco. A sus largometrajes en su país natal, ahora hay que añadirle esta producción china sobre una fotógrafa con una visión muy filosófica de su arte.

Ésta se encuentra con una asistenta de ventas que, durante una visita al festival de Cannes, es despedida. Ambas inician conversaciones sobre la vida, aportando sus respectivas visiones y encontrándose por el camino con otros seres tan perdidos y tan entrañables como ellas.

A pesar de que parece no contar demasiado, ésta es una de esas películas que desprenden un halo especial, poético y cadencioso que despierta mi curiosidad. Quizá en gran parte debido al portentoso trabajo que parecen desarrollar las actrices y los actores que participan en ella.

Para el objetivo pensante:

NO QUIERO PERDERTE NUNCA

El avance denota un gusto por la poética y por la grandilocuencia que lleva a los diálogos a sonar impostados, no sé si por culpa de las actrices que aparecen o por culpa de una excesiva carga literaria en ellos, que hace que suenen irreales, antinaturales.

Leyendo el argumento de la peli, pues es imposible deducirlo por el tráiler, lo cual no es malo, veo que se trata de un viaje mental, algo muy difícil de plasmar en una película. Situaciones en las que la protagonista confunde realidad y memorias y un fondo que habla de sentimientos, de la pérdida y de la búsqueda de uno mismo.

Todo esto me acaba sobrepasando, a priori. Tanto la forma como el contenido conforman una historia en la que quizá podría entrar en un teatro pero que me impide su paso en formato cinematográfico.

Para las memorias depresivas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.